viernes, 3 de abril de 2020

NI ANTIOBREROS NI ANTIEMPRESARIOS




Por Claudio Chaves
Infobae, 3 de abril de 2020

En una vieja película de Alain Resnais, Mi tío de América, puede observarse una experiencia realizada con animales, en este caso ratas, que viene a cuento en los tiempos que corren. En una caja denominada Skinner se produce adrede una descarga eléctrica. Al sentirla en sus patas, el animal huye hacia una portezuela, y al pasarla cesa la agresión. Al repetirse la experiencia y no tener salida, si el animal está solo, se autoinflige lesiones que causan daño a su organismo. Si hay más de uno, se agreden entre ellos hasta matarse. Interesante experiencia que puede extrapolarse a otras realidades que sin ser descargas eléctricas son tan, o más graves y que promueven un gigantesco malestar que aumenta, si la portezuela está cerrada. Esto es, cuando no hay salida o no puede avizorarse una.

La pandemia que atraviesa el mundo todo, pareciera, en algunos aspectos, acercarse a la experiencia de la cámara de Skinner. Y la Argentina no es una excepción. A medida que aumenta el malestar esto es, el encierro, los enfermos, la miseria, los muertos, y la salida no se avizora, la agresión escala día a día. Naturalmente esta agresión, estas descargas verbales sin continencia, cabalgan sobre viejos prejuicios y desagradables tradiciones políticas. Naturalmente, como en todas las cosas, hay mayores y menores responsables. Aunque todos contribuimos con conductas peligrosas.

El Presidente de la Nación debería cuidar sus palabras. Hay algo en él que es difícil de colegir. ¿Se enoja o ficciona? ¿Está atravesado por las descargas de la caja de Skinner y no puede refrenar su índole? ¿O actúa un enojo medido por la racionalidad de su espíritu? Es posible que sea lo primero. Al recordar las barbaridades que dijo sobre Cristina con virulencia en las palabras y en los gestos me inclino a pensar que se le dispara la térmica. Debería aprender de las sabias palabras del doctor Carlos Menem, ¨el que se enoja pierde¨, o aquellas del general Julio Argentino Roca: ¨En política no se debe herir inútilmente a nadie, ni lanzar palabras irreparables, porque uno no sabe si el enemigo con quien hoy se combate será un amigo mañana¨.

Eso de “miserables” es políticamente peligroso, establecer una diferencia entre el capital financiero y el productivo es más viejo que Matusalén e incorrecto y hacer una crítica abierta al enriquecimiento, una estupidez. No corresponde a esta nota un desarrollo de estos equívocos. Alberto debería entender que los cacerolazos que lo indispusieron, francamente minoritarios, hablan de un enojo con los políticos que viene desde hace un tiempo largo.


Pero frente a los errores verbales de Alberto se levantan errores repudiables de otros que también sufren los efectos de la caja de Skinner y por las redes sociales lanzan virulentos ataques al gobierno incluso de manera personal e insolente.

Pero lo dicho quizás no sea lo más grave. Lo contundentemente riesgoso es cuando las agresiones pierden su condición de políticas para transformarse en sociales, a los empresarios: mezquinos, egoístas y miserables y también a los que tienen dinero por un lado, y a los negros, descerebrados y dirigentes gremiales, seguramente corruptos por ser la representación de los de abajo, por el otro.

Cuando se pasa del enfrentamiento político al social el asunto adquiere ribetes de gravedad. Eso debería cesar.

Finalmente el gobierno de Alberto Fernández fue elegido por la mayoría de los argentinos. Debe gobernar. Si lo hace bien, mejor. Si no, se lo castigará con el voto. Le ha tocado un momento muy difícil de la historia argentina, que sospecho que nadie envidia, y convendría no ahondar los enfrentamientos. La pandemia requiere una mínima unidad nacional a los efectos de salir del atolladero. Ya vendrán tiempos mejores, de debate, de enojos y de polémicas sin la espada de Damocles o la guadaña de la Parca sobre nuestras espaldas.

jueves, 2 de abril de 2020

¿FRAUDE PATRIÓTICO?



www.mario-meneghini.blogspot.com/2020/04/fraude-patriotico.html

JUJUY



¿UN LABORATORIO PARA LA “LIBERACIÓN”?

Catapulta, 31-3-20
Artillero: Augusto Padilla


La Universidad Nacional de Jujuy homenajeará a Juan Carlos Scannone, gurú de “la Teología del Pueblo” y “maestro” de Bergoglio. El homenaje es promovido por la Asociación Filosofía de la Liberación (AFYL), uno de cuyos cabecillas es el marxistoide Enrique Dussel, quien huyó a México en 1976, después de muchos años de tirar piedras y esconder la mano.

La AFYL fue fundada en Bogotá “a fin de coordinar los esfuerzos de un grupo de filósofos de América Latina, Estados Unidos, Europa y amigos de otros continentes, que se ocupan de orientar su reflexión filosófica hacia un compromiso corresponsable con los nuevos movimientos sociales de la sociedad civil (ecologista, de género, antiracistas, sociales, económicos, políticos, etc.), desde las estructuras y culturas subalternas en proceso de transformación crítica, o de liberación”.

(Miembros de  AFyL Argentina: Juan Carlos Scannone, Nadia Heredia, Mauro Emiliozzi y Matias Zielinski)

https://afyl.org/ 

El marxistoide Dussel es un apologista de Camilo Torres y del Che Guevara:

“Camilo era muy importante, era la figura paralela al Che Guevara, de la misma época y con muertes muy parecidas. Los dos, diría yo, así como para anticiparme, fueron figuras simbólicas que desde un punto de vista político anticiparon una época. Para Dussel:

“Violencia es violar el derecho al otro, entonces es una fuerza que se ejerce contra el derecho del otro, y en oposición a ello, tenemos la coacción legitima del que se defiende, y a esto, yo no la llamo violencia, lo llamo coacción legítima. Algunos pueden creer que es cuestión de palabras, pero no es así, porque uno está defendiendo los intereses de un pueblo, su vida, etcétera”

“( A Camilo Torres) la lectura del filósofo católico Maritain le revela la dignidad de la persona y cómo el bien común debe subordinarse a la dignidad de la persona. Este aspecto individualista y existencialista perdurará como elemento importante en su pensamiento”.

http://www.colombiainforma.info/camilo-torres-fue-la-figura-paralela-al-che-guevara-entrevista-a-enrique-dussel 

Cabe recordar que en la Universidad-no es la única- se dicta una Diplomatura en Filosofía de la Liberación, cuyos objetivos son:

“Promover una Red de Pensamiento filosófico desde la corriente Filosofía de la Liberación.

Fortalecer el trabajo de las AFyL Latinoamericanas para promover espacios de reflexión históricamente contextualizados, que contribuyan a pensar nuestras realidades locales.

Construir colectivamente perspectivas de estudio, análisis y reflexión desde la Filosofía de la Liberación

Promover líneas de investigación social, desde la interdisciplinariedad y el diálogo y participación activa de los sectores sociales de base.

Contribuir al desarrollo de pensamiento crítico y la formación de actores sociales desde la perspectiva de la Filosofía de la Liberación.

Posibilitar instancias de participación social para el análisis y discusión teórica e histórica de los procesos sociales”.

http://www.fhycs.unju.edu.ar/diplomatura_filosofia_liberacion_2.html 

Es ocioso agregar algo más sobre esta jerga tendiente a la movilización política tras “el sueño de la revolución”, nutrida por la “teología del pueblo” pergeñada por el nefasto Scannone, otro que sabía tirar piedras y esconder la mano.

Pido al lector que recuerde que en Salta y Tucumán fueron elegidos por la subversión como escenarios de la lucha armada.

¿Por qué no pensar que Jujuy sirva para una nueva experiencia “liberadora”?


Notas catapúlticas

Otro indicio de que Jujuy puede servir de laboratorio para una experiencia “liberadora” es que el año pasado anduvo Emilce Cuda, discípula de Scannone, derramando su veneno “popular/populista/pobrista”, participando de un “conversatorio”.

 https://noticias.unju.edu.ar/noticia.php?id=3219 

Después del “conversatorio” Cuda hizo una velada apología de la guerrilla de los años 70:

“Lo que distingue al pueblo argentino del resto del pueblo latinoamericano es la capacidad de organización. Es un pueblo que tiene alta capacidad de organización, reacciona, se organiza, no se va, se queda y enfrenta. Lamentablemente hemos pagado costos muy altos por esto, pero el pueblo sale a la calle organizado”.

https://www.eltribuno.com/jujuy/nota/2019-10-26-1-0-0–al-populismo-no-hay-que-definirlo-el-populismo-se-entiende-viviendo?fbc 

CÓMO ES EL DESPLIEGUE DE BUQUES Y AVIONES


de Estados Unidos para la operación antidrogas más grande de Occidente

Anunciada por el presidente Donald Trump, la iniciativa tendrá lugar en el Caribe y el Pacífico e involucrará naves de guerra, aviones de vigilancia electrónica y tropas especiales, entre otros elementos. Frenar los vínculos entre el chavismo y el narcotráfico, uno de los principales objetivos

Infobae, 2 de abril de 2020

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció este jueves el inicio de un colosal despliegue de buques de guerra, aeronaves y tropas en el Caribe y el Pacífico como parte de una operación antinarcóticos diseñada para frenar el tráfico de drogas en la región, especialmente frente a las costas de Venezuela.

Acompañado del Secretario de Defensa Mark Esper, Trump calificó a la operación como “la más grande de Occidente”, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, y pocos días después de que su gobierno acusara al dictador venezolano Nicolás Maduro y a toda la cúpula chavista de narcoterrorismo. Además, Washington impuso millonarias recompensas por la captura de toda la dirigencia del régimen.

La operación está bajo el control del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, pero contará con la ayuda de otros países. Su objetivo será aumentar la vigilancia y las incautaciones de droga, evitando especialmente que el régimen venezolano se beneficie con el narcotráfico, al que Washington señala como el principal sustento para su poder.

Para ello se utilizarán medios navales, aéreos y terrestres, involucrando a las Fuerzas Armadas y también a la Guardia Costera.


En el mar, se desplegarán destructores misilísticos de la clase Arleigh Burke, columna vertebral de la marina estadounidense, que operarán tanto en frente a las costas de Venezuela como también en el Pacífico. No estaba claro, sin embargo, cuantos de estas naves serán empleadas.


Se trata de buques concebidos en la década de 1980 y que aún se siguen produciendo. La marina cuenta con 67 de estas naves de poco más de 9.000 toneladas de desplazamiento con una tripulación de unos 300 marineros y oficiales. Polivalentes por diseño y pensadas para la guerra, están armados con misiles de crucero, misiles antiaéreos, cañones, ametralladoras y torpedos, entre otros sistemas, y pueden llevar hasta dos helicópteros MH-60 Seahawk.

También pertenecientes a la marina de Estados Unidos serán empleados los buques de combate litoral clase Freedom, uno de los cuales, el USS Detroit, ya participó en enero en operaciones en el Caribe frente a las costas venezolanas.

A diferencia de los destructores Arleigh Burke, estas naves están diseñadas para patrullar en zonas costeras y no para despliegues en altamar. Desplazan unas 3.500 toneladas con una tripulación de 65 marineros, y su armamento es más modesto y consiste de cañones, ametralladores y misiles antiaéreos. Pueden también llevar un MH-60 Seahwak.

Por sus menores dimensiones, precisamente suelen ser usadas en misiones antinarcóticos como ésta.
Además, buques cutter de la Guardia Costera prestarán asistencia, aunque no estaba claro qué unidades serán las que intervendrán.

Esta fuerza dedicada a la protección del litoral estadounidense dispone actualmente de 243 unidades de cutters distinto tipo. Los más adeptos a esta misión serían los de resistencia media o WMEC, o los de resistencia alta o WHEC o los de la clase Legend, naves de 4.500 toneladas de desplazamiento con un nutrido armamento y capacidades similares a las de un buque de guerra de la armada.

En el aire habrá un fuerte despliegue de unidades para patrullaje aéreo, vigilancia y reconocimiento.

Tal es el caso de los Boeing P-8 Poseidon, utilizados por la armada estadounidense en tareas de vigilancia marítima y lucha antisubmarina. Basados en la probada plataforma de los Boeing 737, de uso comercial, los P-8 tiene avanzados sistemas de detección y están armados con misiles antibuque y torpedos, entre otro armamento.

Pero también los Boeing E3 Sentry (conocidos como AWACS y dedicados a los sistemas de alerta temprana) y Northrop Grumman E-8 JSTARS, especializados en vigilancia electrónica, participarán, ambos bajo el paraguas de la Fuerza Aérea.

El primero de estos aviones está basado en la plataforma del venerable Boeing 707 y es fácilmente reconocible por el inmenso radar que porta sobre el fuselaje. Mientras que el E-8 JSTARS es una centro de comando aéreo y apoyo, capaz de hacer seguimiento de blancos en tierra y mar, y comunicarse con unidades aliadas.

Finalmente, se prevé el despliegue de una compañía de tropas especiales pertenecientes a una brigada de las Fuerzas de Asistencia en Seguridad (SFAB).

Estas fuerzas están dedicadas al entrenamiento y preparación de tropas destinadas a formar parte de las Brigadas de Combate desplegadas en diferentes teatros de operaciones en el mundo, y están adaptadas a trabajar con soldados de países aliados a Estados Unidos.

EL ESQUEMA MIXTO



entre días laborables y aislamiento que sugiere un científico para evitar un colapso económico

AP, 02 de abril de 2020
Un investigador del Instituto Weizmann de Ciencias de Tel Aviv desarrolló un modelo matemático que propone cuatro días laborables y diez de confinamiento, para evitar que un cierre total genere una destrucción de la economía a nivel mundial.
Al mismo tiempo, según indicó, su propuesta llevaría a la posblación un respiro psicológico.
Se trata del físico teórico y profesor de Biología de Sistemas israelí, Uri Alon, quien en diálogo con EFE sostuvo que llegó a la conclusión a partir de los estudios de los casos de China e Italia, que se replican en todo el mundo.
El Instituto Weizmann sostiene que ese modelo, a largo plazo, destruirá la economía global y generará una pobreza y mortalidad de mayores consecuencias que el coronavirus.
Cómo es el modelo
Con su cierre parcial, "quienes se infecten durante los días de actividad pasarán el tiempo de contagio confinados en casa sin extender el virus y sin infectar en la vuelta al trabajo", aclara Alon en base a su modelo epidemiológico de propagación de la enfermedad.
El principio base es situar el ratio de infección por debajo de 1, el número de individuos que infecta una persona contagiada, lo que erradicaría la pandemia a largo plazo.
Con esa base, el científico realiza dos propuestas: dos días laborables y cinco de confinamiento o cuatro y diez, respectivamente.
La modalidad sigue cuadro clínico por el que la mayoría de las personas infectadas son infecciosas durante tres días, que comienzan cuatro después de la exposición, lo que reduciría el contagio exponencialmente al disminuir el tiempo de contacto.
Con un levantamiento total del cierre, vuelve el riesgo de infección, por lo que su propuesta permite controlarlo y, lo que es también importante, devolver cierta normalidad durante unos días por semana a la población, al tiempo que activa parte de la economía.
El Gobierno de Israel ya conoce la propuesta, pero el país todavía no ha llegado al pico de contagios para aplicarla, indicaron. 
Solo "cuando el número de diagnosticados baje durante una o dos semanas", como está ocurriendo en Italia, se puede plantear este cierre parcial, cree Alon.


LOS SEIS PASOS



que propone una eminencia de la medicina de EEUU para limitar las muertes por coronavirus sin destruir la economía


El Dr. Harvey V. Fineberg es uno de los expertos en salud pública más reconocidos del país norteamericano, ex presidente de la Academia Nacional de Medicina y ex rector de la Universidad de Harvard. Sostiene que el país puede reactivarse a principios de junio

Infobae, 2 de abril de 2020

¿Aplanar la curva? No, la meta que se plantea Harvey Fineberg es más ambiciosa: “El objetivo es aplastar la curva. China hizo esto en Wuhan. Podemos hacerlo en este país en 10 semanas”.

La sentencia del ex rector de Harvard fue publicada en el New England Journal of Medicine como parte de una extensa nota editorial en la que se hace eco de las palabras de Donald Trump: “El presidente dice que estamos en guerra con el coronavirus. Es una guerra que debemos luchar para ganar”, escribió.

Su visión no deja afuera el aspecto económico, al que le otorga un lugar de privilegio para salvar “entre miles y más de un millón de vidas estadounidenses que están en peligro”. Fineberg asegura que la economía y la salud no tienen que competir como si defendieran intereses antagónicos: “Como dirían los economistas, existe una opción dominante, que simultáneamente limita las muertes y hace que la economía vuelva a funcionar de manera sostenible”.
¿Cómo lograr ese ideal y cuánto tiempo llevaría? Según Fineberg, si EEUU sigue los siguientes seis pasos puede vencer al Covid-19 a principios de junio:


1. Establecer un comando unificado

El presidente debe sorprender a sus críticos y nombrar un comandante que informe directamente al presidente. Esta persona debe tener la plena confianza de Trump y debe ganarse la confianza del pueblo estadounidense. Este no es un coordinador entre agencias. Este comandante tiene todo el poder y la autoridad del presidente estadounidense para movilizar todos los activos civiles y militares necesarios para ganar la guerra. Pídale a cada gobernador que designe un comandante estatal individual con autoridad estatal similar. La diversidad de nuestra nación y las diversas etapas de la epidemia en diferentes regiones nos permiten enfocar las respuestas a lugares y tiempos específicos, desplegar y volver a desplegar suministros nacionales limitados donde puedan hacer lo que sea mejor y aprender de la experiencia a medida que avanzamos.
Cada decisión depende de los resultados de las pruebas de diagnóstico

2. Poner a disposición millones de tests

No todas las personas necesitan hacerse la prueba, pero todas las personas con síntomas sí. La nación necesita prepararse para realizar millones de pruebas de diagnóstico en las próximas dos semanas. Esta fue la clave del éxito en Corea del Sur. Cada decisión sobre el manejo de casos depende de una buena evaluación médica y los resultados de las pruebas de diagnóstico. Sin pruebas de diagnóstico, no podemos rastrear el alcance del brote. Use formas creativas para movilizar los laboratorios de investigación de la nación para ayudar con la detección de la población; referir a las personas que dan positivo para una evaluación adicional. Organice sitios dedicados de pruebas clínicas en cada comunidad que estén físicamente separados de otros centros de atención, como las pruebas en automóviles que han comenzado a surgir.
 No enviaríamos soldados a la batalla sin chalecos antibala: los trabajadores de la salud no merecen menos
3. Suministrar equipos de protección a los trabajadores de la salud y equipar a los hospitales para un aumento repentino de pacientes graves

Un amplio suministro de PPE (siglas en inglés de Equipo de Protección Personal) debería ser el estándar para todos los trabajadores de la salud de los EEUU. No enviaríamos soldados a la batalla sin chalecos antibala: los trabajadores de la salud en la primera línea de esta guerra no merecen menos. Los centros de distribución regionales deberían repartir rápidamente respiradores y otros equipos necesarios desde depósitos nacionales hasta los hospitales con mayor necesidad. A pesar de los mejores esfuerzos de todos, en las áreas más afectadas será necesario implementar estándares de atención de crisis para tomar decisiones éticas e inevitables sobre el uso de los equipos y suministros disponibles.

4. Diferenciar a la población en cinco grupos y tratar en consecuencia

Primero necesitamos saber quién está infectado; segundo, quién se supone que está infectado (es decir, personas con signos y síntomas consistentes con infección que inicialmente dan negativo); tercero, quien ha sido expuesto; cuarto, quien no se sabe si ha estado expuesto o infectado; y quinto, quién se ha recuperado de la infección y está adecuadamente inmune.

Debemos actuar sobre la base de síntomas, exámenes, pruebas y exposiciones para identificar a los que pertenecen a cada uno de los primeros cuatro grupos. Hospitalice a las personas con enfermedad grave o de alto riesgo. Establecer enfermerías utilizando centros de convenciones vacíos, por ejemplo, para atender a personas con enfermedades leves o moderadas y de bajo riesgo.

Una enfermería de aislamiento para todos los pacientes disminuirá la transmisión a los miembros de la familia. Convierta los hoteles ahora vacíos en centros de cuarentena para albergar a los que han estado expuestos y sepárelos de la población general durante 2 semanas. Este tipo de cuarentena seguirá siendo práctico hasta que la epidemia haya explotado en una ciudad o región en particular.

Hay que ser capaces de identificar el quinto grupo, aquellos que se infectaron previamente, se han recuperado y son inmunes. Requiere el desarrollo, la validación y el despliegue de pruebas basadas en anticuerpos. Esto cambiaría el juego al reiniciar partes de la economía de manera más rápida y segura.

5. Inspirar y movilizar al público

En este esfuerzo total, todos tienen un papel que desempeñar y prácticamente todos están dispuestos. Hemos comenzado a desatar el ingenio estadounidense para crear nuevos tratamientos y una vacuna, proporcionando una mayor variedad y cantidad de pruebas de diagnóstico, y utilizando el poder de la tecnología de la información, las redes sociales, la inteligencia artificial y la informática de alta velocidad para idear soluciones novedosas. Estos esfuerzos deberían intensificarse. Todos pueden ayudar a reducir el riesgo de exposición y apoyar a sus amigos y vecinos en este momento crítico. Después de que todos los trabajadores de la salud tengan las máscaras que necesitan, el Servicio Postal de los EEUU y las empresas privadas dispuestas pueden unirse para entregar máscaras quirúrgicas y desinfectantes para las manos a cada hogar estadounidense. Si todos usan una máscara quirúrgica fuera del hogar, aquellos que son presintomáticos e infectados tendrán menos probabilidades de transmitir la infección a otros.

6. Aprender en tiempo real mientras se realiza una investigación fundamental

La atención clínica mejoraría enormemente con un tratamiento antiviral eficaz, y cada vía plausible debería investigarse. Lo hicimos con el VIH; ahora, necesitamos hacerlo más rápido con SARS-CoV-2. Los médicos necesitan mejores predictores de qué condición del paciente tiende a deteriorarse rápidamente o quién puede morir. Las decisiones para determinar la respuesta de salud pública y reiniciar la economía deben ser guiadas por la ciencia. Si descubrimos cuántas personas han sido infectadas y ahora son inmunes, podemos determinar que es seguro para ellos regresar a sus trabajos y reanudar sus actividades más normales.

¿Es seguro que otros regresen al trabajo? Eso depende del nivel de infección aún en curso, de la naturaleza de las posibles exposiciones en el lugar de trabajo y de la detección confiable y rápida de nuevos casos.

¿Pueden las escuelas reabrir de manera segura? Eso depende de lo que aprendamos sobre los niños como transmisores del virus a sus maestros, padres y abuelos.

¿Qué tan peligrosos son los espacios y las superficies contaminadas? Eso depende de la supervivencia del virus en diferentes condiciones ambientales y de diversos materiales.

 Si persistimos con medias tintas contra el coronavirus, corremos el riesgo de dañar a la economía
La hipótesis de Fineberg es que se trata de una guerra que se gana en base a avances científicos y las decisiones deben tomarse en base a pruebas. En su visión, “podemos comenzar a revivir negocios de todo tipo, incluidas aerolíneas, hoteles, restaurantes y lugares de entretenimiento. Al poner dinero en efectivo en los bolsillos de las personas durante los próximos dos meses, proteger a las pequeñas empresas y liberar las restricciones de crédito, el Presidente, el Congreso y la Reserva Federal habrán posicionado a la economía para que vuelva a crecer una vez que el virus no esté presente”.

Al mismo tiempo, el médico alerta sobre cuál sería la peor situación de su país ante la pandemia: “Si persistimos con medias tintas contra el coronavirus, corremos el riesgo de dañar a la economía durante mucho tiempo con una pesada carga de consumidores ansiosos, enfermedades, mayores costos médicos y una actividad comercial restringida”.

Por último, reclama una política de salud pública a largo plazo que le permita a su país estar mejor equipado para enfrentar el coronavirus u otras amenazas emergentes, y lograr una vacuna segura y efectiva cuanto antes.