jueves, 27 de abril de 2017

NECESARIA REFORMA DEL ESTADOP


por Alberto Buela
Informador Público, 27-4-17

Desde siempre se ha afirmado que el liberalismo se ocupaba de la seguridad de las personas, de la defensa de la propiedad y de manejar la estructura del Estado en forma austera, para no quitarle recursos a la sociedad civil y así los pueda aplicar al mercado y los negocios. Esto hizo afirmar acertadamente a Carlos Marx, en su Crítica a la Filosofía del derecho de Hegel, “el negocio es el corazón de la sociedad civil capitalista”.

El gobierno de Macri cuando asumió propuso reducir el déficit fiscal y el gasto público. Luego de un año y medio observamos que el resultado es totalmente contrario.

Argentina creció desde un 30% del PBI en 2003 a un 46% en 2015. Y desde que asumió Macri este gasto aumentó a un 49%.

En cuanto a la estructura del Estado esta subió a 21 ministerios, 88 secretarías, 208 subsecretarías, 647 direcciones nacionales, 689 subdirecciones nacionales y 120 organismos descentralizados.

El actual Estado argentino gasta mucho y mal, incluso en aquellas áreas de su íntima competencia como la salud, la seguridad, la educación y la justicia. Paga una estructura ociosa de, según los especialistas, un 30%.

Ante este panorama existen dos propuestas distintas de reestructuración del Estado:

A) aquella que busca la gobernanza, esto es, el poder de las elites financieras transnacionales para poner a los Estados al servicio del mercado y a la libre circulación del capital, que propone el criterio de diseño “base cero”. No se parte de la organización existente, sino que se diseña otra nueva que responda al objetivo de cubrir, con criterios modernos y eficientes de administración de la Res-publica, de la cosa pública.

Uno de los cambios fundamentales propuestos es la sustitución del concepto de carrera administrativa por el de la contratación por tiempo determinado en los cargos con responsabilidad de conducción. El propósito es aproximarse a las modalidades del sector privado y aplicar mayor flexibilidad laboral. La reducción de la excedida planta de personal del Estado es la cuestión más importante y la más delicada de la reforma. Se encuentra vigente la Ley 25.164 denominada Ley Marco de Regulación del Empleo Público, sancionada en 1999, que habilita los procesos de racionalización en la administración nacional, por lo tanto la reforma puede desarrollarse con la legislación actualmente vigente.

B) aquella que busca el rescate del Estado a través de los tres principios que lo sustentan: el de solidaridad, el de subsidiariedad y el de bien común. El primero busca la unificación de los ciudadanos tras un proyecto común de nación; por el segundo el Estado ayuda a hacer a los ciudadanos aquellas grandes obras que de suyo no pueden realizar y por el tercero el Estado recupera el fin último y sentido de su existencia, esto es, el logro de la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación.

Si hay crisis de gobernabilidad es porque existe una crisis de conducción y si hay crisis de conducción es porque las decisiones se tomaron mal. Una provincia mal administrada no debe ser intervenida pues su costo político, con la estructura actual del Estado, es infinito, se debe nombrar un buen administrador de los dineros públicos por decreto de necesidad y urgencia, y que el costo político lo pague el mal gobernador.


A la inmensa clase ociosa del empleado público, desde docentes a médicos y desde policías a jueces hay que ponerlos a trabajar, recuperando la idea de la liberación por el trabajo. Para eso se necesita de un gobernante que tenga en claro los tres principios que dan sentido a la existencia del Estado.

ALEA IACTA EST


por Alberto Buela

Informador Público, 25-4-17

La suerte está echada en Francia. Le Pen, tildada por los mass media como de ultra derecha, esto es, que no se puede ser más de derecha que ella, pero que lleva como candidato a vicepresidente a un homosexual declarado y que tiene un programa político de corte social demócrata, y son los más pobres la que la votaron, sacó el 20%.

Macron el candidato socialista y progresista pero que viene de ser ministro del desastroso gobierno de Hollande y candidato puesto por la banca eternamente usuraria de los Rothschild, sacó otro 20%.

En la elección del 7 de mayo próximo el pueblo va a ser llevado, dirigido, condicionado y colonizado a votar por Macron. Y en esta tarea se van a destacar dos partícipes necesarios: los mass media y la izquierda, ambos manejados por los Rothschild y sus múltiples tentáculos.

La periodista inglesa Diana Johnstone titula la próxima elección Governance versus the people. Y así sostiene que la Gobernanza, el poder de las élites financieras transatlánticas para poner a los Estados al servicio del mercado y de la libre circulación del capital, junto con el discurso mediático de demonización de Le Pen, ya eligieron a Macron.


Francia no es los Estados Unidos en donde un mono con navaja, pero millonario y señor de su dinero, jugó todos sus bienes y venció a la candidata de la banca norteamericana. Francia está golpeada por adentro, el extrañamiento de sí misma no le permite reaccionar. La gran sustitución de su población, el abandono de su fe cristiana, la perdida de su élan vital, todo ello nos indica que la suerte está echada y el pueblo francés será llevado de las narices a votar por el candidato de los Rothschild y todo va a seguir como hasta ahora, o peor aún.

CAMBIARON LOS AMIGOS DEL CAPITALISMO DE AMIGOS



por Guillermo Cherashny

Informador Público, 25-4-17


Durante los doce años y medio del kirchnerato se acuñó el denominado "capitalismo de amigos", por los beneficios que Néstor y Cristina, a través de Julio de Vido y José López les dieron especialmente en el área de la construcción y es archisabido que Lázaro Báez, Enrique Wagner, Electroingeniería, Rovellia Carranza Roggio, Calcaterra, Petersen y Nicky Caputo fueron los grandes beneficiarios de la obra pública sobrefacturada. Pero con el ascenso al poder de la alianza Cambiemos, algunos nombres se repiten, como Calcaterra y Caputo, los que más recibieron obra pública en estos 16 meses de gobierno. En cambio, los anteriores mencionados por causas judiciales no recibieron nada. Pero a los "amigos" Calcaterra y Caputo se le agregó el grupo Socma, que pertenece a los hermanos del presidente Macri, sus sobrinos y sus tres hijos del primer matrimonio de con Ivonne Bordeu.
Pues bien, el Procurador General del Tesoro, Carlos Balbín, se opuso al leonino acuerdo con el Correo Argentino -que pertenece a Socma- en su concurso de acreedores y reclamo que ese grupo declinara el juicio contra el estado, pero Socma no quiso y, como resultado, Marcos Peña le exigió su renuncia y le ofreció un cargo de embajador que Carlos Balbín declinó y rechazó el exilio dorado. Al mismo tiempo, el grupo Socma decidió vender su parte en Autopistas del Sol después de una aumento exponencial, en un claro conflicto de intereses. A su vez, Angelo Calcaterra le vendió a Marcelo Mindlin -el nuevo "amigo" presidencial- la empresa IECSA, la beneficiaria de la readjudicación del soterramiento del Sarmiento, que está cuestionada por corrupción porque la brasileña Odebrecht integra la UTE ganadora que fue beneficiada por un DNU presidencial que fue rechazado en la comisión bicameral y al que le espera otro rechazo rotundo en la Cámara de Diputados. De ahí que el PRO no llame a sesiones.

En la provincia de Río Negro es un secreto a voces que Marcelo Mindlin sería un testaferro del magnate Joseph Lewis, dueño del campo Lago Escondido y magnate enregético e íntimo amigo del presidente, que usa sus aviones.

Con estos ejemplos está claro que el "capitalismo de amigos" ahora sólo cambió de amigos.

Otro nuevo "amigo" presidencial es su cuñado Daniel Awada. Anteayer, en el diario Perfil, la periodista Emilia Delfino detalló que el empresario Awada trajo tres containers a través de una importadora Tricua Wallatech, con mercadería Cheeky importada de contrabando desde China y, como se sabe, Cheeky es la empresa textil de la familia Awada, que fue acusada de usar mano de obra esclava en el barrio de Flores. Fuentes seguras señalan que los containers de contrabando de Cheeky que estaban en la aduana en 2015 y que se abrieron en julio de 2016 por disposición de Juan Gómez Centurión fueron la causa por la cual Patricia Bullrich lo hizo echar de inmediato por un anónimo y que luego fue repuesto en su cargo por la justicia.


Tanto Carlos Balbín como Gómez Centurión fueron apoyados por Elisa Carrió. Pero ahora, la diputada en los hechos está avalando la inconducta de los ministros de Cambiemos.

ACUERDO DE CARRIÓ CON EMPRESARIOS VINCULADOS A LA OBRA PÚBLICA K


para nombrar al marido de Marcela Campagnoli

por Sebastián Dumont
Informador Público, 25-4-17


Elisa Carrió ha decidido competir electoralmente en la ciudad de Buenos Aires, pero buscará poner candidatos propios en la provincia. Uno de los nombres que suena para ocupar una banca es el de Marcela Campagnoli, actual funcionaria en el municipio de Pilar gobernada por el PRO de la mano de Nicolás Ducoté. Hasta allí nada nuevo de lo que se viene mencionando en distintos medios hace días. Pero hay datos que llaman mucho la atención y que muestran un cruce de intereses bastante particular. El esposo de Campagnoli ha sido nombrado hace un mes atrás como nuevo secretario de Obras Públicas del distrito y fue cuestionado por sus vínculos con empresarios ligados al kirchnerismo y a José López. Fuentes del distrito hablan de un acuerdo donde la propia Carrió formó parte de ese entendimiento para que llegue Iglesias -de él se trata- al gabinete de Ducoté.



Por varias situaciones, pareciera que la influencia K sigue más viva que nunca en dicho territorio. Algo muy parecido a lo que acontece en el orden nacional, donde se mezclan los negocios con el poder.

Pero mucho más, ciertos empresarios que, más allá de los gobiernos, siguen haciendo sus negocios como en los tiempos K.

El intendente Nicolás Ducoté designó a Guillermo Iglesias, ligado al grupo Farallón de Eduardo Gutiérrez, socio de Nicolás Caputo, y al ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López. Éste es sólo uno de los casos de la vigencia K en la comuna. Pero el dato es que en el acuerdo para que sea nombrado habría estado Lilita Carrió, quien suele visitar Pilar ya que vive cerca en Exaltación de la Cruz. Lo que se ignoró en ese entonces, cuando se anunció la llegada de Iglesias al gobierno municipal es que se trata del marido de Marcela Campagnoli, cercana a Lilita y posible candidata a diputada nacional.

En Pilar aseguran que Carrió no estuvo ajena a esa designación y que en la mesa del acuerdo se habría sentado con el propio Intendente y Eduardo Gutiérrez, el titular del Grupo Farallón, uno de los empresarios más poderosos del distrito.

Es más, en este sitio hemos contado la existencia del “elefante blanco”, una construcción a medio terminar que está pegado al hotel Sheraton y que estaría relacionado con emblemáticos hombres del gobierno anterior como Julio De Vido, Lázaro Báez y el financista Ernesto Clarens, quien es vecino del distrito. También en Pilar se le adjudican viviendas al ahora preso dueño de Austral Construcciones.

Volviendo al tema de las obras públicas, cuestión emblemática si las hay, donde se mezclan desde hace años intereses kirchneristas y macristas, casi como una sociedad perfecta, en Pilar hay datos llamativos.

El empresario Eduardo “el Negro” Gutiérrez y las constructoras que controla en forma directa o a través de terceros son para seguir de cerca. Gutiérrez es un hombre que surgió del riñón de Nicolás Caputo, ese “hermano de la vida” del presidente Macri, donde fue gerente hasta que armó sus propias empresas. En el sector es un secreto a voces que Gutiérrez sería un “fronting” de Caputo, de hecho realizaron juntos obras públicas nacionales como la ampliación del hospital Posadas y la construcción del Museo Malvinas.

El dueño de Farallón cobró notoriedad pública luego de la fría noche de junio del año pasado en que José López intentó esconder más de 9 millones de dólares en un convento de General Rodríguez, al conocerse que el ex funcionario habitaba una lujosa casa en el Tigre, que a pesar de estar a nombre de Eduardo Gutiérrez había sido remodelada a su gusto y por la que pagaba un alquiler irrisorio.

Además de ser operador de Farallón durante años, Guillermo Iglesias es titular de la empresa Alemarsa, donde es socio de Andrés Aner, un radical que asesoraba a José López y mantuvo su cargo hasta hace pocos meses en la cartera que hoy dirige Rogelio Frigerio. Alemarsa fue una de las principales constructoras de viviendas, en particular en la provincia de Buenos Aires, durante los últimos doce años.

El juez Daniel Rafecas, que investiga a José López por enriquecimiento ilícito, procesó a Gutiérrez por ser partícipe y se especula que la pesquisa podría enfocarse hacia el abogado Aner y al propio Iglesias.


“Venimos con la expectativa de llevar adelante todos los trabajos que tenemos en carpeta”, dijo el flamante funcionario tras ser puesto en funciones por el intendente.

DE BROTES VERDES A FRUTOS MADUROS


por Jorge Ingaramo

Informador Público, 25-4-17

Acuerdo de Competitividad Agropecuaria.
Las políticas del gobierno del Presidente Macri beneficiaron al sector agropecuario pampeano de manera más que evidente, al instrumentar la eliminación de los ROEs y de la mayor parte de los Derechos de Exportación, y al promover un mercado libre y único de cambios, con escasa o nula intervención del Banco Central.

La respuesta no se hizo esperar: se re-equilibró en parte el portafolio de cultivos, en favor del trigo, el maíz y el girasol, favoreciendo planes de siembra más sustentables y permitiendo la aplicación de parte del paquete tecnológico disponible, lo cual se ve reflejado en una importante cosecha 2016/17, pese a los inconvenientes climáticos.

Pero no todas son buenas, ya que es visible el cambio de humor en los productores, a raíz del atraso del Tipo de Cambio al cual deben comercializar sus producciones. El ingreso de dólares para financiar el déficit público, el vinculado al blanqueo y las mayores facilidades para endeudarse en el exterior provistas al sector privado -luego del arreglo buitre-, generan sobreoferta de divisas que no encuentran una demanda sostenida por las inversiones e importaciones.

Se abandonó el objetivo de reducir el déficit fiscal a un nivel que impida el avance de la inflación y del atraso cambiario. En los meses que restan para las elecciones, todo parece indicar que atravesaremos la combinación de altas tasas de interés en pesos, precio de la divisa atrasado, elevados costos para producir medidos en dólares (La Argentina cara), sin que se obtengan resultados en el combate a la inflación.

En este marco, el gobierno nacional ha organizado programas sectoriales, basados en acuerdos de alcance parcial para el sector involucrado.

Como no se observa vocación de cambio macroeconómico y "los políticos" asumen que en las elecciones de octubre se discutirá poco y nada de economía y mucho "de política", es que propiciamos, en esta nota, un Acuerdo de Competitividad Agropecuaria, que alivie al campo en esta coyuntura macro poco favorable y permita que los brotes verdes, que son más un "rebote" que un cambio de largo plazo, se transformen en una política sostenible de promoción de las inversiones y la competitividad de la cadena de valor agroindustrial. El campo debería comprometerse a maximizar las inversiones de mediano y largo plazo, en el marco de un Plan Estratégico que de previsibilidad a la obtención de los "frutos maduros".

Las propuestas
Algunas propuestas de mejora en la competitividad, para asegurar el largo plazo, son:

Se propone una inmediata reforma tributaria, parcial, pero posible, que va a bajar los costos y muy probablemente los precios al consumidor. Posponer para 2018 una reforma "integral" es penalizar a los sectores más competitivos Las medidas son:

Reducción del 17,1 al 10% en el Impuesto a los Combustibles que grava al gasoil. La incidencia fiscal de esta medida es baja, pero favorece al agro y reduce el costo de los fletes camioneros. La reactivación ya visible puede licuar los costos fiscales.

Bajar, por seis meses, la alícuota del Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios, por el que se recauda aproximadamente 1,5% del PBI. Hoy se paga, en total, el 1,2%. Reducirlo al 1%: 0,50% para el débito y 0,50% para el crédito. Dopo vediamo.

Creación de un Fondo, co-administrado entre Nación y Provincias, para eliminar por etapas o por sectores, el Impuesto a los Ingresos Brutos. Hace 25 años que se propone la transformación de este impuesto, hoy en cascada, que grava acumulativamente las cuatro etapas de la producción, en un Impuesto a las Ventas Finales, como es el Tax, en los Estados Unidos. Nunca sucedió. De las cuatro etapas: materias primas, industria, mayorista y minorista, se propone eliminar el impuesto en la primera etapa. Esto podría significar una caída anual de M$ 80.000 a 90.000 en la recaudación de las provincias.

El Fondo a crearse podría tener tres financiamientos:

a) congelamiento del gasto de consumo del Tesoro Nacional en los niveles de 2016, es decir un ahorro presupuestario de M$ 73.886;

b) aplicación de la recaudación por multas del blanqueo, luego de cubrir los M$ 90.000, necesarios para la reparación histórica de los jubilados y c) disminución de los sueldos de los funcionarios políticos, para que sólo perciban "la paritaria" del 18% que propone el oficialismo, (alternativa: "cláusula gatillo", pero todo el incremento se paga con bonos).

Fortalecer las inversiones y el desarrollo agrícola del país, promoviendo el uso de semilla legal y la protección y defensa de los derechos de propiedad intelectual, en cumplimiento de Tratados Internacionales y las Leyes que contemplan derechos de obtentor y derechos de patente. La semilla fiscalizada, la erradicación de la semilla ilegal (bolsa blanca) y la reglamentación del uso propio, sólo bajo las condiciones acordadas con el titular de los derechos de propiedad intelectual, permiten el reconocimiento de dichos derechos sobre las innovaciones contenidas dentro de una semilla. Asegurar un sistema integral y unificado de cobro en la semilla de los derechos de propiedad intelectual. Los titulares de los derechos del obtentor (sobre el germoplasma) y el titular de los derechos de patente (sobre una invención biotecnológica aplicada a las plantas), deben tener la libertad de establecer las condiciones para su uso (acuerdos privados voluntarios).

Promoción fiscal de la fertilización, entendida como inversión en tierra, para reponer nutrientes a los suelos que lo demanden. Doble deducción en Ganancias.

Reforma de dos artículos del Código Civil y Comercial de la Nación, que impiden -al estar redactados de manera contradictoria- los contratos y las transacciones en dólares. Atenuación parcial del "riesgo monetario", en el que incurre toda producción como la agrícola, por ejemplo, cuando enfrenta, con ingresos dolarizados, al menos el 35% de sus costos, que se encuentran pesificados.

Agilizar la instrumentación de coberturas de seguro agrícola, distintas a la ya difundida de granizo y adicionales. Promover, mediante compensaciones estatales, la cobertura de otros riesgos re-asegurables, por ejemplo: rindes mínimos zonales. La política pública, de manera complementaria con la actividad privada, debería incluir la creación de un modelo para la atención de eventos extraordinarios no asegurables. Conviene tener, junto a una política de cuidado ambiental, una cobertura para las catástrofes o los eventos no asegurables.

Promoción de un sistema de créditos y depósitos en dólares, con menores encajes bancarios y menores tasas de interés, para financiar sectores exportadores. Sólo un mínimo de los depósitos de particulares, en dólares, ha sido derivado a crédito promocional para la exportación del campo y sus industrias, que producen dólares.

Empleo del FONDAGRO (fideicomiso) como capital semilla (promoviendo la participación privada de cuota-partistas) para financiar reconversiones tecnológicas y productivas. Creación de fideicomisos para recría vacuna, vinculados a un aumento en la producción de novillos gordos de exportación. Subsidio explícito a la implantación de pasturas, para mejorar índices de terneros logrados y aumentar (de 20 a 33%, en dos años) la participación de novillos en la faena.

Decidido combate al comercio desleal, a la evasión impositiva y a las prácticas sanitarias y de comercialización interna, que generan el denominado "doble estándar" en las producciones ganaderas, principalmente en la carne vacuna.

Intensificar las mejoras en las logísticas de transporte y comercialización: profundizar la hidrovía, promover los bi-trenes, reducir la edad promedio del parque camionero, acelerar la inversión en las principales rutas de comunicación y poner en valor el Belgrano Cargas, etc.. Estas iniciativas deben ser evaluadas, considerando su impacto social-regional. Si se aplica, promover la Asociación Público-Privada.


Prepararse para festejar los FRUTOS MADUROS. Pero, ¡con moderación!

martes, 25 de abril de 2017

CÓMO SE LE HACE INGENIERÍA SOCIAL A UN PAÍS


Nelson MEDINA, dominico

Catolicos-on-line, 24-4-17

El despliegue publicitario de una prestigiosa institución bancaria, que presenta a dos hombres abrazados como modelo de “nuevas familias,” es una muestra representativa de las fases de implantación de la ideología de género en Colombia.

Aquellos que por intereses económicos o de otro orden quieren cambiar la escala de valores de todo un país o región se enfrentan con una pregunta difícil: ¿Qué hacer para que la gente acepte lo que antes no aceptaba, y por consiguiente empiece a distanciarse y finalmente rechace lo que antes aceptaba?

Esa pregunta ha encontrado respuesta en un conjunto de disciplinas que suelen agruparse bajo el término “reingeniería social.” La expresión alude al rediseño y cambio en la construcción interna de la sociedad, sobre la base de la psicología, el marketing, y la economía.

Cuatro fases son típicas de un proceso de reingeniería social: la fase emotiva, la fase de normalización, la fase de institucionalización y la fase de penalización, también conocida como fase tiránica.

Fase emotiva

Es la fase de entrada, y por lo tanto, de ella depende el éxito de todo lo demás. Lo fundamental en esta fase es la manipulación de los sentimientos, particularmente tres: la compasión, la simpatía y la ira.

La compasión se despierta presentando casos extremos y absolutamente marginales pero que tienen gran impacto en los medios de comunicación y en el corazón de la gente. Si se quiere, por ejemplo, que la opinión pública se incline a favor de despenalizar el aborto, se presentarán casos de violación brutal, que desembocan en la pregunta dramática: ¿Está condenada esta mujer a seguir adelante con ese embarazo? Por supuesto, nada se mencionará de los derechos del no-nacido. Lo importante es que se vea cómo quedó maltratada y traumatizada la mujer. Toda la atención debe quedar en ella y su rostro golpeado.

La simpatía se despierta convirtiendo los comportamientos que son rechazados en gestos graciosos o episodios chistosos. Si se quiere por ejemplo que la gente empiece a mirar de otro modo a los homosexuales, se multiplicarán las series de televisión o novelas en que el personaje cómico, el que siempre tiene los diálogos más inteligentes y chistosos, es el amanerado, el transexual.

La ira se despierta presentando casos de la historia o de las noticias recientes en que claramente se han cometido crueles brutalidades contra la población que ahora se quiere exaltar y convertir en modelo social. Por ejemplo, un par de chicas lesbianas que fueron apedreadas en Pakistán. O un travesti que fue dejado en coma por una paliza en el metro de New York. Por supuesto que son noticias reales pero sobre todo: son noticias adecuadamente seleccionadas para producir un efecto de indignación que logra recubrir con un manto de sospecha o de asco a la escala de valores tradicional pues bien parece que es la responsable de todos esos abusos inhumanos.

Después de unos meses, o incluso años, de disparar mensajes en fase emotiva, llega el tiempo de ir introduciendo la siguiente fase.

Fase de normalización

Una vez que se ha ablandado a la gente y se la ha llevado a un terreno de duda sobre lo que han sido sus convicciones “de siempre,” la fase de normalización intenta que los nuevos comportamientos sean integrados sin fisuras en el tejido social: requisito indispensable para que más y más personas se planteen si quieren subirse a ese tren de novedad y aparente libertad.

Si la fase emotiva apela sobre todo a los sentimientos, la normalización hace uso intenso de paradigmas, de tres maneras por lo menos: celebridades, autoridades y publicidad masiva.

Las llamadas celebridades son fundamentales en este proceso. Son las “Madonnas” besando en la boca a otras mujeres; son las actrices rutilantes que se declaran bisexuales en una entrevista que de inmediato recibe primeras planas y es calificada de “polémica;” son los cantantes que sólo abrazan y besan a otros hombres o a sus mascotas. La población púber y adolescente es extraordinariamente sensible al impacto de estos ejemplos porque a su edad lo que más buscan es modelos a seguir.

Las autoridades son aquellos científicos–o a veces simples cientificistas–que presentan argumentos deleznables pero con ropaje de seriedad. Una gran cadena de televisión, famosa por su seriedad científica, presenta un documental sobre el homosexualismo en los pingüinos. Por supuesto, ningún comportamiento animal demuestra nada sobre el comportamiento humano, porque si nos presentasen cómo los primates roban alimentos, ¿convertiría eso en bueno el acto de robar? Pero el común de la gente tiene poco tiempo y ganas de pensar y si les habla alguien con bata blanca que lleva 18 años estudiando pingüinos homosexuales, todos quedan convencidos de que hay una “base científica” para aprobar los nuevos comportamientos.

Otra aspecto de estas “autoridades” está en los políticos, que, oportunistas como siempre, ven en el surgimiento de una fuerza de opinión la posibilidad de alcanzar una fuerza electoral. Sus discursos utilizarán ampliamente las palabras que luego todos reproducen en las redes sociales: libertad, tolerancia, convivencia, transparencia, inclusión, y muchas más.

Finalmente hace su entrada la publicidad masiva, que es lo que ha hecho ese banco en Colombia: llenar decenas o centenares de paraderos de bus con la imagen de los hombres abrazados, que son modelo de “nueva familia.” El silencio de las autoridades civiles y la fuerza de la cotidianidad hacen su obra y pronto todos en la sociedad se disponen a ver como normal lo que ya salió en la televisión, en el cine y hasta “a veinte metros de mi casa.”

Fase de institucionalización

Asegurada la normalización, está asegurado también que la gente aguantará los cambios institucionales que se le impongan. La parte clave aquí está en tres cosas: las leyes llamadas anti-discriminación, la educación y la administración parcializada de la justicia.

Se supone que la intención de las leyes anti-discriminación es buena: corregir excesos históricos y asegurar espacios de participación ciudadana para todos. Ya que, a estas alturas, el común de la gente ha aceptado como normales muchas cosas, por lo mismo ha perdido capacidad de discernimiento y de reacción; su cerebro está confundido por la información que le han inyectado a presión y aturdido por el coctel de sensaciones con que le han manipulado.

La realidad es que el propósito de esas leyes es impedir cualquier asomo de objeción de conciencia. Las cosas parecen tranquilas pero, bajo la superficie, los grilletes están listos a dispararse contra los que pretendan oponerse. Es cosa de tiempo para que, por ejemplo, un seminario no pueda rechazar a un seminarista abiertamente homosexual. Ninguna institución podrá declararse por encima de la ley y la ley dice que ahora no sólo deberías sino que estás obligado a aceptar lo que nosotros–el gobierno central–te mande. O prepárate para pagar pesadas multas, o cárcel.

Luego está el tema de la educación. Puesto que ya todos han sido puestos de acuerdo en que es normal el aborto, hay que enseñar a las niñas que pueden abortar y que nadie, ni siquiera sus papás, están en el derecho de saberlo ni menos de pedirles cuentas. Puesto que estamos todos de acuerdo en que es normal el homosexualismo, las clases de educación sexual, desde la más temprana infancia, deben bombardear con imágenes e instructivos homosexuales a los pequeños. Y si algunos papás o mamás se oponen, ¿para qué están las leyes?

A estas alturas una parte de la población se levanta y protesta. No todos los papás están felices con que una carga de pesada pornografía sirva de iniciación sexual a sus hijos. No todas las mamás están a gusto con que sus hijas aborten a placer. Pero es aquí donde entra el el tercer factor de la institucionalización: se llama administración parcializada, descaradamente parcializada, de la justicia. Si dices algo contra una bandera gay eres un delincuente que amenaza la estabilidad de la sociedad. Si en cambio maldices a la eucaristía, eres tan solo un artista, que esta haciendo sano uso de su libertad de expresión. Y el marco legal, tan tranquilo.

Fase de penalización o fase tiránica

En países como España ya esta fase llegó. En Colombia y otros países, está muy próxima.

El propósito de esta fase es estrangular todo intento de disenso, haciendo uso de tres recursos principales: el señalamiento público, la aplicación de normas draconianas contra los disensores, y finalmente la fuerza bruta.

El señalamiento público es lo que hemos vivido quienes nos hemos atrevido a decir algo contra la publicidad de normalización de aquel banco colombiano. Se trata en esencia de una catarata de insultos y maldiciones que tiene por objeto que uno se asuste y corra a su refugio, con el propósito firme de no volver a hablar sobre temas tan “complejos.” Y no es que sean temas complejos; es que son temas en los que nos están prohibiendo opinar. La atmósfera de miedo produce frutos inmediatos: pocos se atreven a gastar tanto tiempo, en redes sociales, por ejemplo, sólo para que los maldigan y ataquen. Muchos de esos ataques, huelga decirlo, son completamente ajenos al tema y completamente ad hominem: por ejemplo, en mi caso, puesto que soy sacerdote católico, sigue habiendo mucha gente que cree que con escupir la expresión “curas pedófilos” ya uno se va a quedar callado.

La clave central del señalamiento público es denunciar como odio todo lo que no se amolde al pensamiento único que nos quieren imponer.

Pronto se pasa a otras acciones, como las que lleva un tiempo sufriendo el Colegio Juan Pablo II en Alorcón, España. Se trata de una maniobra repugnante que quiere caer sobre este colegio con un castigo ejemplar que neutralice toda su capacidad de operación. Es pura tiranía pero el común de la gente no lo siente así.

Ya se sabe lo que viene después, y muy pronto: fuerza bruta. Agresiones, primero contra las cosas, luego contra las personas. Las pintadas ya se ven aquí y allá, siempre con el estilo de la Guerra Civil española: “la única iglesia que ilumina es la que arde.”

Si a usted le parece que esto tiene semejanzas con el comunismo de Stalin o con el nacionalsocialismo de Hitler: felicitaciones. Ha acertado. Aunque en esta nueva versión de la persecución hay algo que a toda costa tratan de evitar los tiranos, los cuales algo han aprendido de la Historia: intentan que no haya mártires. Intentan que los que sean castigados parezcan castigados según la ley y por su sola culpa y obstinación.

Duros tiempos nos han tocado. Quizás aquellos que Cristo anunció al final de su Evangelio: días que, si no se acortaran, no quedaría fe en la tierra (Lucas 18,8).


Y sin embargo, no tenemos miedo: nuestros valientes hermanos cristianos de Aleppo, Mosul, Bagdad, Nigeria, Egipto, nos alientan. Y nada impedirá nuestro grito enamorado: ¡VIVA CRISTO REY!

EL FRONT NACIONAL Y SU TRANSFORMACIÓN


Infocaotica, 21-4-17


Hace algunos días recibía un meme con la imagen de Marine Le Pen en el cual se leía: “la izquierda ha traicionado a los trabajadores y la derecha a la nación”; pocos días después se ponía en marcha la campaña de cara a las presidenciales del 23 de abril. Lo primero que podría llamar la atención era su radical cambio de imagen; en los carteles propagandísticos había desaparecido la tradicional llama tricolor que lo identificaba por una rosa de color azul. 

La propia candidata ha tratado de explicarlo: “He elegido la rosa porque durante mucho tiempo ha representado la esperanza de miles de trabajadores y trabajadoras francesas en un futuro mejor. Una rosa azul simboliza al mismo tiempo la esperanza de la izquierda -la rosa ha identificado durante mucho tiempo a la social-democracia en países como Francia y España- y los deseos de la derecha -referencia al azul usado por diversas agrupaciones conservadoras como color identificativo- porque mi propósito es unir a todos los franceses y francesas en un proyecto común de futuro”.

Desde que en el 2011 Marine llegase a la presidencia del FN ha tratado de romper muchas de las prevenciones existentes contra su padre, cuya imagen le situaba en el espectro más intransigente de la derecha francesa. Pese a los intentos de éste de representar el papel del “Reagan francés” -por su defensa del neoliberalismo económico y de algunos de los principios de la revolución conservadora- no podía escapar de ser -en realidad- el líder indiscutido de una plataforma electoralista de la extrema-derecha, marcado por un antisemitismo poco disimulado, un apoyo al nacionalismo árabe y la defensa a ultranza de los valores tradicionales del catolicismo.

Está claro que hay elementos de su programa que pueden que no hayan cambiado tanto; como “la defensa de identidad, valores y tradiciones de la civilización francesa”, que le ha llevado solicitar su particular Frexit, para que Francia recupere su “libertad y el control” en materias de orden económico o legislativo. O aquellos otros que afectan a la presencia de extranjeros en su suelo nacional, como el de establecer impuestos especiales a la contratación de trabajadores extranjeros con el objeto de asegurar la prioridad de loa nacionales en la búsqueda de empleo.

Pero sería el campo económico donde el nuevo FN pretende representar a una nueva Izquierda Nacional, convirtiéndose en el primer partido de la clase obrera. La política de captación de este importante segmento social proviene principalmente del abandono del neoliberalismo a favor de un mensaje keynesiano, defensor del Estado de Bienestar, y con abundantes medidas sociales para una ciudadanía depauperada, especialmente en aquellas zonas que han sufrido fuertes reconversiones industriales. Ya en el 2012 Marine Le Pen marcaba distancias a la hora de hablar de la recuperación de empleo con la derecha clásica al plantear que solo existían dos formas posibles de alcanzar ese objetivo: o se rebajaba los salarios, destruyendo el Estado de Bienestar, o se rechazaba el plan (aceptado por la derecha liberal y la socialdemocracia) de austeridad social impuesto por organismos foráneos.

El FN apuesta por una economía fuertemente proteccionista que permita “hacer frente a la competencia desleal de países con mano de obra de bajo coste” o “la instauración de una contribución social sobre las importaciones de un 3%”, medida esta última que serviría para aumentar en 200 euros los salarios por debajo de los 1.500. En la defensa del pequeño y mediano ahorrador no dudó, en su campaña del 2012, en solicitar la nacionalización parcial de los bancos de crédito hasta que sus activos fuesen saneados y los ahorros de los franceses asegurados

En lo que algunos llaman la defensa de lo valórico el FN, pese a esas celebraciones el 1 de mayo, bajo la atenta mirada de Santa Juana de Arco, abraza la laicidad del Estado, que le ha llevado a solicitar la prohibición de símbolos religiosos en los espacios públicos; pero que también a modificar su radical oposición al aborto y al matrimonio homosexual. 
En relación con el primero la diputada Marion Marechal (sobrina de Marine Le Pen) se ha mostrado como una destacada activista en defensa de la vida del no nacido desde el mismo momento de la concepción, oponiéndose a las reformas de la ministra socialista. Por el contrario, su estimada tía ha mantenido una posición ambivalente, lanzando mensajes aparentemente contradictorios, pero que en el fondo defendían una posición favorable a mantener determinados casos de permisibilidad. Para contentar a su tradicional electorado defiende la tesis de que el “derecho al acceso al aborto no debe ser restringido, pero no debe ser banalizado”; para sus nuevas masas electorales, asegura que “no deseamos modificar la capacidad de acceso a la interrupción voluntaria del embarazo”, lo que implicaría mantener una ley de casos... Eso sí tratando de promocionar medidas disuasorias.

En el tema del matrimonio homosexual la disputa interna es semejante; mientras que Gilbert Collard asegura con rotundidad que derogarían el matrimonio para todos; Florian Philippot relativiza el tema asegurando que abrir dicho debate es tan importante como el tratamiento del cultivo de los bonsáis. La presidenta del partido ha prometido la derogación de la Ley Taubira (en referencia a la ministra de Justicia Christiane Taubira) en caso de ser elegida. Pese a ello, y en este tema el FN mantiene una posición intermedia; Marine Le Pen también ha asegurado que propondría un Pacte Civil de Solidarité que afectara a las parejas del mismo sexo, otorgándoles algunos de los derechos asociados con el matrimonio, especialmente en materia económica y de sucesión; descartando -eso sí- la adopción.

Como bien dejaba escrito el politólogo Arnaud Imatz “la nueva línea política del FN es claramente republicana, jacobina, laica, social, popular y soberanista”, dejando atrás aquella otra más “indentitaria, etno-cultural, regionalista y europeísta”. A la actual formación lepenista se le podrá acusar tal vez de muchas cosas, pero de lo que no cabe duda es que su electorado no responde exactamente al que tradicionalmente vota por la extrema-derecha; su dirigencia no corresponde con la imagen que se tiene de los viejos líderes del sector; y su discurso -completamente remodelado- le aleja de aquel otro marcado por el anticomunismo de la Guerra Fría y la defensa de un capitalismo popular thatcheriano. 

Hoy en FN pretende ocupar el espacio abandonado por el gaullismo más social que en su día representara un André Malraux.


JOSÉ DÍAZ NIEVA