sábado, 24 de agosto de 2019

LA REFORMA LABORAL



de Alberto y los primeros cortocircuitos con Moyano

Nicolás Balinotti
La Nación, 24 de agosto de 2019 

El jueves previo a las PASO, Marcos Galperin, el fundador de Mercado Libre y uno de los empresarios más importantes del país, se sumó a la campaña en redes del oficialismo e hizo público su apoyo a Mauricio Macri a través de su cuenta de Twitter: " Yo lo voto porque quiero que mis hijos vivan en una república democrática, con una Justicia independiente, con libertad de prensa y de opiniones, con libertades individuales y mirando hacia el futuro".

Una semana después, el líder de la compañía de comercio electrónico valuada en US$30.000 millones, fue recibido por Alberto Fernández en las oficinas que el candidato presidencial del kirchnerismo tiene en la calle México 337. " Vine a buscar un diálogo, puntos de encuentros, un consenso", dijo Galperin, escueto y conciliador.
Solo el peso simbólico del encuentro generó un tembladeral entre algunos aliados sindicales de Fernández, como Hugo Moyano y Sergio Palazzo, que distinguen en Galperin a un sector de empresarios que promueven la reforma laboral.

Después del triunfo que lo dejó a las puertas de la Casa Rosada y que lo erigió como un virtual presidente electo, Fernández se mostró dispuesto a aceptar la flexibilización de los convenios colectivos siempre y cuando exista el aval de los sindicatos. "Lo que sea por vía convencional es una decisión de las empresas y los trabajadores. Lo que no quiero es poner reglas generales de flexibilización. No todo es lo mismo", sentó posición el candidato kirchnerista la semana pasada, tras una consulta de LA NACION.

La postura de Fernández tranquilizaría a medias a Galperin. Por un lado, es una señal favorable para avanzar sin inconvenientes con su acuerdo laboral con la Unión de Trabajadores de Carga y Descarga por el encuadre sindical de los operarios que se desempeñan en un centro logístico en el Mercado Central, uno de sus últimos grandes negocios.
Moyano impugnó sin éxito este trato en la Secretaría de Trabajo. El expediente fue homologado por el Ministerio de Producción y Trabajo, a cargo de Dante Sica. "El sindicato adaptó su convenio colectivo a las necesidades de la empresa. Es un acuerdo entre la empresa y el gremio, y nosotros solo lo homologamos", se justificó el ministro.

Siguió los pasos del jefe camionero el mercantil Armando Cavalieri, quien también anhela engordar su padrón de afiliados a partir de las nuevas tecnologías. Tampoco tuvo suerte a pesar de haber sido uno de los dirigentes más afines al macrismo.

El trato entre Galperin y Daniel Vila, jefe de Carga y Descarga, es novedoso por las reformas que se aplican al convenio 1591/2019. Entre los grandes cambios se destacan las modificaciones en lo relativo a la jornada laboral, la creación de un banco de horas (192 mensuales), la polifuncionalidad de tareas, la eliminación de los delegados por turno y la atenuación del derecho a huelga, casi al estilo Vaca Muerta. Inicialmente, el nuevo convenio se aplicó a 80 operarios; alcanza hoy a 320 y a fin de año podría abarcar a unos 600, según informó el gremio de Carga y Descarga. 

"El desafío es adaptarse a la actualidad. Nuestro básico es de $40.000. Camioneros cobra menos por la misma tarea", se defendió Vila, un gremialista de perfil bajo que en la CGT se sienta en un sillón clave: es miembro del Comité Arbitral, el tribunal que interviene en las disputas entre sindicatos por temas de encuadramiento. Casi una ironía.

Para Galperin, la pulseada con Moyano estaría ya resuelta. Y ganada. No así la que mantiene con el bancario Palazzo por la aplicación Mercado Pago, otra iniciativa del empresario que gana adhesiones. El sindicalista advirtió que presionará para afiliar a unos 2000 trabajadores que se desempeñan en el sistema financiero tecnológico (empresas fintech) y que considera que deberían estar encuadrados en su gremio.

"Donde hay una aplicación, hay un trabajador. Y el trabajador tiene derechos y un convenio. Al sistema financiero hay que regularlo. En el país hay 213 fintechs y tarde o temprano será reconocido como tarea de los bancarios", planteó Palazzo, dispuesto a mantener la guardia en alto en su choque con Galperin.

Palazzo fue uno de los impulsores de la candidatura de Fernández. Durante la campaña, lo recibió a él y a Cristina Kirchner dos veces en la Asociación Bancaria y hasta ubicó en lugares expectantes a dos dirigentes del gremio en las listas del Frente de Todos para acceder a una banca de diputado nacional.

Ni Moyano ni Palazzo le manifestaron su malestar a Fernández por el encuentro con Galperin. Tal vez nunca lo hagan. "Estamos enfocados en ganar en octubre, nada más", dijo uno de ellos, convencido de que tarde o temprano, la modernización de las leyes laborales serán eje de debate y cambios.

En el primer día de un eventual gobierno, Alberto Fernández elevaría el rango de la Secretaría de Trabajo a ministerio. Y trabaja ya en un acuerdo de precios y salarios por 180 días con empresarios y sindicalistas. Pero su programa laboral contempla otras medidas: la regulación del trabajo en las plataformas digitales, ampliar las competencias de la inspección laboral, promover la renovación de los contenidos de los convenios colectivos en defensa de los trabajadores, institucionalizar la economía popular (se podría extender la emergencia social), establecer un nuevo esquema de contribuciones patronales, derogar la reforma previsional y establecer un nuevo índice de movilidad jubilatoria.

martes, 20 de agosto de 2019

FUERTE CRÍTICA



 de Sapag a Macri por Vaca Muerta



por Hugo Morales
Informador Público, 20-8-19

San Martín de los Andes (Neuquén).- El ex gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, uno de los hacedores de Vaca Muerta junto con el actual mandatario provincial, Omar Gutiérrez criticó duramente al presidente Mauricio Macri por su posible decisión de congelar el precio de los combustibles que a criterio del neuquina podrían afectar fuertemente al principal yacimiento de gas y petróleo de la Argentina y de América. Sapag, quien el pasado mantuvo una política de alineamiento con el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner bajo el paraguas de un "federalismo de coordinación" dijo que de avanzar con estas medidas se afectará la producción de Vaca Muerta".

El ex gobernador, convertido en l principal aliado político del actual Omar Gutiérrez, quien, pese a mantener una política de alianza con Macri, instruyó al fiscal de Estado para llevar el caso a la Corte Suprema de Justicia y manifestarse totalmente en contra de la discutida medida del gobierno nacional. El rechazo a la decisión de Macri de congelar el precio de la naftas por parte de Neuquén es unánime dentro de los factores de poder del MPN (Movimiento Popular Neuquino) que gobierna la Provincia desde hace más de 50 años y retiene la gobernación por otros 4 más bajo la conducción de Gutiérrez.

Hasta el senador nacional Guillermo Pereyra, presidente de la estratégica comisión de Energía de la Cámara Alta y secretario del poderoso sindicato Privado de Gas y Petróleo de La Pampa, Río Negro y Neuquén censuro, también, duramente a las medidas anticipadas por la administración macrista castigada sin miramientos por las elecciones de las PASO el pasado domingo 11 de agosto. Gutiérrez como presidente del MPN dispuso que no se apoye a ninguna de las fuerzas nacionales -esto es Juntos por el Cambio y Frente de Todos- que compitieron en esa disputa electoral y se anticipa que lo mismo pasará el 27 de octubre próximo cuando se realicen las elecciones para presidente y vicepresidente de la Nación.

* "La determinación del gobierno nacional  respecto de establecer un precio fijo para el petróleo es incomprensible e irresponsable. De concretarse, le asestaría un golpe bajo a Vaca Muerta, hiriendo profundamente a este proyecto de desarrollo nacional".

* "Si el precio de nuestro petróleo está por debajo de lo que indican los mercados internacionales y si el gobierno nacional volviera a cambiar la reglas de juego. ¿Dónde piensan que van a ir las inversiones? ¿Dónde piensan que se va a generar empleo y riqueza?"

* "Por eso, apoyo todas las gestiones que están haciendo el gobernador Omar Gutiérrez  y el Senador Pereyra  en defensa de los intereses de todos los neuquinos, de sus recursos, de las fuentes de trabajo, del compromiso con la palabra empeñada".

* "Sigo estando convencido que Vaca Muerta debe ser una política de Estado construida a partir del dialogo y del respeto por las normas. Eso es lo que vengo defendiendo desde hace más de una década".

* "Los neuquinos hemos recorrido el mundo buscando inversores, convenciéndolos de invertir en Argentina".

* "Por estas horas, se ha puesto en grave riesgo este trabajo, que no es el de una persona, ni siquiera el de un gobierno provincial; sino el de miles de hombres y mujeres que apostaron a que los Argentinos podemos hacer algo grande y sustentable".

* "Coincido plenamente con las afirmaciones de Senador Pereyra. Esta acción del gobierno nacional puede generar muchos conflictos. Espero que el gobierno nacional analice las medidas que puede llegar a tomar en función de todos los intereses en juego”.

Hugo Morales


viernes, 16 de agosto de 2019

BYUNG-CHUL HAN



Según La Nación (15-8-19), analizando el triunfo del Frente de Todos: "El avance de esta ala (izquierda) tuvo un síntoma que muchos subrayaron en las últimas horas en el futuro oficialismo: la señora de Kirchner aparece escoltada todo el tiempo por Carlos Zannini, flamante discípulo del célebre Byung-Chul Hang. Un pequeño desplazamiento de la China de Mao a la Corea de este profesor berlinés."

Conviene, entonces, conocer quien este nuevo teórico:

(es.wikipedia)

Nació en Seúl. Estudió filosofía en la Universidad de Friburgo y literatura alemana y teología en la Universidad de Múnich. En 1994 se doctoró en Friburgo con una disertación sobre Martin Heidegger. En 2000, se incorporó al Departamento de Filosofía de la Universidad de Basilea, donde completó su habilitación. En 2010 se convirtió en miembro de la facultad Staatliche Hochschule für Gestaltung Karlsruhe, donde sus áreas de interés fueron la filosofía de los siglos XVIII, XIX y XX, la ética, la filosofía social, la fenomenología, la antropología cultural, la estética, la religión, la teoría de los medios, y la filosofía intercultural. Desde 2012, es profesor de estudios de filosofía y estudios culturales en la Universidad de las Artes de Berlín (UdK), donde dirige el Studium Generale, o programa de estudios generales, de reciente creación.

Han es autor de dieciséis libros, de los cuales los más recientes son tratados acerca de lo que él denomina la «sociedad del cansancio» (Müdigkeitsgesellschaft), y la «sociedad de la transparencia» (Transparenzgesellschaft), y sobre su concepto de shanzhai, neologismo que busca identificar los modos de la deconstrucción en las prácticas contemporáneas del capitalismo chino.

El trabajo actual de Han se centra en la «transparencia» como norma cultural creada por las fuerzas del mercado neoliberal, que él entiende como el insaciable impulso hacia la divulgación voluntaria de todo tipo de información que raya en lo pornográfico. Según Han, los dictados de la transparencia imponen un sistema totalitario de apertura a expensas de otros valores sociales como la vergüenza, el secreto y la confidencialidad.

Obra
La sociedad del cansancio

En su obra La sociedad del cansancio (título original en alemán: Müdigkeitsgesellschaft), Han caracteriza a la sociedad actual como un paisaje patológico de trastornos neuronales, tales como depresión, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno límite de la personalidad y agotamiento (burnout). Afirma que no se trata de «infecciones» sino de «infartos», que no son causados por un fenómeno negativo de inmunología en las personas sino por un «exceso de positividad».

Topología de la violencia
En Topología de la violencia (título original:Topologie der Gewalt) el autor continúa su análisis alarmante de una sociedad al borde del colapso que comenzó con La sociedad del cansancio. Se centra en la relación entre la violencia y la individualidad, demostrando que pese a la tesis generalizada de su desaparición, la violencia solo ha cambiado su forma de mostrarse y opera de maneras más sutiles. La violencia en forma de guerra da paso a otra, anónima, «de-subjetivada» y sistémica, que no se revela ya que se fusiona con su antagonista, la libertad.

A través de Sigmund Freud, Walter Benjamin, Carl Schmitt, Richard Sennett, René Girard, Giorgio Agamben, Deleuze/Guattari, Michel Foucault, Michel Serres, Pierre Bourdieu y Martin Heidegger, Han adopta su propio concepto de la violencia, que define funcionando en la individualidad libre. Impulsados por la única exigencia de perseverar y no fallar, así como por la ambición de la eficiencia, nos convertimos en renunciadores y sacrificadores al mismo tiempo, entrando en un remolino de limitación, autoexplotación y colapso. Este lúcido estudio de Han de la violencia ofrece muchas ideas poco ortodoxas y no teme criticar el sentido común sobre la concepción moderna de la sociedad en libertad, la individualidad y la realización personal, sacando a la luz el lado sombrío del asunto.
En un artículo sobre este autor del diario El País se recogen algunas de sus afirmaciones:

No hay, sin embargo, que confundir la seducción con la compra. «Creo que no solo Grecia, también España, se encuentran en un estado de shock tras la crisis financiera. En Corea ocurrió lo mismo, tras la crisis de Asia. El régimen neoliberal instrumentaliza radicalmente este estado de shock. Y ahí viene el diablo, que se llama liberalismo o Fondo Monetario Internacional, y da dinero o crédito a cambio de almas humanas. Mientras uno se encuentra aún en estado de shock, se produce una neoliberalización más dura de la sociedad caracterizada por la flexibilización laboral, la competencia descarnada, la desregularización, los despidos». Todo queda sometido al criterio de una supuesta eficiencia, al rendimiento. Y, al final, explica, «estamos todos agotados y deprimidos. Ahora la sociedad del cansancio de Corea del Sur se encuentra en un estadio final mortal». 

En realidad, el conjunto de la vida social se convierte en mercancía, en espectáculo. La existencia de cualquier cosa depende de que sea previamente "expuesta", de "su valor de exposición" en el mercado. Y con ello «la sociedad expuesta se convierte también en pornográfica. La exposición hasta el exceso lo convierte a todo en mercancía. Lo invisible no existe, de modo que todo es entregado desnudo, sin secreto, para ser devorado de inmediato, como decía Baudrillard». Y lo más grave: «La pornografía aniquila al eros y al propio sexo». La transparencia exigida a todo es enemiga directa del placer que exige un cierto ocultamiento, al menos un tenue velo. La mercantilización es un proceso inherente al capitalismo que solo conoce un uso de la sexualidad: su valor de exposición como mercancía.

La sociedad de trabajo y rendimiento
Han critica la generalización de presiones sobre el individuo, al que se le exige y él se autoexige una actividad constante, una obligación que acaba por sumirlo en la depresión. La sociedad que acoge al ser humano deja entonces de existir y se convierte en una sociedad de la obligación.
La siguiente cita de su obra Psicopolítica: neoliberalismo y nuevas técnicas de poder ejemplifica muy bien su pensamiento:

Quien fracasa en la sociedad neoliberal del rendimiento se hace a sí mismo responsable y se avergüenza, en lugar de poner en duda a la sociedad o al sistema. En esto consiste la especial inteligencia del régimen neoliberal. (…) En el régimen neoliberal de la autoexplotación uno dirige la agresión hacia sí mismo. Esta autoagresividad no convierte al explotado en revolucionario, sino en depresivo.

En su obra La sociedad del cansancio, señala el autor:
La sociedad de trabajo y rendimiento no es ninguna sociedad libre. Produce nuevas obligaciones. La dialéctica del amo y el esclavo no conduce finalmente a aquella sociedad en la que todo aquel que sea apto para el ocio es un ser libre, sino más bien a una sociedad del trabajo, en la que el amo mismo se ha convertido en esclavo del trabajo. En esta sociedad de obligación, cada cual lleva consigo su campo de trabajos forzados. Y lo particular de este último consiste en que allí se es prisionero y celador, víctima y verdugo, a la vez. Así, uno se explota a sí mismo, haciendo posible la explotación sin dominio.

En relación con este tema, en su artículo "¿Por qué hoy no es posible la revolución?" (07/10/2014), escribió:
No es posible explicar el neoliberalismo de un modo marxista. En el neoliberalismo no tiene lugar ni siquiera la "enajenación" respecto del trabajo. Hoy nos volcamos con euforia en el trabajo hasta el síndrome de Burnout [fatiga crónica, ineficacia]. El primer nivel del síndrome es la euforia. Síndrome de Burnout y revolución se excluyen mutuamente. Así, es un error pensar que la multitud derroca al empire parasitario e instaura la sociedad comunista. [...] ¿Y qué pasa hoy con el comunismo? Constantemente se evocan el sharing (compartir) y la comunidad. La economía del sharing ha de suceder a la economía de la propiedad y la posesión. Sharing is caring, (compartir es cuidar), dice la máxima de la empresa Circler en la nueva novela de Dave Eggers, The Circle. [...] También en la economía basada en la colaboración predomina la dura lógica del capitalismo. De forma paradójica, en este bello "compartir" nadie da nada voluntariamente. El capitalismo llega a su plenitud en el momento en que el comunismo se vende como mercancía. El comunismo como mercancía: esto es el fin de la revolución.

En el enjambre
En esta obra, Byung analiza la forma en la que la revolución digital, internet y las redes sociales han transformado la esencia misma de la sociedad. Se ha formado una nueva masa: «el enjambre digital»: una masa de individuos aislados, sin alma, sin acción colectiva, sin sentido y sin expresión. La hipercomunicación digital destruye el silencio y únicamente percibe ruido carente de coherencia, aturdidor. Bajo este contexto se impide el cuestionamiento al orden establecido, tomando así el sistema rasgos de totalitarismo de forma poco visible.

Sobre el poder
En esta obra, Han enfrenta el caos teórico que existe en torno al concepto de poder buscando una «forma fundamental» que permita comprender sus diversas manifestaciones. Diferencia el poder coactivo —inestable y de baja intermediación respecto al otro sometido— y el poder que opera desde la libertad del otro —mucho más estable y de alta intermediación. Sin embargo, en ambos casos reconoce una forma única de poder que se caracteriza por el intento de continuarse a sí-mismo en el otro.

El rasgo fundamental del poder es «ir más allá de sí». Pero yendo más allá de sí, el sujeto del poder no se abandona ni se pierde. Ir más allá de sí —y este es el modo en que marcha del poder— es al mismo tiempo ir consigo.
Finalizando esta obra concluye que la única intermediación con el otro radicalmente diferente al poder está dada por la amabilidad. La amabilidad tiene la capacidad de una "etización del poder" en cuanto permite que el sí mismo no tenga necesidad de recuperarse a sí mismo en lo otro:

(...) la etización del poder exige que el lugar trascienda su tendencia ipsocéntrica, que brinde espacios no solo a lo uno, sino también a lo múltiple y a lo marginal, que conceda estancias, que se vea conmovido por una amabilidad original que detenga esta tendencia, esta voluntad de sí mismo (…) De la amabilidad emana un movimiento distinto que del poder. Al poder en cuanto tal le falta la apertura para la alteridad. (p. 106).

Temas
Han ha escrito, entre otros temas, sobre depresión nerviosa, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, trastorno límite de la personalidad, burnout, Internet, amor, cultura pop, poder, racionalidad, religión, medios de comunicación de masas, subjetividad, cansancio, astenia, transparencia desde el punto de vista social y de la conducta, y sobre violencia.

Dataísmo
En 2014 Byung manifestó en su libro Psicopolítica al respecto del dataísmo:
El Big Data debe liberar el conocimiento del arbitrio subjetivo. Así pues, la intuición no representa una forma superior del conocimiento. Se trata de algo meramente subjetivo, de un auxilio necesario que suple la falta de datos objetivos. En una situación compleja, siguiendo esta argumentación, la intuición es ciega. Incluso la teoría cae bajo la sospecha de ser una ideología. Cuando hay suficientes datos, la teoría sobra. La segunda Ilustración es el tiempo del saber puramente movido por datos. [...] 
El dataísmo se muestra como un dadaísmo digital. También el dadaísmo renuncia a un entramado de sentido. Se vacía a la lengua totalmente de su sentido: «Los sucesos de la vida no tienen ni comienzo ni fin. Todo transcurre de manera idiota. Por eso todo es igual. La simplicidad se llama dadá». El dataísmo es nihilismo. Renuncia totalmente al sentido. Los datos y los números no son narrativos, sino aditivos. El sentido, por el contrario, radica en una narración. Los datos colman el vacío de sentido.[...]


jueves, 15 de agosto de 2019

CRISTINA KIRCHNER


 ya es “Alberto” pero Mauricio sigue siendo “Macri”


Análisis político y el dilema de la ola celeste

Juan Carlos Monedero

Empecemos por lo importante.
Alberto es Aborto.
Pero al menos te lo dice.

Macri celebra un Congreso Eucarístico, se viste de niño de Primera Comunión, y luego te la clava por la espalda. Porque “promueve el debate” pero Alberto Fernández está “decidido” a legalizarlo. La Conferencia Episcopal Argentina aún no ha pronunciado palabra.

El triunfo de F-F parece el resultado de la combinación de la crisis económica y de las alianzas entre Cristina, Alberto Fernández, Sergio Massa, Pino Solanas y Victoria Donda, entre otros. Al poner a sus principales críticos al lado, mejor cerca que enfrente, Cristina restó fundamento a los temerosos del kirchnerismo puro y duro, capitalizando a los votantes de esos frentes. La recesión, la inflación, la suba del dólar y el cierre de pymes hicieron el resto. Al Presidente se lo llama por su apellido y el retador tiene nombre de pila: Alberto.

De manera semejante a Perón –que en el 46 ganó con los diarios en contra y en el 55 fue derrocado con los diarios a favor–, CAMBIEMOS es vencido mientras medios oficialistas o por lo menos anti-K copan el 75% de la audiencia nacional. El kirchnerismo roza el 50% de los votos positivos (no del padrón) con un monopolio potente pero que representa el 20% de esta audiencia. No tenían tan buenas cartas pero las jugaron mejor.

Los últimos dos meses, el kirchnerismo golpeó una y otra vez sobre la economía, siguiendo el principio táctico de martillar al adversario por su flanco más débil. Y acudieron a la virtud cristiana de la templanza: metieron a la posesa de Bonafini en el loquero, la amordazaron, taparon la boca a La Camorra y superaron todas las pretéritas contradicciones (Alberto vs. Cristina, Cristina vs. Massa, Massa vs. Kicillof, Pino Solanas vs. Cristina, Donda vs. Cristina) diciendo “es tan grave lo que está haciendo Macri, que hasta nosotros nos unimos”. Trabajaron en las redes sociales con una disciplina militar, con una voracidad política digna de mejor causa.

Alberto 47, Macri 32. Sumados son 79. Si a este 79 le sumamos los 8 puntos de Lavagna y los 4 de Del Caño, tenemos 91 %. Esto significa que 9 de cada 10 votos positivos (otra vez: no 9 del padrón) apostaron por agendas progresistas; o sea –lo sepan o no– anticristianas y antiargentinas. Si los votaron a causa o a pesar de la agenda, es otro tema.

El 25% del padrón no se presentó a las elecciones. No es un número despreciable aunque los analistas políticos eviten cuidadosamente hablar de él (no quieren darle aire a quienes están hartos de este sistema político). Tampoco se hacen cargo del descrédito de la democracia, y entonces ignoran el dato de que casi 8 millones y medio de personas se ausentaron. A estos 8 millones –descontando a quienes no votaron porque están fuera del país, muchos ancianos, dementes e inhabilitados– el sistema no le merece credibilidad. Sigue siendo verdadera aquella frase según la cual “el poder que ellos tienen es el poder que nosotros le damos”.

Alberto Fernández arrasó en Santiago del Estero con el 75% y ganó por una gran mayoría en Formosa, con casi el 66%. CAMBIEMOS sólo ganó en Córdoba con el 48% y en Capital Federal con casi el 45%.

8 de cada 10 votos positivos votaron ya a CAMBIEMOS, ya kirchnerismo con sacarina: esto es, partidos políticos encabezados por multiprocesados. El 80% de los votos positivos sigue atrapado en esta ecuación binaria, que restringe el pensamiento a dos formas distorsionadas de ver la realidad.
El gobierno recién ahora abre los ojos pero lo cierto es que tuvo la realidad todo el tiempo en la nariz y no quiso, no pudo o no supo. Al igual que un militante verde frente a una ecografía, la cerrazón gubernamental sólo será erosionada por el dolor.

¿Y los provida? Las marchas celestes llegaban al número de millones en las calles. Aún descontando a los menores de 16, es un hecho que muchos no votaron a los dos partidos celestes: Centurión y Biondini. La constatación de que la causa provida es más fuerte y más dinamizadora de la sociedad fuera que dentro de las urnas debería decirnos algo. La democracia nos volvió raquíticos. Adelgazó nuestro capital numérico y suele algodonizar, quieras que no, nuestro discurso. Si es verdad que somos más poderosos fuera de las urnas que dentro de ellas, ¿por qué no sentar las bases de un movimiento político provida?

En el medio de un engañoso triunfalismo K y del catastrofismo amarillo, no olvidemos las palabras de Rudyard Kipling: «Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia». Y tengamos presente la sentencia de Charles Maurras: en política, la desesperación es una estupidez.

miércoles, 14 de agosto de 2019

MAGO DE LAS FINANZAS



Máximo Kirchner declaró una fortuna de 143 millones de pesos: ganó 50 millones en un año

Lucía Salinas
Clarín, 13/08/2019

Después que su madre, la ex Presidenta, le cediera el 50% de su patrimonio, desde el año pasado por primera vez la principal fortuna de la familia Kirchner la tiene el diputado nacional Máximo Kirchner. Ante la Oficina Anticorrupción (OA) declaró tener 143.726.266 pesos, lo que representa un incremento de casi 50 millones en un año en relación al período fiscal anterior. Esta cifra es superior al patrimonio que tenía Cristina Kirchner cuando dejó la Casa Rosada, cuando declaró bienes por 77 millones de pesos.

El diputado por Santa Cruz declaró entre sus bienes una caja de ahorro en dólares que en diciembre equivalía a 19.352.717 pesos (ahora sería mucho más) y tener dinero depósitos en el país en dólares que declara como herencia que en nuestra moneda equivalen a 87.450.000 pesos. Recordemos, las declaraciones juradas de funcionarios y legisladores que se están entregando ahora contienen datos al 31 de diciembre.

El año anterior, el hijo de Cristina Kirchner y ahora candidato por la provincia de Buenos Aires había declarado ante la OA bienes por 94.215.404,03 pesos, mientras que este año la cifra ascendió a 143.726.266. Los últimos períodos han sido de aumento, ya que dos años atrás su patrimonio era de 85.053.033,38 pesos, producto en gran parte por el 50% de la herencia que le realizó Cristina Kirchner en marzo de 2016.
¿Cómo se compone el patrimonio de Máximo Kirchner? De 28 inmuebles, de los cuales sólo dos son 100% de su propiedad. El valor de todas las propiedades -casas, departamentos y terrenos- asciende a 17.318.195 pesos: esto muestra una disminución en el valor en relación a lo declarado anteriormente cuando los inmuebles fueron valuados en 19.373.838 pesos.

Por otro lado, el diputado santacruceño declaró la posesión de dos vehículos: uno que es por ingresos propios por 84.466 pesos y una camioneta por herencia (secuestrada por la Justicia en una causa por corrupción) por 77.942 pesos.

Respecto la revaluación de las acciones que él posee en las empresas familiares, declaró que su tenencia en Hotesur tiene un valor de 87.400 pesos. Se trata de la empresa dueña del hotel Alto Calafate investigada por lavado de dinero e intervenida por orden del juez Julián Ercolini. Esta investigación le significó un procesamiento a Máximo Kirchner.
En el caso de Los Sauces SA (la inmobiliaria que tuvo como principales inquilinos a Cristóbal López y a Lázaro Báez, todos procesados por lavado de activos y asociación ilícita en esa causa), Máximo declaró un valor de 1.173.700,00 pesos. El valor de otra firma inactiva de la familia Kirchner, denominada CoMa SA, es de 272.600 pesos.

Por las empresas familiares, el candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires también declaró bienes muebles registrados en el país: por Hotesur SA, 8.037.451 pesos, por COMA SA, 339.900.

La mayor fortuna del hijo de Cristina Kirchner se encuentra en su cuenta corriente, sus siete cajas de ahorro (algunas en dólares y otras en pesos argentinos) y el dinero en efectivo en el país.


Cuenta con seis cajas de ahorro: en aquellas en las que declara como ingresos propios declara tener 136.875,67 pesos, y en la que tiene por herencia tiene depositado 4.055.889 pesos.

El líder de La Cámpora declaró una caja de ahorro en dólares heredada que contiene -convertidos al tipo de cambio del cierre del ejercicio, en diciembre- el equivalente a 19.352.717,25 en pesos argentinos. Hoy sería mucho más. Un año antes, esa cuenta tenía guardados poco más de 9 millones de pesos.

Por depósitos de dinero en el país, declara en dólares 2.332.000,​ cuyo equivalente en pesos argentinos, según consta en su declaración jurada, equivalían a 87.450.000.

Hay que recordar que el juez Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita le secuestraron a Máximo y a Florencia Kirchner 6 millones de dólares que tenían en cajas de seguridad y en una caja de ahorro en el Banco Galicia.


En efectivo, Máximo tiene en el país 65.230, también consignados como herencia.

El total de bienes de hogar que se detallan en su última declaración jurada asciende 1.086.653 pesos, casi dos millones menos que el período fiscal anterior.

Al cierre del ejercicio, Máximo mantiene una deuda con la AFIP de 2.840.345 pesos, y con la firma familiar Hotesur SA por más de $ 5,5 millones.

En esta oportunidad indicó que en doce meses sus gastos personales fueron de 1.358.745 pesos, y percibió más por sus "Ingresos del trabajo, de alquileres y otras rentas neto de gastos" que fueron de 1.758.507.

Además, Máximo declaró bienes por “herencia, legado o donación” por 771.940 pesos.

Pese a su importante fortuna, debido a sus problemas judiciales Máximo Kirchner cuenta con una inhibición general de bienes y embargos por 910 millones de pesos.

lunes, 12 de agosto de 2019

IGNACIO CLOPPET


“Estos son los primeros testimonios de puño y letra de Perón sobre lo que vio y pensó en Italia”


12 de agosto de 2019

Ignacio Cloppet es historiador por afición, pero eso no lo hace menos riguroso a la hora de recopilar y analizar documentos. Perón íntimo. Historias desconocidas (Areté 2019) es su libro más reciente -pero muy posiblemente no será el último-, ya que, aunque se ha escrito mucho sobre la vida y la trayectoria política del tres veces Presidente de los argentinos, quedan todavía tramos de su aventura humana por iluminar. 
Y esa es la contribución esencial de este nuevo libro de Cloppet -autor también de Los orígenes de Juan Perón y Eva Duarte y de Perón en Roma– que reconstruye lo que podemos llamar la prehistoria de Perón y que, entre otros atractivos, tiene el de incluir una correspondencia diferente a aquella que estamos acostumbrados a leer de Juan Domingo Perón: análisis de coyuntura, instrucciones de un jefe exiliado, planes de gobierno. Acá estamos frente al que todavía no es un hombre público sino uno que transita la etapa de su formación y preparación para el ejercicio del poder. Y aunque ya se percibe su agudo espíritu de observación y su naturaleza metódica y organizada, el Perón que aquí se muestra es uno familiar, confidente y coloquial, en cartas dirigidas a su cuñada, María, hermana de su fallecida primera esposa Aurelia Tizón.
En ellas, Perón vuelca algunas de sus impresiones sobre Italia y los acontecimientos en una Europa que está entrando en una sangrienta contienda; corren los años 1939 y 40. Como bien señala Cloppet, "nadie sabe a ciencia cierta qué vio y qué pensó Perón en la Italia fascista", por lo tanto "estas cartas son los primeros" y tal vez únicos "testimonios frescos y reales de puño y letra de Perón".

El autor también reconstruye la trayectoria de uno de los principales amigos de Perón en Italia, el marqués Luigi María Incisa Di Camerana, que luego se instalará en la Argentina y se convertirá en un gran promotor de las inversiones italianas en nuestro país.
— ¿Cómo llegan a su poder cartas inéditas de Perón, lo que es una gran suerte para un investigador? 
— Es cierto, gozo de suerte; pero también el producir ensayos, artículos y libros que llegan al alcance de quienes conservan documentos y no los han compartido porque los reservan como un tesoro o porque son parte de la intimidad familiar. De esa manera tengo el beneficio de no tener que estar rastreando sino que espero y llegan a mi poder. Así fue con algunas de las cartas que he publicado en este libro, Perón íntimo: a partir de una buena relación con la familia de la primera esposa de Perón, Aurelia Tizón, he podido acceder a fotos, documentos y papeles que nunca se habían visto en la historia.
— Existe mucha correspondencia de Perón, pero mayormente del Perón público. La diferencia con las cartas que usted publica es que son de cuando todavía no era una persona conocida.
— Es cierto. Perón tiene una gran producción como correspondencia en su vida pública y en el exilio más que nada, pero de lo que fue el pre Perón, que era un hombre que observaba muchísimo, no es mucha la correspondencia que se conoce, y lo llamativo es que él elegía muy bien a quién compartir las experiencias que, en este caso, tuvo durante los dos años que estuvo destinado a Italia. Tuvo una misión previa en Chile, donde desarrolló una intensa actividad como militar: académica, social, institucional, y hasta podríamos decir rozando lo político, y en Chile es donde él comienza a concebir lo que yo llamo el proto peronismo. Está dos años en Santiago, vuelve a Buenos Aires, muere su primera esposa, y él va destinado a Italia. Pienso que en esos destinos él iba madurando intensamente la idea de cambiar la sociedad argentina. Recordemos que Perón no proviene de una familia pobre, sino acomodada, su abuelo fue diputado mitrista, doctor en medicina, único doctor recibido en 1868, y Perón había visto las injusticias de la oligarquía en su familia, porque su abuela había sufrido discriminación, tuvo hijos con el médico que por mucho tiempo no fueron reconocidos.


— Pero al final se casan sus abuelos.
— Sí, en 1881 en San Justo, en la Catedral de La Matanza. Pero Perón eso lo mamó porque vivió con la abuela. A Perón lo forman su abuela Dominga y sus tías, hijas de un primer matrimonio de Dominga. Se lo acusa de populista a Perón pero él desde pequeño tiene una gran formación sensible. A los 6 años le recriminaba a su padre que los peones comieran fuera de la mesa, y eso muestra un Perón inquieto, un Perón tendiente a incluir y no a desunir, ya de pequeño. Perón tenía un gran poder de observación y de absorción de lo que veía, y en Italia fue sacando experiencias, pero también tuvo aspectos muy críticos sobre las doctrinas totalitarias. Generalmente a Perón se lo asocia con el fascismo, con las doctrinas totalitarias, y en realidad no tenía ninguna proximidad con esas ideas. Y en este libro yo lo demuestro a través de las que fueron sus relaciones, de quiénes fueron sus amigos, algo muy importante, porque cuando analizamos a un personaje tenemos que ver también cuáles fueron las figuras de ese segundo y tercer orden que gravitaron sobre su personalidad.

— También hay que evitar el anacronismo porque una cosa es lo que opinara en el año 39… mucha gente en ese momento podía tener opiniones positivas o no necesariamente negativas sobre la figura de Mussolini.
— Lo que Perón tiene es una mirada sobre la figura, la personalidad de Mussolini, pero una cosa es observar al personaje, cómo se movía, cómo actuaba en el ámbito de la política italiana, y otra cosa es acercarse o aproximarse a la doctrina o a lo que esa persona estaba realizando. Muchos historiadores o escritores o periodistas de investigación quieren ponerle el mote de fascista pero no hay pruebas concretas de una proximidad de Perón con el fascismo, no las hay, no existen. Y yo me apoyo en dos personas que han estudiado la figura de Perón que no tienen la contaminación argentina vernácula. Uno es el politólogo francés Alain Rouquié y otro es Raanan Rein, un peronólogo, vicepresidente de la universidad de Tel Aviv, que me engalana con el prólogo. Ellos tienen una teoría muy clara sobre esa ajenidad de Perón con los totalitarismos y eso en el libro yo lo explico, lo ahondo y, es más: me encantaría poder debatir con aquellas personas que siguen sosteniendo lo mismo, se publican muchos libros sobre Perón y su vinculación con el fascismo y trillan y trillan y repiten todos lo mismo.

— El otro gran argumento es el del posterior refugio a criminales de guerra en la Argentina, en el que también se tergiversa mucho. Usted afirma que los italianos que vinieron, lo hicieron por su cuenta y que Perón no tuvo nada que ver con ello. Tampoco Argentina fue el principal refugio de los criminales de guerra alemanes.
— A ver, Perón no tenía un programa sistemático para recibir a estos criminales, no lo tenía y tampoco estaba enterado. En el caso de Italia, aquí estuvo escondido dos años Cesare María de Vecchi, que fue uno de los quadrumviros que hizo la Marcha sobre Roma, que fue el primer embajador italiano ante la Santa Sede, tras los acuerdos de Letrán, y luego fue uno de los grandes fascistas que termina enfrentándose con Mussolini y es condenado a muerte en ausencia. Ese señor llegó a la Argentina de la mano de los salesianos; Perón nunca supo que estaba acá. Es más, no tuvo ningún vínculo y en sus memorias se explica que no llegó por Perón, y éste no lo vio en los dos años que estuvo en la Argentina, y estamos hablando de una de las figuras más importantes del fascismo.
— De todos modos, no era un criminal de guerra. Había sido funcionario del régimen pero no se le adjudican crímenes de guerra.
— Exactamente. No era como con los alemanes. Ahora, si vamos al caso de los alemanes, tampoco estaba Perón al tanto de quiénes venían; había quizás una segunda, tercera o cuarta línea de funcionarios que pudieron estarlo, pero cuántas veces las segundas líneas hacen cosas de las que la primera línea no se entera, y esas cosas no se le pueden achacar a Perón. Además, el gobierno peronista del 46 al 55 fue la época en la que los judíos fueron menos perseguidos en la Argentina, tuvieron una primavera sin discriminación ni persecuciones, a diferencia de la década infame o la anterior con la Semana Trágica y todos los movimientos nacionalistas, y con posterioridad al 55. Durante el gobierno de Perón eso no se dio, como lo explica claramente Raanan Rein.


— Además las grandes potencias vencedoras de la guerra fueron las principales recicladoras de cuadros nazis, científicos especialmente.
— El otro día estaban entrevistando al único ingeniero argentino que colaboró en el programa espacial Apolo XI y recordaba que fue creado por un ingeniero nazi, aunque algunos fueron criminales y otros científicos que no necesariamente tenían que ver con los actos criminales, ni por ser alemanes eran todos nazis. A veces todo se pone en una misma bolsa y eso es lo que le pasa a Perón con nuestros queridos colegas y detractores, que intentan vincularlo a esa doctrina; se nota que no han leído una línea de Perón, que no saben cómo se formó y de dónde surgen sus ideas. Y que me digan dónde encuentran un acto pagano, un acto de discriminación, o un acto de exclusión de la gente, si algo hizo Perón en su obra de gobierno fue recibir a todas las comunidades y respetarles sus identidades de pueblos inmigrantes a la Argentina, si bien Perón resaltó siempre la hispanidad, él no quería hacer católicos a los musulmanes, por ejemplo, no tenía conductas totalitarias para convencer a la gente. Este libro intenta aproximar estas cuestiones como para que podamos empezar a desmitificar y aclaremos las cosas; la historia se escribe con documentos, si no tenemos documentos hacemos fábula, hacemos construcción, hacemos ideología. 
— La novedad de su libro es que podemos leer cartas privadas de Perón, que no estaban destinadas a personas públicas.
— Son las cartas frescas de Perón, vírgenes, con quiénes se reunía en Italia, quiénes eran sus amigos. Sus amigos en Italia no eran fascistas, tuvo un solo amigo fascista, yo no lo oculto, que era Ercole Zanetti, un médico, que estaba en la milicia voluntaria fascista, pero era un hombre de un rango inferior. Perón se entrevista además con muchas otras personas que no tenían nada que ver con el fascismo, con el padre Carlos Gnocchi que era el capellán de los Alpinos, con Monseñor Schuster que fue un gran enemigo del nazismo y del fascismo, que fue arzobispo de Milán, y luego con los alpinos que eran sus amigos, que fueron todos antifascistas. Yo lo cuento a través del diario del marqués Luigi María Incisa Di Camerana, que fue el gran amigo alpino de Perón, es un diario inédito al que accedí, y que nos muestra cómo y quiénes eran los amigos de Perón de ese entonces.


— Es interesante que Perón, siendo militar y en aquellos años, le dio a la mujer una participación política impresionante. Hoy hay un auge de un movimiento feminista a-histórico que desconoce esto, como si la Argentina hubiera nacido hoy. Usted vincula esa conducta de Perón al papel de las mujeres en sus primeros años, en su formación inicial.
— Es cierto. La Argentina está viviendo una especie de ebullición como si la mujer argentina nace con este movimiento feminista. Es no entender la historia argentina, en la que ha habido grandes mujeres, no hablemos de Evita, podemos ir hacia la historia y vamos a encontrar mujeres que han sido baluartes y estandartes de la argentinidad y que han defendido al sexo, o al género, como les gusta decir hoy, y han sido grandes mujeres y eso no es una cosa nueva. Perón, de niño, va con sus padres a vivir a la Patagonia en 1901, Y en 1904 regresa a Buenos Aires y se queda al cuidado de sus dos tías, Vicenta y Baldomera Martirena, hijas del primer matrimonio de su abuela, que su abuela se casó dos veces, primero con un señor Martirena, y  después con Tomás Liberato (Perón), y Perón tiene una formación matriarcal, es una formación estrictamente de mujer y a Perón la sensibilidad se la brindan las mujeres, lo educan en esa sensibilidad que él tiene desde sus propias entrañas y eso es lo que a Perón le hace ver la importancia de la mujer en la formación humana, afectiva y social. Él va incorporando esa idea de que la mujer tenía que tener un protagonismo en la sociedad y en la política y por eso la elige a Evita, porque necesitaba una mujer joven del estilo de Evita, una mujer con una gran voluntad, una gran fortaleza, una mujer que rompiera las estructuras sociales del establishment. Por eso Perón no se casa con su tía, Mecha Perón, con la que tuvo un romance. Tampoco se casa con María Tizón, la cuñada, que era la otra mujer que estaba dando vueltas cuando llega Evita a la vida de Perón, Perón elige la mujer para fracturar el establishment social y aparte para romper con sus camaradas que le querían imponer con qué mujeres tenía que casarse y él ve en Evita un gran futuro para su movimiento.

— Socialmente fue algo rupturista, sobre todo para era un hombre del Ejército. 
— Pero Perón fue un transgresor, un transgresor en el buen sentido de la palabra. A  mí me encantaría que estas feministas lo reconocieran a Perón como uno de los hombres…
— Es difícil porque el feminismo actual se plantea de entrada como una guerra contra el varón.
— Bueno, pero la realidad es que le deben a Perón muchísimas de sus conquistas.  Perón se acordó de las mujeres mucho antes de que muchas de esas señoras o señoritas pensaran que tenían que poner un antes y un después en la vida de la Argentina. Perón ha tenido una gran sensibilidad hacia la mujer, en este libro lo explico, porque no es un tema menor completar la humanidad de Perón, porque para poder conocer al estadista y al hombre extraordinario tenemos que conocer su intimidad. Eso me parece clave y es lo que trato de hacer en mis investigaciones, y si no encuentro un papel, no lo invento, si no encuentro una relación, no la imagino, porque ese es el peligro cuando se hace historia usando comodines que no son hechos reales sino imaginaciones. 


— A diferencia de la correspondencia política que él mantuvo, sobre todo en el exilio, que en su mayoría eran cartas que podían llegar a publicarse y que podrían ser leídas por mucha gente, porque eran instrucciones políticas, análisis de coyuntura, etcétera, en las cartas que usted reproduce asoma un Perón diferente, íntimo, como dice el título de su libro.
— Sí, lo que Perón hace es elegir una destinataria, fíjese que elige todas mujeres, su cuñada y sus dos sobrinas para escribir, no elige a ninguna otra persona, y Perón las toma como las confidentes, como cuando uno llega a su casa se encuentra con su mujer o su marido y le cuenta todo lo que pasó, bueno, Perón les abre el corazón y describe todo lo que observa y eso me parece que es la genialidad de esta correspondencia, porque es un Perón fresco, virginal, no contaminado, aunque no digo que la contaminación sea mala, pero cuando 20, 30 años después de los hechos le preguntan sobre esas experiencias, Perón ya no tiene la frescura de esas cartas escritas a mano o a máquina en el momento en que él observa, él ya está en la contaminación de haber sido presidente, de que lo han derrocado, que está en el exilio, él ve toda una experiencia diferente a la de esa mirada de 30 años atrás. Esto es lo bueno de ir a la fuente fresca, esa fuente que no ha sido manoseada por la experiencia de la vida. Sino que lo muestra tal cual era Perón en ese momento.

— Aparece un Perón turista, un turista muy especial, estudioso, como siempre, y ordenado. Recorre toda Italia. Sistemáticamente, estudia, visita y va sacando conclusiones.
— Es cierto, él recorre Italia con un Fiat, la recorre prácticamente dos o tres veces en auto, porque era un hombre inquieto, quería aprovechar, es triste cuando la gente no aprovecha las cosas que tiene, así como la Argentina no aprovecha tantos beneficios, como tener un Papa argentino, por ejemplo, que lo vituperamos, es tremendo, eso es ser artífice de tu propia derrota, es ser un suicida. Pero volviendo a Perón, en Italia él aprovecha todo lo que observa y tiene miradas interesantes, pensemos que era un Perón formado en el colegio militar, que era la categoría A de la Argentina. Era un hombre que sabía poner el ojo, que tenía una gran intuición y eso le permite ser un turista calificado como digo en el libro, porque que te cuente Perón lo que ve es genial, las observaciones que él hace, lo que opina sobre el Papa, cuando lo ve a Pío XII, que lo ve en dos oportunidades, a Mussolini no lo vio, eso es falso…
— ¿Por qué cree usted que él dice que lo vio si no lo vio? ¿Es parte de la construcción de un personaje?
— Es parte de una construcción política en un momento determinado, así como encontramos en Perón que en algún caso les hace un guiño a uno, le hace un guiño a otro, no hay que olvidarse que cuando Perón dice que estuvo con Mussolini, él ya estaba en el exilio, son todas entrevistas de cuando Perón estaba con el trago amargo del destierro y del exilio, cuando se está en esa situación y se intenta volver a la Argentina o reconstruir la Argentina, él tiene que aferrarse a todo lo que tiene a su mano, que es lo que hizo Perón en ese exilio. Él juega porque él no necesitaba asesores de imagen, él era su propia imagen, su propio marketing.

— Hay un comentario que sorprendería a más de uno que es cuando Perón dice que los argentinos tenemos todo regalado, la Argentina tan abundante en recursos naturales, que no tenemos tendencia al esfuerzo y al sacrificio, y nos quejamos de nada…
— Precisamente, Perón llega a Italia y observa que hay grandes privaciones en la sociedad italiana y es entonces cuando dice: a nosotros nos viene todo de arriba, tenemos todas las riquezas y en el fondo no las aprovechamos. Es lo que hablábamos antes, como el argentino desaprovecha y Perón hace esa observación en una carta del año 39 a su cuñada: mirá, nosotros que tenemos todo, dónde estamos; y esta gente que se sacrifica, que construye, que va para adelante…
— Que no se queja.
— No se queja, es cierto, nosotros somos los reyes de la queja. 
— Bueno, además son cartas de gran frescura, hasta cuenta chistes, escribe dos párrafos en italiano, bastante bien escrito.
— Bastante bien. Y en ese momento no había Google para hacer la traducción simultánea, hay que decirlo…
— Era un correcto italiano.
— Sí, Perón antes de irse hablaba bien el italiano, lo había practicado, su bisabuelo había nacido en Génova y había llegado a Argentina en el año 1831, así que por el lado Perón tenía muchos años en Argentina, al margen de que por el lado de su madre, Toledo, tenía 16 generaciones en Argentina.

— Claro, tenía una parte muy criolla y otra, sí, de inmigrante…
— Pero esta conjunción de lo criollo con inmigrante es lo que a él le permite tener una gran mirada sobre la Argentina, y una gran comprensión de las necesidades de la Argentina.
— Al respecto me llamó la atención la parte en que alguien dice que se extrañó de que Perón no quisiera buscar eventuales parientes en Italia. A mí en cambio me gustó, porque últimamente hay una suerte de berretín de los argentinos, de ir a buscar un origen afuera. En cambio a Perón no parece interesarle. Es argentino y eso le basta.
— Hay una explicación, es cierto que hay una especie de furor…
— Un berretín.
— Sí, hay un berretín, un furor por saber de dónde venimos, es cierto que para transcribir mis libros busqué los orígenes de Perón, porque nunca se lo supo a ciencia cierta, lo mismo pasó con Evita, yo también descubrí los orígenes de Evita, de dónde eran los Duarte, de dónde eran los Ibarguren, se decía que eran vascos pero ¿de qué pueblo? Ahora, Perón es cierto, Perón no fue un nostálgico y eso me parece que le da esa proyección de revolucionario, de progresista, de hombre adelantado, de no mirar hacia atrás.


— ¿Cree posible que aparezcan otras cartas de ese período a otras personas?
— Estoy detrás de unas cartas que él escribió al Coronel Descalzo, que fue el capitán que lo formó, incluso publico en este libro una carta de Perón a Descalzo en la que él confiesa su esterilidad, Descalzo se estaba casando y Perón le escribe: "Espero que Dios le dé los hijos que a mí me ha negado para siempre". Hay otras cartas que Perón le escribió a Descalzo que están manos de un coleccionista que no me las ha querido compartir para esta edición, pero no hay mucho más porque yo he rastrillado las relaciones de Perón en ese momento, bueno Perón era muy amigo de mi abuelo, mi abuelo fue su abogado, fue confidente, hicieron esgrima juntos, fueron seleccionados para ir a París en el año 24 a las olimpiadas, y yo tengo cartas anteriores y posteriores a esa época. Él no escribía mucho desde Italia, la correspondencia que hay yo la he agregado, una carta a su tío Conrado, alguna correspondencia con algún amigo, con el Padre Dalesio que era el sacerdote de la Iglesia de la castrense. Por eso esta es una correspondencia realmente muy llamativa porque vemos a un Perón despojado, que cuenta lo que ve sin anestesia y eso es lo que me parece que es un valor agregado al conocer al personaje. 
Félix Luna y Joseph Page dicen, lo dicen los dos, que nadie sabe a ciencia cierta qué vio y qué pensó Perón en la Italia fascista, éstas cartas son los primeros y no sé si los únicos, testimonios frescos y reales de puño y letra de Perón. Acá sabemos, acá no hay especulación, acá no podemos empezar a hacer un tubo de ensayo y creer que vamos a construir al Perón fascista, por lo que él observó en Italia. 
— ¿Los originales de esas cartas están en poder de la familia?
— Sí.
— Me hace pensar en que, tal vez por las muchas rupturas institucionales que hemos sufrido, no cuidamos la memoria. Hace poco estuvo aquí Herbert S. Klein, de la Universidad de Stanford, donde tienen un inmenso archivo sobre Perón, y se preguntaba cómo era posible que no hubiera aquí un instituto que guardara el archivo de la historia de Perón y del peronismo. Pero aquí la gente se debe preguntar ¿a quién le voy a donar esto?, ¿a quién se lo doy si lo quisiera dar?, ¿al Estado argentino? 
— Bueno, yo tengo varias cosas en el archivo, correspondencia de gente de la política argentina; han llegado a mis manos porque la gente te lo facilita, tengo muchos originales también. Ahora, si hoy yo tengo que pensar a qué institución se los doy, verdad es que en Argentina tengo mis grandes dudas. Porque hay una gran desidia, una gran falta de interés. Pensamos en Buenos Aires. Es una ciudad desquiciada. ¿Está bella?: sí. ¿Tiene personalidad?: no Porque han tirado abajo todas las casas. Uno se va un año de Buenos Aires y vuelve y todas las casas que había están cambiadas por edificios de alto, y entonces es una ciudad y es un país que no tiene cultura, es tristísimo, que reniega porque se deshace de la cultura. Entonces así como no conservamos las construcciones, no conservamos los monumentos, no conservamos los edificios, qué van a conservar un papel, el papel lo tiran, entonces la gente qué hace, se aferra. O esos papeles se van afuera del país. Estoy ahora empezando mi nuevo libro, sobre las claves secretas de Perón, yo sé que tendría que viajar a Stanford para ver la correspondencia, porque acá no hay prácticamente correspondencia, se estima que Perón publicó en el exilio casi 14 mil cartas, si uno hace la división por día son dos cartas y media por día, algo muy plausible en Perón.


— De hecho, estaba todo el día escribiendo…
— Estaba todo el día en la máquina, se levantaba a las cuatro, cinco de la mañana, tomaba su mate, fumaba su cigarrillo y se ponía a escribir, después dormía una siesta y volvía al trabajo y después tenía las entrevistas, los encuentros; es un promedio de dos cartas y pico por día o dos documentos escritos por día, bien, ¿cuántas cartas se conocen de Perón? Mil y pico de cartas, ¿dónde están las 12.500 que faltan? Es tremendamente grave lo que sucede en Argentina, porque si no podemos cuidar la memoria, cómo vamos a cuidar a la gente, un país sin memoria es un país que no tiene trascendencia. No le vamos a dejar un país feliz a nuestros hijos si no conocemos nuestro pasado.
— Sobre Perón se ha escrito mucho. Pero ¿qué aspecto de su trayectoria y su vida cree que todavía falta iluminar mejor o revisar?
— Creo que toda la historia de Perón debe ser revisada, porque cuando la historia se escribe o se construye en medio de grandes contiendas antagónicas como ha habido en estos últimos 45 años o 75 años; esa historia está contaminada, ya sea por detractores o por panegiristas. Cuando me ha tocado revisar hechos sobre su vida privada, me encuentro con grandes sorpresas, con muchas mentiras, cosas que se han ocultado, no sé si era para protegerlo a Perón o si para criticarlo. Entonces a mí me parece que la historia debe ser revisada y escrita sin esa contaminación del apasionamiento desmedido, sin los motes, sin los prejuicios, la historia ha sido escrita por muchos prejuicios por historiadores que nos quieren mostrar al Perón que ellos imaginan o proyectan. Tenemos que buscar las fuentes, las fuentes están, y esas son las que nos van a ayudar a darle luz a la vida de este personaje tan importante.