viernes, 17 de enero de 2020

LA NUEVA PISTA DE LA CAUSA NISMAN




 los 27 llamados de un agente de Inteligencia

La Voz del Interior, 17 de enero de 2020


Al cumplirse 5 años de la muerte de Alberto Nisman, la trágica jornada del 18 de enero de 2015 sigue dando que hablar y ahora surge una nueva pista: la de un espía que estaba a una cuadra de la casa de Diego Lagomarsino la noche del crimen, revela Clarín.

De acuerdo con la publicación del diario, el domingo 18 en que Nisman estaba muerto y aún no habían hallado su cuerpo, un agente de la desaparecida Secretaría de Inteligencia del Estado (Side) fue tomado por una antena de telefonía en Martínez que está a sólo una cuadra de la casa de Lagomarsino, colaborador del fiscal e imputado como partícipe necesario por haberle llevado el arma con el que se produjo el disparo que ultimó al fiscal de la causa Amia.

Desde ese lugar, según la nota firmada por Héctor Gambini, este agente se habría comunicado 27 veces con altos funcionarios de Inteligencia, para luego desconectarse minutos antes de que hallaran el cadáver del fiscal.

En el documental "Nisman: El fiscal, la presidenta y el espía" que se emitió por Netflix hay un apartado que hace mención a las llamadas, investigadas en su momento por la fiscal Mónica Fein.

Los llamados

De acuerdo con un entrecruzamiento de llamados realizado por la Policía Federal, a las 10.10 del domingo 18 de enero de 2015, un funcionario de la Dirección General de Reunión Interior de la Side se comunicó mediante un radio de Nextel con uno de sus agentes activos.

La información precisa que quien inició la llamada está en Capital Federal, y que fue tomado por una antena ubicada en la avenida Beiró, entre los barrios de Agronomía y Villa del Parque. El que la recibió estaba en Martínez, al norte del conurbano bonaerense, que fue captado por una antena de la calle Hipólito Yrigoyen 3197, muy cerca de la Panamericana.

Justo ese domingo 18 de enero de 2015 en que Nisman apareció muerto, este agente activo de la ex Side fue registrado por una antena de telefonía que queda a sólo una cuadra del departamento donde vive Diego Lagomarsino.

Según el entrecruzamiento, el domingo 18 ese espía estuvo muy cerca de Lagomarsino cuando Nisman estaba muerto, y que tuvo 38 comunicaciones de radio por Nextel, 27 de ellas desde el barrio de Lagomarsino.

Las comunicaciones comenzaron a las 10.10 y siguieron hasta las 16.59, hora en que llamaron al espía desde una antena que corresponde a la zona de Puerto Madero donde está el departamento de Nisman.
Tras ese llamado el agente de inteligencia se quedó en silencio dos horas y luego apareció en localidades del conurbano: Tres de Febrero y San Martín. Desde allí se comunicó 11 veces más con sus mismos interlocutores que son “altos funcionarios de la Secretaría de Inteligencia del Estado” señala el artículo.

Luego, el espía retorna al barrio de Lagomarsino cerca de las diez de la noche, donde emite tres comunicaciones más y recibe una, en pocos minutos. Luego de la última comunicación, apagó su teléfono.


Clarín hace un pormenorizado relevamiento de las llamadas.

Todos estos registros -cruces de llamadas que sigue haciendo la Unidad Federal de Investigaciones Especiales de la Policía Federal- son la nueva prueba en el caso Nisman y ya están incorporados al expediente que investiga la muerte del fiscal, según confirmaron a Clarín fuentes judiciales.

"El Nextel de este agente -que sigue trabajando actualmente en la AFI (ex Side) y cuyo nombre ya está en poder de los investigadores- integraba una flota de equipos de comunicación que en la Side identificaban como COM", agrega la publicación.

Las 27 comunicaciones del agente de la Side que ahora aparece “pegado” a Lagomarsino desde su barrio fueron hacia un superior suyo de la Dirección de Reunión Interior, quien a su vez tuvo comunicaciones con el jefe del área, Fernando Pocino. Éste se comunicaba luego con el segundo jefe máximo de la Side, Juan Martín Mena, actual viceministro de Justicia de la Nación en el flamante gobierno de Alberto Fernández, agrega el matutino.

jueves, 16 de enero de 2020

OTRO DETALLE DEL ASESINATO DE NISMAN



 comprueban que cualquiera podía ingresar a las torres Le Parc sin ser visto por las cámaras de seguridad

Lucía Salinas
Clarín, 16/01/2020

Tres coquetas torres de 42 pisos cada una, integran el complejo Le Parc en Puerto Madero. Ocupan una superficie de 92.092 metros cuadrados que hace cinco años fueron el epicentro de un hecho sin precedente: la muerte de Alberto Nisman. Después de que la Justicia determinó que su deceso se trató de un homicidio descartando la hipótesis inicial del suicidio, la fiscalía a cargo de Eduardo Taiano tomó declaración testimonial a 500 vecinos del lugar y concluyó que el sistema de seguridad del lugar era “falible”. Se realizó además, una renderización del lugar donde detectaron “puntos ciegos” que no son captados por las cámaras de seguridad. Así, pudieron comprobar que cualquier persona con un poco de análisis previo podía ingresar al edificio sin ser detectado por las cámaras.

La renderización, una prueba clave para la fiscalía, se trata de una representación gráfica a través de un sistema informático que produce una imagen fotorrealista con formato 3D. En esta oportunidad, del complejo Le Parc. El primer análisis se hizo sobre los más de 92.000 metros cuadrados del predio. En esa reconstrucción del lugar, se ubicaron todas las cámaras de seguridad de los espacios comunes y del complejo en general y se simularon circuitos: es decir, recorridos pasando por todos los ángulos de aquellas cámaras.


El resultado arrojó la existencia de “espacios ciegos”. "Hay muchos lugares por los cuales se pueden pasar sin ser registrados por las cámaras de seguridad, por el tipo de ubicación que tienen y el ángulo de cobertura de las mismas. Esto fue probado desde varias perspectivas y posibilidades. La conclusión a la que se arribó fue la misma: hay muchos sectores de circulación de Le Parc que “no son registrados por ninguna cámara de seguridad”, dicen quienes trabajaron en el estudio. El render tuvo en cuenta el centenar de cámaras instaladas en “puntos de interés específicos y determinados”. Entradas, salidas, pasillos internos y espacio comunes, entre otros.

¿Por qué esto resulta relevante para la investigación? Según explicaron fuentes judiciales a Clarín, corrobora que el ingreso, circulación y egreso del complejo donde vivía Alberto Nisman, no era realmente controlado y que los registros existentes al respecto, son “incompletos y en algunos casos, mal confeccionados, hay muchos espacios por donde se podría permanecer en el lugar sin ser vistos”.


Esta información avanza hacia la búsqueda del autor material del homicidio del ex fiscal, ya que el juez Julián Ercolini dio por corroborado que se trató de una muerte violenta pero sin poder aún especificar quién o quiénes, fueron los responsables. Sólo está procesado como partícipe necesario Diego Lagomarsino y los cuatro ex custodios que se encuentran acusados de incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, por no garantizar la seguridad del ex titular de la UFI - AMIA y dos de ellos, señalado como encubridores del homicidio.

Reconstrucción de las tres torres
En una segunda etapa, se realizó una renderización torre por torre. Son tres las que conforman el complejo Le Parc: Del Río, Del Parque y Del Boulevard (donde vivía Nisman), cada una de ellas de 42 pisos con departamentos de 80 a 135 metros cuadrados, semipisos en la parte superior de 185 metros cuadrados y los últimos pisos con dúplex de 320 metros cuadrados. En esa tarea se realizó la misma simulación teniendo en cuenta la cantidad de cámaras internas y externas y los rangos de cobertura que poseen. Los resultados no variaron, en el interior de los edificios ocurría lo mismo, las cámaras cuentan con ángulos que no son detectados y por ende, no quedan registrados ciertos movimientos.

Diferencias entre las pericias - caso Nisman
“Le Parc no es una base militar, es un edificio de viviendas”, describió uno de los vecinos durante su declaración testimonial ante la fiscalía de Taiano. Este concepto fue avalado por más de 400 vecinos más que volcaron en sus declaraciones los problemas de seguridad del lugar. Entre ellos, la rotura de cámaras se postuló como un reclamo recurrente.

Al margen de los rangos de coberturas de las cámaras de seguridad que se analizaron con la renderización, hay otro factor aparejado: otro conjunto de cámaras por fuera de éstas, no funcionan hace mucho tiempo. El costo que demanda ponerlas en funcionamiento ha sido tema de álgido debate en las reuniones de consorcio, contaron los vecinos, y en consecuencia se pidió un presupuesto. El mismo mostró que sólo 40 cámaras están en pleno funcionamiento, pero un gran número estaban inactivas; un total de 24 para ser más precisos.

Diego Lagomarsino: "Hagamos que Gendarmería acepte una revisión en su pericia"
Mirá también
Diego Lagomarsino: “Hagamos que Gendarmería acepte una revisión en su pericia”
En este trabajo se determinó la ubicación de las cámaras y sus “puntos ciegos” y para lograr un mejor estudio del caso, la fiscalía le tomó declaración testimonial al técnico que realizaba tareas de mantenimiento sobre dichos equipos.

Los testimonios de los vecinos pusieron sobre relieve que “Le Parc no era infranqueable como se buscó instalar desde un comienzo”, indicaron fuentes de la investigación a Clarín y refutando esa línea agregaron, “no se sabe cómo entraron y salieron los homicidas, lo que sí se sabe es que perfectamente pudieron haber ingresado sin ser vistos”.

Elisa Carrió convocó a la marcha por la muerte de Alberto Nisman y apuntó: "Fue un crimen político"
Mirá también
Elisa Carrió convocó a la marcha por la muerte de Alberto Nisman y apuntó: “Fue un crimen político”
Así, la fiscalía ratifica el argumento del juez Ercolini y que confirmó la Sala II de la Cámara Federal porteña, hace un año y es que "la muerte del fiscal Nisman no obedeció a un suicidio y habría sido producida por terceras personas y en forma dolosa”.

acusacion fiscal causa amia atentado terrorista acuerdo con iran memorandum denuncia presidenta y canciller  Buenos Aires 19 de Enero 2015 Torres de Le Parc en el barrio de puerto de madero Av Azucena Villaflor al 500 en el edificio donde se encontro muerto al fiscal Alberto Nisman
foto Rolando Andrade Stracuzzi  Ley 11723 - FTP CLARIN buenos aires  conmocion muerte fiscal alberto nisman caso amia fiscal que acuso  presidenta y canciller de encubrimiento frente  edificio Le Parc donde vivia el fiscal
acusacion fiscal causa amia atentado terrorista acuerdo con iran memorandum denuncia presidenta y canciller Buenos Aires 19 de Enero 2015 Torres de Le Parc en el barrio de puerto de madero Av Azucena Villaflor al 500 en el edificio donde se encontro muerto al fiscal Alberto Nisman foto Rolando Andrade Stracuzzi Ley 11723 - FTP CLARIN buenos aires conmocion muerte fiscal alberto nisman caso amia fiscal que acuso presidenta y canciller de encubrimiento frente edificio Le Parc donde vivia el fiscal

El testimonio de los vecinos
Como resultado de esto, la pesquisa continúa y en ese contexto el fiscal Eduardo Taiano con un equipo de ocho personas, avanzaron en la declaración testimonial de unos 400 vecinos que viven en Le Parc donde hay 462 departamentos. Esas declaraciones que conllevaron tres meses a un ritmo de ocho audiencias diarias, expusieron algunas dificultades en el sistema de seguridad del coqueto inmueble. Los vecinos conocían de muchas de las cámaras del lugar que no funcionan y el reclamo constante es que hay muchos alquileres temporarios “con lo cual no hay control real respecto a ingresos y egresos o vecinos permanentes”, se reconstruyó de algunas testimoniales.

Por otro lado, los registros de seguridad de ingresos y egresos, mostraron ciertas falencias. Según se desprende de la investigación figuraban las personas que entraban a Le Parc, pero no cuándo se retiraban, o se volcaban a los libros ingresos globales por rango de horario sin mayores especificaciones.

Hubo más. Algunos vecinos contaron de robos violentos que vivieron en el interior de las torres del complejo, sin que el personal de seguridad lo haya detectado. Un vecino contó que los ladrones se subieron a su vehículo en una estación de servicio y que ingresaron con él a Le Parc. Lo acompañaron hasta su departamento y allí lo asaltaron, retirándose después del lugar sin ninguna dificultad.

De los testimonios, hubo algunos que se situaron en el día posterior a que fue hallado el cuerpo de Alberto Nisman en el baño de su departamento. En la torre Boulevard vecinos del ex fiscal contaron que no tuvieron ninguna restricción para circular por el mismo piso pese a que se estaba desarrollando todo el trabajo pericial. “Ingresaron grandes cajas de compras realizadas de una heladera por ejemplo y nadie preguntó nada”, contó un vecino del ex titular de la UIF - AMIA. “No hubo ningún problema para entrar y salir ese día del piso, nadie preguntó nada, ni la policía, ni nada”, detalló otro de los testimonios.

El ascensor principal fue otro de los focos de quejas de los vecinos de Le Parc. Era habitual, señalaron muchos en sus testimoniales, no funcionaba la clave que permitía su utilización y por ende, garantizaba parte de la seguridad del lugar. “Entonces, se llamaba a personal del lugar y se daba una clave general que ellos manejaban”, expresaron. A diferencia de este sistema, el ascensor de servicio no contaba con clave pero sí con cámara de seguridad que es la que logró registrar los movimiento por ejemplo, de Diego Lagomarsino aquel enero de 2015.

23.000 rostros
Hay otra medida en curso. Cuadro por cuadro, imagen por imagen, rostro por rostro. La fiscalía analiza 23.000 imágenes ya procesadas de las cámaras ubicadas en el ingreso del edificio. Con una mala calidad cuando se trata de horarios nocturnos y mayor nitidez durante el día, se hizo un registro de todas las personas que esas cámaras captaron en el ingreso a Le Parc desde el 16 al 18 de enero dentro del rango horario en el que se habría producido, según la investigación, el homicidio de Nisman.

La fiscalía logró acceder a la compulsa y descarga de las imágenes de las cámaras de seguridad contenidas en los DVR que se encontraban bloqueados y que, por tal motivo, “no habían sido analizados por la fiscal y la jueza del fuero ordinario”, explicaron a Clarín fuentes de la causa.. En base a ello, se realizó un análisis completo sobre las cámaras de seguridad del complejo Le Parc Puerto Madero con la asistencia del Departamento Técnico Operativo de la Superintendencia Federal de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la P.F.A.

En el mes de diciembre de 2019 la Fiscalía recibió el estudio de la actividad captada por las cámaras de seguridad -movimiento de personas, vehículos, etc.-, “se están analizando más de 23.000 fotografías capturadas; ello a fin de poder, una vez concluida esta tarea, establecer con exactitud la identidad de la totalidad de las personas que ingresaron al Complejo el fin de semana en que falleció el Dr. Nisman”, se detalló desde la investigación.

También se analiza a los vehículos que ingresaron y egresaron del edificio ubicado en Puerto Madero. “En algunos casos las imágenes no son muy claras respecto a las patentes, pero sí se determinaron los vehículos, modelo, color y se establece quiénes son los propietarios”, explicaron fuentes de la causa a Clarín.

Cada imagen, cada rostro, cada vehículo, busca dar con el “responsable de lo sucedido aquella madrugada”, indicaron. Resulta una suerte de aguja en un pajar, pero la fiscalía se encuentra realizando el pormenorizado análisis para determinar los responsables directos de lo que sostiene se trató de un homicidio que a cinco años, la justicia sigue buscando con el principal responsable.

DETALLE INSÓLITO




A cinco años de la muerte de Nisman, detectaron una huella en el departamento y era de un prefecto que pasó por el baño

Por Patricia Blanco
Infobae, 16 de enero de 2020

Unas huellas sin dueño habían quedado en el departamento de Alberto Nisman. Una escena del crimen que no se caracterizó, precisamente, por la abundancia de huellas. Ni las marcas de los dedos de Nisman, para los creyentes en la hipótesis del suicidio, ni los dedos de su asesino, para los que creen en el homicidio, quedaron en el arma. La sangre del fiscal cubrió todo. Pero en la causa había tres rastros dactilares que no habían podido ser identificados.

Estaban ahí, sobre la puerta interna que comunica la cocina con el pasillo de distribución del departamento que en el vivía el fiscal que había denunciado a la entonces presidenta Cristina Kirchner. En marzo pasado, a los investigadores que están al mando del fiscal Eduardo Taiano se les ocurrió pedirle a la Superintendencia de Policía Científica de la Policía Federal Argentina que informara si los nombres de 87 personas que ellos les indicarían estaban registradas en el Sistema Automatizado de Identificación de Huellas Dactilares (A.F.I.S.).

Entre las 87 personas, estaban desde la madre de Alberto Nisman Sara Garfunkel o su amiga Marta Chagas, que entró con ella al departamento de Nisman en la noche del domingo 18 de enero de 2015, hasta la hoy ex fiscal Viviana Fein, el juez Manuel De Campos o del ex secretario de Seguridad Sergio Berni. Ellos tres están imputados por el fiscal Taiano en la causa por el presunto encubrimiento de la muerte de Nisman, un expediente en donde desde se rumorea en tribunales que se vienen preparando pedidos de indagatoria.

Según pudo reconstruir Infobae, las huellas sin dueño en la casa de Nisman estaban desde el 2015, en los primeros tiempos de la causa. En marzo, como una forma de encontrar una respuesta a esa incógnita, se mandaron los 87 nombres de las personas que habían estado en el departamento. La mayoría pertenecían al operativo. 35 de esas 87 personas no estaban en ese registro AFIS, por lo que se ordenó incluirlos. El 14 de marzo, la respuesta llegó a la fiscalía.


Tras someter nuevamente a la búsqueda en el Sistema A.F.I.S “los tres rastros útiles para establecer identidad papiloscopico, que ya fueran cotejados en el marco de la pericia n° 61/2015 de la División RASTROS”, apareció una coincidencia con la estampa de un dedo medio y un anular derecho. Eran de Horacio Nicolás Aranda, uno de los prefectos que estuvo esa madrugada del 19 de enero de 2015 en el departamento.

Según se desprende de la causa, Aranda era jefe de Servicio de la División Seguridad de Puerto Madero. Se enteró a través de un llamado telefónico al comando radioeléctrico que en la calle Azucena Villaflor 450 habría una persona fallecida. Le encomendó al oficial del sector, el prefecto Walter Alegre, que se trasladara hasta el lugar para ver qué es lo que estaba sucediendo. Una vez allí, Alegre le comunicó que se trataba del departamento del Dr. Nisman, por lo que inmediatamente se trasladó hasta el lugar. Eran las 23 del domingo 18.

Cuando ya estaba en el departamento, según consta en el trabajo de la fiscalía, “el prefecto Aranda se dirigió hacia el dormitorio principal y la madre de Nisman le hizo saber que su hijo había fallecido en el baño. Por tal motivo, se acercó al baño y observó que la puerta se encontraba abierta, aproximadamente un centímetro de luz, y que en su interior había una gran cantidad de sangre. Consecuentemente, ordenó a sus subalternos que se contactasen con el SAME, llamado que se llevó a cabo desde el comando radioeléctrico de la División de Seguridad de Puerto Madero -sita en la calle Macacha Güemes 151 de esta ciudad-“.

Al salir de ese ambiente, el prefecto Aranda se encontró con uno de los custodios del fiscal Nisman, quien se encontraba hablando por teléfono con la jueza Sandra Arroyo Salgado, quien pedía que se tomaran precauciones.

Aranda también le preguntó a Sara Garfunkel si había estado usando la computadora, que había en la segunda habitación. La mujer le respondió que no, que así, encendida, estaba cuando entraron al departamento. Frente a la computadora, había un celular que sonaba y vibraba todo el tiempo y se veía a través de su pantalla que estaban entrando llamados.

Los detalles reunidos por la fiscalía añaden que, a las 23:30, Aranda le ordenó al cabo segundo Artemio Ramos que “se quedara custodiando en la puerta del baño del dormitorio principal, a los fines de que ninguna persona pudiera acceder”. Se fijaron otras consignas en el pasillo que da al living del departamento (ya que allí había documentación) y en el dormitorio en el que se había hallado la computadora encendida. Aranda también “impartió la directiva de que la madre se quedara en el dormitorio principal y que no tocase absolutamente nada”.

Tras pasar el reporte a sus superiores fue Aranda el que se contactó con el Dr. Diego Donarini, secretario del Juzgado de Instrucción 25, ocasión en la que este le indicó que por tratarse de un “N.N.” debía contactarse con la fiscalía de turno, puntualmente la Fiscalía de Instrucción 45. También habló con el secretario de la fiscalía Bernardo Chirichella, quien le ordenó que no se tocara nada y que se preservara todo el interior del inmueble.

El nombre de Aranda está incluido entre la lista de las personas que se movieron por el departamento esa noche. Pero es uno de más de los subordinados que desfilaron por el lugar. El fiscal Taiano, en cambio, apunta a los “jefes” del lugar.

En un dictamen que firmó en 2016, reclamó saber si las irregularidades en la preservación de las pruebas en la casa de Nisman fueron parte de un plan para encubrir el móvil de su muerte. Allí imputó a la fiscal Viviana Fein, ahora jubilada; el juez De Campo; contra el ex secretario de Seguridad de Nación Sergio Berni (hoy ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires) y el ex jefe de la Policía Federal Rubén Di Santo, entre otros.

Según fuentes judiciales, que las huellas pertenezcan a uno de los que estuvieron en el departamento demuestra “lo desprolijo que fue el procedimiento: los propios preventores dejaron sus huellas en el lugar”.

martes, 14 de enero de 2020

FORMAN A FIELES PARA OCUPAR CARGOS PÚBLICOS




En una  diócesis de Paquistán
Infocatolica, (Asia News), 14-1-20


 El curso comenzó en julio pasado y concluyó el 10 de enero. Mons. Joseph Arshad, presidente de la Conferencia episcopal paquistaní, explica a AsiaNews: «Mi ministerio está fundado sobre los jóvenes. Deseo que los católicos desarrollen un rol más grande para sus propias familias y la Iglesia. Debemos apuntar a la educación profesional. Poquísimos cristianos trabajan en los departamentos gubernamentales».

El curso se desarrolló en la St. Mary’s Cambridge School di Rawalpindi, un barrio de la capital. La diócesis proveyó los libros de texto, material didáctico y todo lo necesario para la formación. Un curso de este tipo ofrecido por institutos privados cuesta unas 70 mil rupias (407 euros). El de la diócesis costaba de 1.500.

Mons. Arshad explica que «en 2009 el gobierno de Pakistán reservó el 5% de los puestos públicos para las minorías, pero normalmente las posiciones quedan vacantes. Después de más de 70 años, los cristianos paquistaníes son marginados, oprimidos y débiles».

Para el P. Sarfaraz Simon, coordinador del proyecto de estudio, «el desafío más grande es la falta de docentes. Queremos extender tales cursos en toda la diócesis, pero los especialistas y los servidores públicos no están disponibles en las pequeñas ciudades. Sin embargo, hemos colocado las bases. Las otras diócesis pueden inspirarse en nuestro ejemplo en este año 2020, dedicado al Año de los jóvenes».

Durante la inauguración del Año, en noviembre 2029 en la catedral del Sagrado Corazón de Lahore, los obispos lanzaron un llamado a sacerdotes, asociaciones de laicos y grupos eclesiales a formar jóvenes católicos, ayudarlos a superar las dificultades y reforzarlos dándoles responsabilidades. El P. Simon narra que «la Iglesia dirige muchas escuelas y centros de formación técnica, pero la mayor parte de los beneficiarios son musulmanes. Nuestros jóvenes permanecen sin una orientación y están privados de consejos sobre la carrera».

El sacerdote reporta al final que «el porcentaje de muchachas cristianas instruidas es mucho más elevada respecto a aquella masculina. En nuestra sociedad dominada por los hombres, las mujeres están sometidas a una constante vigilancia, ya sea en los desplazamientos como en la utilización de los celulares. Estudian en sus casas y realizan las tareas domésticas. Los varones ignoran el estudio y gozan la libertad».

sábado, 11 de enero de 2020

RABBANI, EL ASESINATO DE NISMAN



y los amigos argentinos de Irán


Miguel Wiñazki

Clarín, 11/01/2020

El 14 de agosto de 1993, en Irán se tomó la decisión de atentar contra la AMIA. Los altos mandos persas obedecieron las órdenes entonces del presidente del clero, Alí Akbar Rafsanjani. Poco antes, en 1992, habían volado la Embajada de Israel en Buenos Aires. La contigüidad temporal y el “éxito” del primer ataque no constituyen un dato menor.

El embajador iraní en Argentina, Hadi Soleimanpour, viajó tras aquella orden de Rafsanjani a la Triple Frontera entre Brasil, la Argentina y Paraguay. Allí sostuvo reuniones con jerarcas del universo del sicariato a gran escala. En Ciudad del Este opera el clan Barakat señalado por el Departamento de Estado, pero también por fuentes de Inteligencia brasileñas, como un brazo financiero y operativo de Hezbollah con probados tentáculos que lavan dinero desde la ciudad Argentina de Puerto Iguazú y también a través de Uruguay. Detrás de las maniobras de lavado hay narcotráfico, lazos y obediencia a los cuarteles generales de Hezbollah en el Líbano. Desde aquella escala en la Triple Frontera, Soleimanpour voló a Teherán y avanzó en el diseño de la estrategia con el canciller Alí Akbar Velayati.


En 2003, Soleimanpour fue arrestado en Durham, una población inglesa de 600 mil habitantes después de que el juez Juan José Galeano emitiera una orden de captura internacional contra trece diplomáticos iraníes, según él, implicados en el atentado a la AMIA. El canciller argentino en ese momento era Rafael Bielsa. Una ráfaga de cinco balazos horadó en esos días la Embajada británica en Teherán.
En 1994, en las vísperas del atentado a la AMIA, todo el aparato de inteligencia y de exportación de terror del régimen avanzaba a plena marcha. Estaba al tanto de todo, y en operaciones, el brigadier general de la fuerza Quds, Quassem Soleimani, hace días liquidado desde un dron no tripulado por orden del presidente de Estados Unidos Donald Trump. Las misiones básicas de la fuerza Quds son el reclutamiento de suicidas y el diseño de operaciones e injerencias extraterritoriales.

El encargado facilitador del atentado era el Mullah Moshen Rabbani, agregado cultural de Irán en la Argentina. Rabbani fue el coordinador de todos los contactos que actuaron en el atentado a la AMIA. Activó sus vínculos regulares con militantes pro iraníes. Con algunos de ellos siguió hablando hasta ahora. Elogió a Cristina Kirchner: “Quiso resolver todo y no la dejaron”.

La vicepresidente argentina invitó a la presentación editorial de “Sinceramente” en la Feria del Libro, a Mohsen Ali, el Sheik que afirmó que lo de la AMIA había sido un autoatentado de los judíos. Hay varios argentinos que conversaron regularmente con Rabbani como si hubiera sido un guía infalible para apurar la confección del pacto entre Argentina e Irán que buscaba liberar las alertas rojas que impedían circular fuera de Persia a los acusados por el atentado. Luis D’Elía y Fernando Esteche junto al ya fallecido padre Farinello viajaron a Irán. Contaban con el aval de Mario Cafiero, hermano de Juan Pablo y tío del jefe de gabinete, Santiago Cafiero. Llevaron una carta de apoyo a la teocracia firmada, entre otros, por Pino Solanas y Hebe de Bonafini.

Ahora, Moshen Rabbani, para desconcierto de los militantes del suicidio del fiscal Nisman, acaba de decir desde Teherán -en un programa radial amigo de Irán- que a Nisman lo mataron.
Los militantes del suicidio sin más están ligeramente perdidos. Es verdad que Rabbani no se ha caracterizado por decir la verdad. Su nueva declaración no confirma ni refuta nada. Pero lo interesante es que por alguna razón, justo ahora, después del asesinato de Soleimani, vuelve a insertarse en la polémica. Rabbani dijo también que Nisman pudo ser inducido al suicidio porque “no tenía pruebas”. Si fue así, es legalmente un homicidio.
Sus amigos tal vez no evalúan que no le temblaría la mano al venerado mullah para propulsar otro horror allí donde le parezca a él y a los suyos.

Escribió Hafez, el maravilloso poeta persa y místico sufí del siglo XIV: “No te aflijas. Tu mal será trastocado en bien”. “No te aflijas” predica con esperanza. Hafez es un maestro de la fe. Pero el mal no se trastoca en bien si se perpetra deliberadamente el mal.
Irán cosecha hoy enemigos en el Medio Oriente islámico sunnita. Arabia Saudita, Irak, Yemen, diversas facciones sirias y amplios sectores libaneses que refutan la expansión de Hezbollah en su territorio.

Alberto Nisman fue el principal acusador de Rabbani. La voz de Rabbani fue invocada otra vez y habló con el cinismo y calma, propio de su lejanía de todo tribunal imparcial.

La última escena del fiscal es la más elocuente: violentamente muerto y yaciente en el charco de su propia sangre.

jueves, 9 de enero de 2020

LO QUE NETFLIX NO MUESTRA



 el día que los custodios de Nisman derribaron una coartada de Lagomarsino

Por Darío Gallo
Infobae, 9 de enero de 2020


“La serie sobre Nisman no saca conclusiones, pero deja en evidencia las mentiras de algunos personajes”. Esta frase sobre el documental en seis capítulos que fue estrenado el 1 de enero no corresponde a un espectador cualquiera. Lo dijo Diego Lagomarsino, procesado como partícipe necesario del homicidio del fiscal que había denunciado a la entonces presidente Cristina Kirchner por traición a la Patria.

Lagomarsino aprovechó la aparición de la serie para contraatacar con su verdad: según él, no fue parte de ningún plan. Y no pertenece a ningún servicio de Inteligencia. Sin embargo, a cinco años de la muerte de Nisman, su relato sigue teniendo inconsistencias, por dentro y por fuera del expediente. Desde el primer momento que Lagomarsino saltó a la prensa para aclarar su situación dio varios datos que, andando el tiempo, chocaron con otros testimonios. Uno de los aspectos no profundizados al principio fue su declaración respecto a la ropa que vestía el fiscal cuando le fue a entregar la Bersa 22. Otra, la forma en que Lagomarsino se enteró de que había aparecido muerto su jefe y la verdadera relación que tenía con el fiscal encargado de la causa AMIA.

Una extraña aclaración


En la primera entrevista que el licenciado en informática dio a un medio nacional, habló mucho y contó su relación con Nisman, con detalles en apariencia menores, en su afán por mostrar cierta distancia en la relación jefe-empleado. A mediados de febrero, a menos de un mes de la muerte del fiscal, le dijo al periodista Pablo Plotkin: “Me chocaba verlo con ropa de gimnasia. De hecho, cuando fui ese sábado al departamento, me acuerdo que no me chocó. Estaba con jean y camisa, ponele. Era un tipo muy clásico para vestirse". ¿Qué finalidad tenía en esa entrevista saber los gustos de moda de Nisman? ¿Por qué Lagomarsino reveló que “ese día” no le chocó porque estaba con jean y camisa?

El especialista en informática reafirmaba en la prensa algo que había dicho con menos detalle en su declaración del 19 de enero ante la fiscal Viviana Fein. Así quedó asentado en prosa judicial: “Que cree que Nisman estaba vestido con un pantalón largo. Que se retiró por la puerta principal…”.

Si Nisman estaba vestido con pantalón largo -y no como le chocaba a Lagomarsino de pantalón corto-, eso permitía deducir que había pasado un buen lapso de tiempo desde que le entregó el arma y se produjo la muerte violenta que conmovió al país porque el fiscal apareció con un tiro en la cabeza en su baño, con las ropas ensangrentadas: una remera blanca y un pantalón corto, “la ropa de gimnasia”.

Los dichos de los custodios lo contradicen

Pero cuando comienzan a tomarse los testimonios también declaran los custodios, entre ellos el sargento Néstor Durán, que había subido junto a Lagomarsino el sábado 17, alrededor de las 20. Ambos serían los últimos en ver con vida al fiscal. Cuando le preguntaron al policía por la ropa de Nisman dijo que creía haberlo visto con “bermudas oscuras y una remera blanca”. Con esas prendas, que vio Durán y no Lagomarsino, apareció muerto el hombre que había provocado un revuelo internacional con su denuncia contra medio gobierno por el Pacto con Irán.

No llamaría la atención que dos testigos puedan recordar cosas diferentes, lo llamativo es el esfuerzo que puso Lagomarsino cuando le aclaró al periodista que le molestaba cuando Nisman se vestía con ropas de gimnasia, y que justo el día que fue a entregarle el arma “no le chocó porque estaba de jean”.

La serie de Netflix vuelve a poner en primer plano a los protagonistas del caso Nisman: desde Stiuso a Lagomarsino
La serie de Netflix vuelve a poner en primer plano a los protagonistas del caso Nisman: desde Stiuso a Lagomarsino
El 20 de abril de 2015, tres meses después de la conmoción nacional por la muerte de Nisman, declaró el suboficial Armando Niz, el custodio que subió con Sara Garfunkel, la madre del fiscal, y descubrió el cadáver que no dejaba abrir la puerta del baño. “¿Cómo concluyó que era Nisman quien estaba detrás de la puerta?”. “Por el short y remera”, respondió Niz. Y agregó: “Cuando estaba en su casa andaba vestido con short y remera o con pijamas. Andaba descalzo en su casa. Reconocí la ropa que tenía puesta. El short era negro y la remera de mangas cortas color blanca”. El policía Niz había reconocido al fiscal por la ropa que llevaba Nisman el día anterior, cuando Lagomarsino le entregó el arma.

En las fotos que se tomaron durante el levantamiento de pruebas, pese a que la cama estaba desarreglada como si Nisman hubiese dormido la noche anterior, se puede ver el pijama doblado, sin usar, prolijo sobre una butaca. El horario de la muerte de Nisman primero se ubicó al mediodía del domingo, pero luego se demostró que podría haber sido más cerca de la hora en que Lagomarsino lo visitó en el crepúsculo del sábado. ¿Llegó a dormir el fiscal esa noche?

Los testimonios de los custodios que contradijeron a Lagomarsino le hicieron corregir sus declaraciones. Cuando el fiscal Eduardo Taiano lo llamó a indagatoria el 14 de noviembre de 2015, el ahora acusado de partícipe necesario cambió su declaración. Aprovechó cuando le preguntaron si Nisman echó llave cuando lo hizo pasar al departamento aquella tarde de sábado y Lagomarsino respondió: “No lo sé, cuando entré al departamento cerró la puerta y luego puso la traba de arriba con rosca, sin llave. Siempre hacía eso. No recuerdo cómo estaba vestido”, dijo como al pasar. De aquel detalle de “jean y camisa” a este olvido solo habían pasado nueve meses.

La tumba del fiscal Alberto Nisman en el cementerio judío de la Tablada. Su cuerpo se descubrió el 18 de enero de 2015, pero la noticia estalló en la madrugada del día siguiente
La tumba del fiscal Alberto Nisman en el cementerio judío de la Tablada. Su cuerpo se descubrió el 18 de enero de 2015, pero la noticia estalló en la madrugada del día siguiente
La estrategia de Lagomarsino para alejarse de la hora de muerte de Nisman naufragó hasta en el expediente, pero llama la atención que una “mente brillante”, como lo definen algunos de sus conocidos, caiga en esos errores no forzados. O tal vez es una coartada adecuada para que las miradas se desvíen en detalles y no en otras cuestiones incómodas que derivan de las sospechas iniciales: por qué tenía una cuenta con 600.000 dólares en el extranjero compartida con Nisman y Sara Garfunkel, cuál era su verdadera relación con los servicios de inteligencia y por qué tuvo que hacer callar la espontaneidad de sus padres. Pero esa es otra historia.

martes, 7 de enero de 2020

CAMPING FEMINISTA




“Tomen la educación y la cultura, y el resto se dará por añadidura”. 
Antonio Gramsci


Guillermo López Guillerman


Tribuna de Periodistas, 6-3-20


Es interesante ver como ciertas ideologías están “autorizadas” a sobrepasar cualquier límite sin tener que responder por ello. Estas, si no son apoyadas y recompensadas, al menos reciben una mirada condescendiente.

Valga como ejemplo, la condena pública ejemplar que recibió un egresado disfrazado de “muerte del feminismo” (no de aprobación al femicidio como dicen las extremistas), al tiempo que una egresada de medicina muestra con total impunidad una pancarta anunciando que va a entregar drogas abortivas a “las pibas” (un delito), o que Hebe de Bonafini dice alguna animalada.

Pero este no es el tema de este artículo. Voy a referirme al “camping feminista” organizado por LatFem y avalado por Ciudad Cultural Konex, cuyo director es Andy Ovsejevich, hijo del propio fundador de Konex.

Ovsejevich, además, es miembro del Consejo Cultural de CABA, cuyo director, Jorge Telerman, hace poco agradeció a "les consejeres" por la tarea cumplida y señaló que el Consejo es un espacio plural, multidisciplinario y diverso de pensamiento, apartidario aunque no "aideológico".

Claramente este Consejo es promotor de la ideología posmodernista de género. Entre sus ejes de acción, está el “eje de género”, donde procuran “impulsar acciones que faciliten la incorporación de personas trans, travesti y no binarias” e “implementar presupuestos con perspectiva de género”.

Están muy preocupados por la cuestión de género, pero no dedican ni una palabra, por ejemplo, a los discapacitados, a los ancianos, a los niños de bajo recurso o a los aborígenes (mal llamados pueblos originarios pues en realidad todos somos originarios de África).

Cuando leo las prioridades de este Consejo me pregunto: el Consejo Cultural, ¿debe ser “ideológico”? ¿O debe elevarse más allá de ello?

Pero volvamos al “campamento feminista” de LatFem y el Centro Cultural Konex.

Dentro de su programa brinda un taller que textualmente se llama: “cómo convertirme en brujx feminista. Taller para chicxs de 5 a 12 años, por Escuela de Brujas Feministas”. Esta estrategia es metodológicamente muy parecida al adoctrinamiento del fascismo italiano aplicado a niñas de 6 años y de entre 8 y 14 llamadas las hijas de la loba y las Piccole Italiane respectivamente; o para con las jóvenes de entre 10 y 18 años, llamadas la Liga de Muchachas Alemanas, rama femenina de las Juventudes Hitlerianas.

Otra de las interesantísimas actividades del campamento será “ESI para mapadres”. Busqué por todos lados a ver qué diablos significa “mapadres” y no tuve éxito. Quizás sean madres solteras o separadas que hacen de padre y madre a la vez (¿lo contrario sería pamadre?), o quizás sean mujeres que hacen de padre en parejas homosexuales. No sé, es demasiado confuso.

Lo que es muy claro, es que ambas propuestas utilizan la posición de poder del adulto ¿responsable? para transmitir conceptos ideológicos a menores, sea en forma directa o a través de la ambigua ESI (inteligentísimo caballo de Troya usado para instalar el adoctrinamiento del posmodernismo).

Otro taller será “perreo para todas las identidades excepto hombres heterocis a cargo de Twerk Lesbiano”. Considero al perreo una versión burda y ordinaria de un baile erótico; es elevar a la sexualidad animal de un perro por sobre la sensualidad propia del ser humano. Más allá de lo nefasto que me parece este “baile”, lo cierto, es que la exclusión puntual de los hombres heterocis de este taller, demuestra que el feminismo actual destila odio hacia los hombres (misandria) y que es absolutamente discriminador.

¡Y además reniega de la estética! De más está decir que las expresiones verbales y físicas que se observan en las marchas de las feministas extremas, son mínimamente desagradables. Esto no es casual, va en línea con las premisas del posmodernismo, el cual hace culto a lo feo y vulgar. Valga como ejemplo la obra maestra del “artista” Piero Manzoni: 90 latas llenas con su materia fecal, una de las cuales fue subastada en 275.000 euros.

Ojo, creo que cada quien tiene derecho a hacer con su dinero lo que quiera. Pero de ahí a que “todos” tengamos que consentir que ESO es arte o que debamos aceptar que una persona desarreglada, sucia u obesa conforme para nosotros una expresión estética válida, hay mucha distancia.

Respeto el derecho de cada persona a hacer lo que quiera con su vida, pero de ello no se desprende que apruebe y esté de acuerdo con su posición, y mucho menos consiento que deba auto-censurarme y callar. Tengo el mismo derecho a expresarme por medio de la palabra, que el que otros tienen de hacerlo a través de sus actos y de sus cuerpos; el límite es el derecho ajeno.

En esta línea, considero autoritario el imperativo del título de la actividad: “desearás mi cuerpo, movimiento gordx y sexualidad”. Más allá de los motivos médicos (los más importantes) por los que no avalo la obesidad, estoy en contra de la exigencia del “desearás”, la que me obliga a renunciar a mis valores estéticos y a mi libre albedrío. Esto va en línea con lo de las latas de excremento y con la renuncia a mis valores éticos escondidos en la ESI.

Algunas propuestas resultan hasta simpáticas: “Astrología Queer, a cargo de Astromostra”. En cambio otras son cercanas al adiestramiento militar, por ejemplo el “taller para ir a nuestras marchas: consignas, pancartas, remeras, canciones y glitter”. Fieles discípulas de Gramsci, padre del comunismo cultural, han reemplazado el Muro de Berlín por el muro al pensamiento crítico. Ahora no encierran el cuerpo de las personas sino sus mentes.

Y la cereza del postre: “justicia feminista, redes y estrategias”, a cargo de Sabrina Cartabia. Es interesante ver cómo han olvidado (incluso esta abogada) el fundamento central de la justicia: esta debe tener sus ojos vendados para que sea imparcial, para que todos seamos iguales ante la ley.

Cada quien tiene el derecho de hacer y decir lo que quiera, mientras no afecte a un tercero. Estas personas tienen todo el derecho a llevar adelante este campamento, así como yo tengo el derecho a opinar sobre el mismo.

A lo que nadie tiene derecho, es a manipular la mente de los niños, de adoctrinarlos y de sembrar en ellos el odio hacia el prójimo.