martes, 17 de enero de 2017

LA CORRUPCIÓN, UNA FORMA DE CONTROL SOCIAL

                       

                                   Alberto Buela (*)

En un artículo reciente titulado Un gobierno sin obedientes, afirmábamos que: “Luego de un año de gobierno y llegando a los días finales del 2016 el gobierno argentino tiene formalmente el poder pero no logra la obediencia de casi nadie. En términos clásicos podemos decir que tiene el poder pero carece de imperio”.
Es que la crisis de autoridad tiene profundas raíces que vienen de lejos. El exceso de propaganda política oficial, las mentiras o medias verdades oficiales del gobierno o de los intereses de los mass media, han estimulado el descreimiento popular.
Incluso aquellos que históricamente han ejercido la autoridad: padres, maestros, sacerdotes, magistrados, sindicalistas, dirigentes políticos y empresariales, todos han sufrido una pérdida de credibilidad y por lo tanto han tenido y buscado logar la obediencia a través de la corrupción, bajo la forma de soborno, chantaje, subsidios, planes sociales, cargos y puestos en el Estado.
Se debilitó la lealtad institucional del funcionario del Estado, pero también de los actores de la sociedad civil. El gran filósofo Hegel llegó a sostener que la verdadera y eficaz revolución social estaba en manos del incorruptible funcionario del Estado prusiano. Pero ese funcionario convencido y orgulloso de sus funciones, identificado con su institución, no existe más. Hoy el funcionario político –ministro, secretario, subsecretario, director y subdirector nacional- usa el cargo para su promoción personal y progreso individual. Su puesto, afirma el gran sociólogo norteamericano Christopher Lasch, es utilizado para gastar fondos públicos a manos llenas y a dispensar gratificaciones a amigos y allegados y a rodearse de lujos[1]
Lo grave es que la corrupción no se limita a los funcionarios del Estado sino que se extiende a todas las instituciones de la sociedad civil. La corrupción de los padres en familias enteras de ladrones y narcotraficantes, la corrupción de los maestros que cambiaron la vocación docente por el alumno como rehén salarial, la de los magistrados que al castigar mal se hacen socios del delincuente, la de los empresarios que dejaron de lado el riesgo empresarial por la coima y el soborno para conseguir obras del Estado, la del sacerdote que no sale de la sacristía, mientras cobra el cómodo sueldo de capellán del Estado, la del profesor universitario que repite mecánicamente razonamientos y lecturas que nunca lo comprometen a cambio de un suculento sueldo mensual.
Todas estas corrupciones van creando en el ciudadano de pie un control social imperceptible para férreo. Creando lo que se llama el pensamiento políticamente correcto, el discurso único y la conducta uniforme. Porque el objetivo es evitar conflictos y enfrentamientos entre las autoridades y sobre los que se quiere imponer la autoridad.
Es por ello que las autoridades postmodernos no desean resolver los conflictos sociales, sino solo administrarlos y si es posible a través de alguna otra persona que no sean ellos. Y como la resolución amistosa de los conflictos sociales es casi imposible, las autoridades adoptan las diferentes formas de corrupción para lograr el control social. 




[1] Refugio en un mundo despiadado, Gedisa, Barcelona, 1984, p. 257

ARGENTINA PENSADA CON CABEZA PROPIA

                       

                                              Alberto Buela (*)

El circuito de las ideas políticas, sociales, económicas y culturales de la Argentina actual es el siguiente: viene una idea, siempre de afuera, que está de moda, por ejemplo: el progresismo, el multiculturalismo, el igualitarismo, el dios consenso, el derrame de dólares, la función social de los agentes de la Mossad, el indigenismo; agregue cada uno el ítem que quiera.

Eso es elaborado y difundido en forma positiva y alabanciosa por los grandes mass media, pero como los que escriben y hablan son periodistas y locutores, de hecho son ellos los que fabrican el discurso único que recibe la masa del pueblo. Este circuito de ideas se cierra cuando los periodistas y locutores llaman a los eruditos, que son quienes justifican dicho discurso.
Finalmente, como todo discurso exige el paso a la acción, los actores políticos, sociales, económicos y culturales lo llevan a la práctica sin juicio crítico ni criterio propio.

Con nombres propios el circuito sería así: llegada de los agentes de la Mossad como mochileros benefactores, Clarín, La Nación y Página 12, luego América y Fantino lo difunden, como erudito Sergio Berensztein lo justifica, como ejecutora Patricia Bullrich lo realiza.
Otro ejemplo. Llegada de la idea de consenso como principio de la acción político cultural y no como meta, como debería ser. Clarín, La Nación y Página 12 como difusores, luego Canal 13 con Pagni y Morales Solá, como eruditos Rosendo Fraga y Rozitchner lo defienden y como ejecutores Avelluto y Lombarda lo realizan.
Estudiemos un caso para que se vea cómo funciona el circuito de las ideas.

El multiculturalismo alabado e introducido por los antropólogos culturales norteamericanos nos viene a decir que la idea de Estado nación tiene que dejar su carácter de unitario (es una contradicción in adjecto plantear un estado plurinacional como el caso de Bolivia)[1] para exaltar las diferentes culturas minoritarias que lo componen: los indios, los gay, los diferentes grupos inmigratorios, los combatientes de Malvinas que no combatieron, los exiliados de la dictadura por voluntad propia. Es decir, el multiculturalismo disuelve la eticidad del Estado en una multiplicidad de derechos subjetivos, poniendo en riesgo la misma existencia del Estado nación.

Ante esto sostenemos; que al multiculturalismo hay que oponerle la idea de interculturalismo, nosotros, y sobre todo los argentinos, somos muchas culturas al mismo tiempo. Conviven en nosotros, constituyen nuestra identidad, muchas culturas de manera armónica, que terminan configurando una original: la cultura criolla. Esto es, no somos ni tan europeos ni tan indios. Tanto comemos un pato a la naranja como una pizza, un puchero como un fatay, pero todos terminamos comienzo asado y milanesas (que en Milán no se comen). 

A propósito de esto recuerdo una anécdota: vino un filósofo francés de visita y lo llevé el domingo al Tigre, cuando bajamos de la autopista y pasamos frente a hacoaj, el club de campo de la numerosa y enriquecida colectividad judía argentina, me observa el profesor la cantidad de humo que salía de las diversas chimeneas, a lo que en sorna respondo: deben estar adorando a Mamón quemando incienso. Pas posible, incroyable. No, profesor, le respondí, están comiendo asado.

La vieja idea de que somos un crisol de razas es una idea acertada y explica, en parte, lo que queremos decir, siempre y cuando, que ese crisol se inserte en un proyecto nacional común. Los hombres no valemos simplemente por lo que somos cuando caemos a la existencia sino que valemos por lo que hacemos. Uno no es noble por ser hijo de nobles, uno es noble cuando realiza actos nobles. Así como las ideas generan la acción, la acción transforma al hombre en lo que termina siendo. En definitiva, serás lo que haces.

La Argentina pensada con cabeza propia tiene que logar imponer un discurso antiglobalista, soberanista e identitario. Hoy la situación mundial nos es propicia: Trump ganó en yanquilandia, Putin gobierna Rusia, China es socia de todos pero no se casa con ninguno. Los tres grandes se desarrollan y prefieren a sí mismos. Esto es, refuerzan cada vez más sus Estados nacionales. Bueno, es hora que hagamos lo mismo. Tenemos que recuperar la idea de soberanía. Y para ello se necesita decisión propia y autónoma.
Para que una acción sea eficaz se necesita la convergencia de hombres, medios y acontecimientos. Estos últimos, por lo que vemos, nos son propicios, contamos con los hombres (en Argentina hay miles de hombres “que se dan cuenta”, solo nos faltan los medios. Será cosa de conseguirlos.






[1] En un reciente artículo el politólogo Miguel Ángel Barrios critica a García Linera quien sostiene la idea de un Estado continental plurinacional: “Se vuelve difícil de entender esta categoría porque en verdad somos una Nación fragmentada en múltiples Estados. Una Nación en la diversidad, donde lo común es lo ibérico y la diversidad reside en la riqueza de nuestros etnias originarias y las diferentes formas que tomó el mestizaje con sus choques y confluencias”.

viernes, 13 de enero de 2017

LAS FARC



el Foro de San Paulo y compañía van por todo Latinoamérica

por María Celsa Rodríguez

Informador Público, 12-1-17

El grupo terrorista FARC de Colombia y otros grupos peligrosos de la región latinoamericana, luego de la reunión del Foro de Sao Paulo en Europa, parecen haber modificado su estrategia para tomar el poder en toda la región por medio de la violencia, y esta vez lo harán fortalecidos con dinero del Islam radical.

De acuerdo a recientes informaciones recibidas, sabemos que las FARC colombianas estarían operando en la cordillera patagónica, a través del puente de acuerdo tendido con la comunidad Mapuche, buscando sembrar el terror al tiempo que dicen “atacar al capitalismo”, con el supuesto objetivo de recuperar su territorio en la Patagonia mediante la expulsión de los actuales propietarios de esas tierras y de las empresas transnacionales allí instaladas.

Desde hace varios años se sabe que en la zona de La Araucanía en Chile, donde reside un grupo de la etnia mapuche, que también se encuentran diseminados en las provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut en Argentina, estaría siendo entrenado por miembros de las FARC. Es más, la Cámara de Diputados chilena creó una comisión especial para investigar la inseguridad en la región de La Araucanía, donde se estaban dando focos delictivos de carácter terrorista (incendios forestales, destrucción de inmuebles, etc.) y la vinculación de ciudadanos chilenos en actividades paramilitares y su entrenamiento por parte de las fuerzas terroristas colombianas.

La cordillera patagónica es un ambiente ideal para el entrenamiento militar de alto impacto, ya que cuenta con bosques y montañas similares a las de la geografía colombiana, y en materia fronteriza, se sabe que Argentina tiene un nulo control en los cruces de frontera, lo que lo hace altamente propicio para sus propósitos.

¿Cuál es el propósito de esta nueva alianza?
Las FARC buscan extender sus territorios para desarrollar actividades terroristas, donde el tráfico de drogas ilegales constituye la mejor forma de financiarse. De manera similar a la que operan sus aliados del narcoestado de Bolivia que financian sus “revolución” masista con la cocaína e impulsan el enfermizo ideal de un “Evo eterno”.

La droga de las FARC se distribuye a través de las rutas ecuatorianas y va con destino a España, Nicaragua, Estados Unidos, Japón y Singapur. Con bases en México y Venezuela. Algunas de estas rutas son de las FARC y otras son de otros carteles de narcotraficantes y se paga un “impuesto” para usarlas. Siendo Tumaco (en Colombia) la sede central más grande de la droga.

Los guerrilleros son entrenados para manejar el negocio del narcotráfico, la venta de armas, y para encargarse de administrar de manera efectiva “los cristalizaderos”, donde se trabaja la pasta base de cocaína para convertirla en cocaína pura de máxima calidad, y luego poder distribuirla por distintas partes del mundo, siguiendo distintas rutas de Latinoamérica, por eso necesitan asentarse en puntos claves del territorio, para instalar depósitos fraccionadores para su posterior exportación. [3]

Por eso es tan importante para ellos lograr el control territorial, y el acuerdo de “paz” decretado por el Presidente Juan Manuel Santos, evidencia un propósito aún más oculto para el público en general, que es el de perpetuarse en el poder en Colombia.

Desde los años 60 hay una búsqueda constante de las FARC de establecer “zonas de reservas campesinas”, para controlar el cultivo de la hoja de coca utilizando el discurso socialista como una estrategia de convencimiento popular para obtener más poder. Ahora, buscan utilizar a los mapuches con ese objetivo, y Argentina y Chile se convertirán así en su centro de operaciones.

Actualmente, las bandas criminales (Bacrim) que operan en el territorio colombiano con aliados estratégicos como el ELN y las FARC, son los que están manejando el negocio. Pero se sabe que también hay otros grupos guerrilleros disidentes de las FARC apoyándolos. También están Los Rastrojos, el Clan Úsuga y los grupos disidentes del ERPAC y desprendimientos de los cárteles de México que se asociaron para transportar drogas ilegales hacia los Estados Unidos.

El narcotráfico hoy esta ligado al mundo empresarial con sus propias ramas de operadores, especialistas y asesores que manejan esta multinacional del delito que mueve miles de millones de dólares por día, gracias a sus sucursales en toda Latinoamérica, y la complicidad de sus representantes políticos dentro de los gobiernos del socialismo del Siglo XXI. En Argentina fue el gobierno de los Kirchner, asociado con Cuba y Venezuela, los que dieron las llaves para que la droga colombiana ingrese al país para consumo interno y exportación. Las zonas calientes son la Provincia de Buenos Aires, Rosario y el norte del país, donde cuentan con centro de aterrizaje, campos de fraccionamiento, concentración y depósito desde donde se exporta la droga.

Por otro lado “los jefes disidentes de las FARC que fueron expulsados de esa guerrilla por no asumir sus directrices, formaron una alianza con la banda criminal de origen paramilitar llamada Clan del Golfo para proteger sus rutas de narcotráfico”, se sabe que “cuentan con al menos 300 guerrilleros de las FARC en sus filas” y mantiene relación con el Cartel de los Soles, de Venezuela, operando en las fronteras de este país y de Ecuador, y su modo cruel de operación es reclutar jóvenes y mujeres, bajo amenaza y extorsión.[1] Fuentes especializadas estiman que las guerrillas activas, cuentan con más de 13.000 integrantes diseminados en toda Latinoamérica.

Una de las evidencias más fuerte, es la que hace el abogado Felipe Silva entrevistado por la Revista “Que Pasa”[2] donde expone “un informe sobre un “documento de más de 400 páginas que le entregó el edecán del entonces ministro de Defensa, Juan Manuel Santos -hoy presidente de Colombia- y que acusa un vínculo de las FARC y grupos mapuches, y de los lazos que el grupo guerrillero mantuvo con el Partido Comunista (PC)”. Pero Santos decidió no hacer nada al respecto, y hoy decidió unilateralmente rendir a su país ante las actividades extorsivas de los grupos terroristas.

“La cantidad de ataques, el orden con que actúan, la logística, la capacidad para hacer daño y replegarse evidentemente corresponden a personas que recibieron instrucción armada. Y aquí no se hizo nada”, dice el abogado. “Un conjunto de correos electrónicos encontrados en el computador de Raúl Reyes, el segundo hombre más importante de las FARC, y el encargado de la propaganda internacional del grupo terrorista, abatido en marzo de 2008– y cuyo contenido íntegro siempre se mantuvo bajo total confidencialidad” ¿Por qué?

“Si bien nunca se hizo público el contenido completo de la carpeta, el conflicto político fue evidente: varios de los ministros de entonces acusaron a Piñera y Espina de “ser parte de una operación política y personas que pusieron temas de política exterior y seguridad nacional como temas de política interna”. Muchos, incluso, pusieron en duda la veracidad del informe y lo tildaron de “montaje”. Asimismo “la justicia consideró que los correos electrónicos no eran una prueba legal, al haber sido incautados en territorio ecuatoriano, sin las autoridades de ese país. Arias afirma que efectuaron una investigación “profunda y exhaustiva”. Y que si bien, pudieron probar la vinculación del PC con las FARC, las conductas no eran constitutivas de delito en Chile. Lo que sí comprobó es que una decena de mapuches viajaron a campamentos colombianos, y que luego estuvieron vinculados a actos criminales en Chile. “Hubo presos, pero la mayor parte de ellos salió en libertad”.

“Creo -piensa el abogado- que hay un desaprovechamiento de esta información para calificar estos delitos como corresponde: asociación ilícita o que se haya aplicado la Ley de Seguridad Interior del Estado para tipificarlos de alguna forma. El tema es que no lograron judicialmente solucionar el problema. Los cabecillas después de seis años siguen intocables, los daños se están multiplicando, las zonas de conflicto se han ampliado y la capacidad que tiene el Estado de reaccionar es nula”. Seguramente no se hizo nada porque Santos y las FARC mantienen un acuerdo oculto.

Porque Juan Manuel Santos, a quien han apodado “el sastre de las FARC”, esconde obscuros negocios con ellos, que a la larga convertirán a Colombia en un país expuesto al narcotráfico peor de lo que es hoy Venezuela. Santos ha traicionado a los colombianos y a la Constitución y detrás de su imagen de Premio Nobel de la Paz, hay un guerrillero discípulo del finado Fidel Castro.

Mientras tanto, la Ministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich aún no ha entendido la magnitud del problema, y no creemos que está en condiciones ejecutables de solucionarlo, porque no tiene ni la capacidad ni los hombres con el entrenamiento, el conocimiento y la estrategia para hacer frente a la problemática del narcotráfico y la fortaleza delictiva de la guerrilla colombiana.

Como dijo el ex Presidente Uribe: “Las FARC han tenido dos triunfos que nunca habían esperado y que los concedió Santos: uno es el reconocimiento por parte de Estados Unidos y de Europa a pesar de que es el cartel narcoterrorista más grande del mundo. Ahora quieren imponer, a través de los acuerdos, un camino marxista leninista […] Nosotros tenemos que defender nuestra democracia contra eso” Y Álvaro Uribe sabe como defender Colombia. Quizás él es el camino.

El mal es el Foro de Sao Paulo
A mediados de diciembre pasado se reunieron en Berlin, Alemania, el Partido de la Izquierda Europea, el Foro de Sao Paulo y los cabecillas del islam radical con sus petrodólares. Allí supuestamente analizaron el proceso de desarrollo del socialismo en Cuba, qué pasará después de la muerte de Fidel Castro, y cómo reorganizarse. La realidad es que se reorganizaron para exportar a toda América Latina su ideología de muerte y miseria, como ya lo han hecho efectivamente en Cuba y Venezuela. La reorganización y el crecimiento de estos frentes violentos nos debe preocupar a todos, ya que buscan infiltrarse con crudeza en todos los espacios de poder y en la toma de decisiones de las agendas políticas y económicas con el propósito de vitaminizar las políticas populistas, debilitar y quebrar las ideas liberales y republicanas de occidente, donde la familia es el núcleo principal de la sociedad. Operando a través de movimientos “sociales”, sindicatos, partidos políticos, centros de estudios y ONGs, impulsan sus peligrosas ideas, atacando el libre comercio, la propiedad privada y la libertad individual, reemplazándolos con narcotráfico, corrupción, ignorancia, resentimiento y pobreza para toda Latinoamérica.

Referencias:

[1] http://www.efe.com/efe/america/politica/varios-disidentes-de-las-farc-y-exparamilitares-se-alian-por-el-narcotrafico-segun-un-diario-colombiano/20000035-3125999

[2] El enviado especial

http://www.quepasa.cl/articulo/actualidad/2015/07/1-17311-9-el-enviado-especial.shtml/

[3] http://www.cnn.com/video/data/2.0/video/spanish/2016/09/30/cnnee-conclusiones-intvw-exguerrillero-farc-narcotrafico-armas.cnn.html


* Informe especial de María Celsa Rodríguez para la Fundación Hacer: http://www.hacer.org/

NARCOTRÁFICO


 No a la estrategia norteamericana

por Carlos Pissolito

Informador Público, 11-1-17

Lo hemos sostenido siempre, la Estrategia depende arquitectónicamente de la Política. Le corresponde a la primera fijar el fin, los límites y las condiciones de empleo de la segunda. Por su parte, esta última, es la responsable de seleccionar los medios conducentes para obtener el fin impuesto por la Política. También, en el proceso previo que lleve a estas decisiones, puede ella asesorar a la Política sobre la mejor forma de hacerlo.

Es muy probable que tarde o temprano los decisores políticos argentinos le ordenen a sus FFAA emplear sus medios de combate para contener el avance del narcotráfico. Llegado a este punto hay varios temas que necesitan ser clarificados antes de que se tomen las decisiones políticas pertinentes y se inicien las operaciones. Los que van desde el marco legal hasta el adiestramiento y el equipamiento que esas fuerzas necesitarían.

Temas que ya hemos tratado en otros artículos. Nos interesa, ahora, como reza el título del presente, aconsejar que no es conveniente seguir la estrategia norteamericana en este tema.

Para empezar, podemos decir que las Naciones desarrollan a lo largo de su historia una determinada personalidad. Llevado ésta al campo de la Estrategia vemos que los EEUU tienen una muy particular, dada su larga trayectoria bélica.

Cada vez que ese país debió enfrentarse a insurrecciones armadas de carácter asimétrico apeló a lo que ellos denominan como la estrategia del descabezamiento. Una destinada a la captura o a la eliminación física de la conducción o de los “kingpins” de los grupos insurreccionales.

En épocas tan lejanas como la Guerra Filipino-Norteamericana, a fines del siglo XIX, la conducción estratégica norteamericana se empeñó en capturar a Emiliano Aguinaldo, el líder de la rebelión filipina contra la ocupación norteamericana.

Más recientemente, la misma estrategia se empleó contra Osama bin Laden y la conducción de la red terrorista al'Qaeda, entre otras tantas.

Procediendo de esta manera, los estrategas norteamericanos rinden culto a sus creencias en Carl von Clausewitz y su favoritismo por la destrucción física de sus adversarios. Lamentablemente, al hacerlo incurren en varios errores derivados de aplicar una teoría estratégica -la de Clausewitz- a una forma de conflicto de naturaleza distinta al previsto por este pensador.

Ya lo hemos dicho antes y lo repetimos: los conflictos modernos, especialmente los asimétricos, exigen que se tengan en cuenta los factores psicológicos y, especialmente, los morales que los afectan.

No hacerlo, no solo es desconocer su naturaleza, es condenar a las operaciones militares destinadas a contenerlos a un fracaso anticipado.

Específicamente, la estrategia norteamericana aplicada a la lucha contra el narcotráfico se la puede ver materializada en la que siguen las fuerzas armadas mexicanas que reciben sus consejos.

Hasta donde sabemos, es el gobierno del Presidente Felipe Calderón cuando México adopta la metodología de capturar o matar a los “kingpins”, los líderes de los poderosos carteles de la droga. Una metodología que ha sido seguida y aumentada por el actual presidente, Enrique Peña Nieto.

Pero, como señala acertadamente un estudio dirigido por la investigadora Beatriz Magaloni de la Universidad de Stanford: "Con este modelo, se ha derivado en el aumento y recrudecimiento y recrudecimiento de la guerra inter-cártel e intra-cártel, y la fragmentación de las organizaciones en células."

Llegado a este punto, solo resta señalar cuál debería ser una estrategia acorde con la finalidad de contener al narcotráfico.

Ya lo hemos dicho y lo repetimos. Para hacerlo no necesitamos apelar a ninguna doctrina extranjera sino a nuestra propia experiencia operacional. Me refiero a la obtenida por nuestras fuerzas de paz en el difícil entorno de la MINUSTAH (Haití).


No nos vamos a reiterar. Para aquellos interesados en conocer esta experiencia lo remitimos a nuestro libro: "Las FFAA en otras operaciones diferentes a la guerra" y disponible en la Internet a través de este vínculo: https://drive.google.com/file/d/0B4_Oajmq32tteElNaG1fUjE3RmM/edit

martes, 10 de enero de 2017

DIFICULTADES CON LA VERDAD


Por Gonzalo Neidal

Afil, 9-1-17

Hace un par de años, con la reaparición del nieto de Estela de Carlotto, Ignacio Urban, existió un conato de conflicto entre los deseos del joven y la resolución judicial que era de rigor para estos casos: condenar a padres de crianza, acusarlos de “apropiadores” y cambiar nombre y apellido del nieto hallado.

Esta vez las cosas han ido más allá y el conflicto se planteó en la Justicia, donde se ha resuelto aunque no todavía de un modo definitivo.

El Tribunal Oral Federal 4 de la Capital Federal ha autorizado a Hilario Bacca a usar su propio nombre y apellido rechazando el pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo para que le sea impuesto el de sus padres biológicos.
Las Abuelas quedaron furiosas con el fallo. Estiman que constituye “una afrenta a su memoria”, a la de Hilario Bacca. También, que se “vulnera los derechos de los familiares de los desaparecidos”.

Próximo a cumplir 39 años, Hilario Bacca acaba de ganar un juicio que lo habilita a utilizar su propio nombre, el que ha tenido desde que fue adoptado por sus padres de crianza y no el de sus padres biológicos. La razón de su preferencia es bien simple: para él, sus padres son quienes lo criaron, cuidaron, educaron. Sabe que es hijo de una pareja de desaparecidos pero no siente inclinación alguna respecto de construir un vínculo con sus ancestros biológicos. Esta preferencia se funda, naturalmente, en el amor y seguramente el agradecimiento hacia sus padres de toda la vida. Más aún: sus padres adoptivos lo incitaban a buscar su origen y era el propio Bacca quien no se interesó por remontar su propia historia biológica.

Hilario Bacca ha vivido como un martirio el empecinamiento de la agrupación HIJOS y de las Abuelas de Plaza de Mayo, por obligarlo a encontrar su origen biológico. Describe la situación como una persecución que incluyó allanamientos a su propiedad a los fines de obtener el ADN que él no quería aportar pues no deseaba establecer un vínculo con su familia biológica.

Sus padres adoptivos fueron condenados y Bacca intentó establecer una relación con sus abuelas de sangre pero no lo logró. Él dice que no sentía nada hacia ellas y que, además, ellas cuestionaban a quienes lo adoptaron, o sea, a sus padres de toda la vida. Ahora, el Tribunal Oral Federal 4 de la Capital Federal ha autorizado a Hilario Bacca a usar su propio nombre y apellido rechazando el pedido de las Abuelas de Plaza de Mayo para que le sea impuesto el de sus padres biológicos.

Las Abuelas quedaron furiosas con el fallo. Estiman que constituye “una afrenta a su memoria”, a la de Hilario Bacca. También, que se “vulnera los derechos de los familiares de los desaparecidos”.

Un complejo de razones de ambos lados donde intervienen factores emocionales, políticos, jurídicos y, sobre todo, ideológicos. El encuentro de los hijos de desaparecidos es una aspiración legítima, por supuesto. Pero cabe plantearse qué sucede cuando el nieto privilegia de un modo excluyente el vínculo con sus padres adoptivos, tal como ocurre en este caso. Al parecer, eso resulta inaceptable para los abuelos biológicos que normalmente catalogan como “apropiadores” a los padres que casi siempre de buena fe los adoptaron, les dieron una familia, los educaron, cuidaron y protegieron. Bacca ama a sus padres adoptivos y para él su familia biológica no significa nada importante.

Cabe preguntarse entonces si su voluntad, su decisión, sus afectos y su opinión no cuentan para nada en las decisiones de las Abuelas de Plaza de Mayo. Pareciera que ellas, que sin duda han padecido profundos desgarramientos por la desaparición de sus hijos, ahora valoran al nieto encontrado como un trofeo político más que como una persona cuyos sentimientos, necesidades y preferencias son importantes.

El nieto que buscaban fue encontrado. Pudieron constatar que goza de buena salud, que recibió amor, educación y verdad. Cuando tenía 4 años, sus padres le información su condición y luego lo incitaron a buscar su familia de origen. Sus padres lo llevaron desde una prisión sangrienta hacia un hogar; podría decirse que le salvaron la vida. Y luego fueron condenados a 6 años de prisión. ¿No merece ser respetada la decisión de Hilario Bacca de usar su apellido y no el de sus padres biológicos? ¿No deberían estar felices las Abuelas al ver que Hilario está vivo, que ha tenido una vida con cariño, familia y hogar? ¿O esto les es completamente indiferente?

Un dilema ético que probablemente nunca podremos resolver pero que parece muy claro, en este caso, para los protagonistas de uno y otro lado.

lunes, 9 de enero de 2017

ADELANTE, PRESIDENTE, BAJE LA INPUTABILIDAD



por Carlos E. Viana

Informador Público, 9-1-17

“Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestiduras de ovejas, mas por dentro son lobos rapaces”. Evangelio según San Mateo, 7-15).

La propuesta más valiente de su gobierno
Una de las iniciativas más importantes de los últimos treinta tres años y la máxima en cuanto a Derechos Humanos, ha sido la del Gobierno del Presidente Macri de tratar la edad de imputabilidad de menores. Es el primer gobernante que toma en serio este gravísimo problema que amenaza todas las garantías que declara la Constitución, pero que fundamentalmente sigue los diez mandamientos, al parecer hoy postergados por un materialismo que parece carcomer nuestra Nación.

Además el proyecto se ha presentado para que pueda ser debatida y acordada, cosa olvidada por todos los gobiernos desde hace 70 años a esta parte, que además propusieron los jueces abolicionistas de la “La puerta giratoria” y que apoyaron todas las doctrinas de Zaffaroni, Gil Laavedra, Arslanian y otros. En buena parte debido a estas doctrinas, desde 1983 ya van cerca de 40.000 asesinados por la delincuencia común.

El asesinato reciente de Brian Aguinaco de 14 años de edad por un delincuente de 16, nos pone ante el dilema urgente, de a quien protegemos, a las futuras víctimas o al asesino y esto implica medidas inmediatas para hacer valer las garantías de nuestra Constitución para todos los habitantes del suelo argentino.

Lo inmoral y anticristiano es que se critique esta propuesta en vez de hacerlo con la demora en tratarlo, con las consecuencias criminales que estamos sufriendo.

Pena de Muerte
La pena de muerte existe en Argentina y la tienen en sus manos los delincuentes, pero esto es permitido por los que dejan un vacío del Estado, cuya principal función es mantener la seguridad.

Margarita Stolbizer, que según ella defiende los derechos humanos, declaró al respecto: “Hubiera sido bueno que el Presidente empezara el año con el propósito de mejorar la escuela secundaria y no de meter más chicos presos”. Muy bueno lo de mejorar la escuela primaria, pero los asesinados que seguramente tendremos este año, en parte por mano de menores, utilizados debido a su inimputabilidad; por delincuentes mayores, merecen un tratamiento inmediato de este tema. Claro “ se me olvidaba que”, para la Diputada algunos tienen licencia para matar y otros no tienen derechos humanos.

Sergio Massa en agosto de 2015, había dicho con mucho criterio. “Los chicos dicen que alguien que tiene 15 años puede perfectamente distinguir si matar está bien o está mal, con lo cual es absurda esa discusión que quieren plantear si la edad tiene que ser a los 16 o 14”. El Diputado manteniendo su palabra, ha aclarado que en su espacio hay disidencias y me parece bueno, que dentro de un área en buena medida peronista se comience a debatir considerando el disenso, pero reiteramos que este es un asunto urgente y por un prurito de respetar la ininputabilidad de unos, se está condenando a muerte a otros.

El mandamiento olvidado: No Matar
La Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia que coordina el Padre José María Di Paola (Destacado héroe en la lucha contra el narcotráfico), reaccionaron negativamente y declararon: “No pareciera razonable en un año electoral y para dar respuesta estatal a hechos delictivos de trascendencia mediática”.

¿Y los que van a ser seguramente asesinados, porque todos somos víctimas potenciales de los delincuentes? ¿Que debemos decir: “César los que van a morir te saludan”?

Este es un año en que si no se toman medidas urgentes mas habitantes de la Nación van a ser asesinados y menores que van a ser inducidos al asesinato.

¿Más que racional, es justo que la Comisión Episcopal pida que no se debata porque es un año electoral?

Esto ya no es razonable, va contra el 5to mandamiento de la Ley de Dios: No Matar.

Se acuerdan ahora y piden implícitamente postergar la medida, cuando llevan varias décadas en que no enfrentaron los asesinatos, robos, violaciones.

Citan después a al entonces Monseñor Bergoglio, allá por 2005: “Frente a esta realidad, aparece una actitud falsamente normativa y de supuesto bien común que reclama represión y creciente control que va, desde la baja de la edad de imputabilidad penal hasta su forzada separación familiar, en ocasiones sometiendo injustamente al sistema judicial situaciones de pobreza familiar o bien promoviendo una discrecional y abusiva institucionalización”.

Con todo respeto le preguntamos a Su Santidad. ¿Cuántas vidas se hubieran salvado de haberse aprobado en 2005 una ley como la ahora propuesta?

Los asesinados también fueron separados brutalmente de su familia y eran pobres y ricos, pero la mayoría humildes. Al asesino de 16 años que pierde si lo separan de su familia, con un padre acusado de narcotráfico, una madre que lo encubrió y una banda de delincuentes. Además no parecen pobres si pudieron pagarle a su hijo un pasaje aéreo a Chile.

¿Qué solución se propone? Porque el tema involucra vidas humanas y por ende recordamos dos Mandamientos: No Robar y No Matar.

Otro punto recordado por la Comisión de las declaraciones de Su Santidad: “si bien existe una demanda social muy fuerte a favor de la institucionalización, los tratamientos con larga privación de libertad no han logrado buenos resultados”. Bueno lamentablemente es cierto y esto hay que reformarlo, pero no dieron resultado en cuanto que hubo un alto porcentaje de reincidencia, pero las penas largas salvaron muchas vidas de inocentes, porque quien está preso no puede volver a matar ni a robar.

Una parte de Argentina sin conciencia, esta procediendo como la muchedumbre que condenó a Jesús, cuando Pilatos le preguntó si liberaba al Salvador o a Barrabas: “Quítale y suéltanos a Barrabás, el cual ha sido encarcelado por un motín ocurrido en la ciudad y por homicidio” (Evangelio según San Lucas, 23-18-19).

Perdonemos como cristianos a estos Barrabas de todas las edades, pero que los jueces actúen en defensa de la vida y de la honestidad, manteniendo los delincuentes en prisión si son condenados, para que no vuelvan a matar y robar a nuestros hermanos y después nos encargaremos de reeducarlos.

Bajar la edad de inimputabilidad, es salvar a los chicos de quienes los usan y terminan asesinando y o muertos en un enfrentamiento, como parece ser este caso del niño asesino citado. Aunque a Su Santidad no le guste, llamemos las cosas por su nombre, los delincuentes como niño citado, son enemigos sociales y la misión es transformarlos, pero primero lo urgente, no más asesinatos y recordemos las palabras del Maestro: “el que escandalizare a uno de estos pequeñuelos que creen en mi, mas le valiera que colgasen al cuello una piedra de molino de asno y le hundieran en el fondo del mar” (San Mateo 18, 6).

Respeto profundamente la interpretación de la Biblia, no su reforma
Con todo el respeto que tengo por Su Santidad, por el Padre José María Di Paola; a quien admiro por su valentía; y la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia, no puedo acompañarlos en sus apresuradas declaraciones, porque respeto a la Iglesia como interprete de las Sagradas Escrituras, pero no en la reforma de estos textos Sagrados.

Mi humilde propuesta es que os fijéis más en la Biblia y menos en El Capital.

“Vosotros sois la sal de la Tierra”, la única fuente de sabiduría espiritual y no debéis mezclaros con el materialismo.

La crisis Argentina no es de pobreza ni esta es la fuente de delincuencia, el motivo fundamental es la inmoralidad, el olvido del espíritu y la Iglesia es la institución que puede liderar la reconquista de la moral cristiana. Que otra explicación en el país principal productor de alimentos del mundo en base a su número de habitantes haya hambre. Se ha perdido la cultura del trabajo, se ha olvidado la Biblia y la solución es producir más riqueza no repartir pobreza y para no seguir rumbo a Sodoma debemos penar a los delincuentes. Lamento disentir, pero me quedo con la palabra de Cristo.

Adelante, Presidente
La propuesta del Presidente no es una condena, es para salvar a los chicos y las víctimas. Lastima que no podemos preguntarle a Brian Aguinaco, pero si podemos evitar que otros caigan como él y que el otro Brian, el asesino, que sabe manejar muy bien una pistola y ha practicado puntería, es decir tiene plena conciencia de sus actos, este adentro para que no vuelva a matar. Mientras se planearan las medidas de educación y ayuda social, que llevaran un largo tiempo en dar resultados.

No estoy dentro de la conciencia del Presidente Macri para saber si hay o no un calculo electoral en él, pero sí sé que es una medida para el Bien imprescindible y urgente y celebro que el Diputado Masa coincida. Adelante Presidente, esto es coraje político, moral y espiritual. Con respecto a quienes se oponen “por sus frutos los conoceréis” o mejor, ya los conocéis.

Profesor Dr. Carlos E. Viana

Politólogo

COMISIÓN DE FAMILIARES DE ARGENTINOS CAÍDOS EN LA BATALLA DE MALVINAS



BUENOS AIRES, 24 de Noviembre de 2016

PERICIAS FORENSES SOBRE LOS RESTOS DE LOS SOLDADOS ARGENTINOS QUE YACEN EN EL CEMENTERIO DE DARWIN EN TUMBAS SIN IDENTIFICAR

La mentira tiene patas cortas: sólo el 40 % de los familiares de los caídos no identificados dieron su consentimiento para la realización de las pericias


Después de años de hermetismo sobre las entrevistas realizadas por los equipos gubernamentales que visitaron a los familiares de los Héroes Nacionales caídos en Malvinas cuyos restos yacen bajo una lápida que reza “Soldado Argentino sólo conocido por Dios”, por fin nuestra entidad pudo acceder a esa documentación.

Ahora entendemos por qué tanto secreto: la información publicada por los autores de la iniciativa y por los organismos del Gobierno Nacional es falsa. No son 81 familias las que accedieron a brindar su consentimiento informado y permitir la extracción de sangre para la eventual realización de pericias forenses.

El informe -al que tuvo acceso la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas-, dio cuenta de los siguientes resultados:

a.-  Familias que brindaron su consentimiento: cincuenta (50).

b.- Familias que no fueron entrevistados o rechazaron brindar su consentimiento: cincuenta (50).

c.-  Familias cuyo consentimiento es incompleto y no puede considerarse válido: veintitrés (23)

d.- Familias que fueron incluidas como válidas, pero cuyos seres queridos no se encuentran sepultados en el Cementerio de Darwin: tres (3).

e.-  Familia cuyo consentimiento fue dado como válido, pero que en realidad rechazó el mismo: uno (1).

    En estas condiciones, las conversaciones que viene desarrollando la Cancillería argentina con su contraparte británica y la mediación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), resultan improcedentes e irrelevantes, toda vez que la cuestión básica para continuar con las gestiones para realizar pericias forenses sobre los restos de los soldados argentinos en el Cementerio de Darwin, no se ha cumplido. Esto es, obtener el consentimiento informado del conjunto de las familias involucradas. Ni siquiera se ha obtenido una simple mayoría, como se ha venido mintiendo desde hace un par de años.

    La Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas ha remitido sendas cartas a la Sra. Canciller argentina, Susana Malcorra, y al Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, poniendo en conocimiento de esta situación, solicitando ratificación o rectificación de los datos, y proponiendo cursos de acción para garantizar la transparencia de todo el proceso, ofreciendo cooperación desde la entidad que representa a la inmensa mayoría de los familiares de los 649 Héroes de Malvinas en todo el territorio nacional.

    Uno de los aspectos más preocupantes del análisis del Informe, es la comprobación que las familias no han recibido la información necesaria para la obtención del consentimiento informado; que se les ha omitido información; que no se les ha brindado el tiempo de reflexión; que se ha buscado la obtención de firmas a como dé lugar, sin reparar en la consulta hacia dentro de cada familia. Ejemplos extremos de esta actitud, son las familias de padres fallecidos que cuentan con numerosos hermanos (entre 6 y 16 hermanos), haciendo firmar a uno o dos de ellos, y excluyendo al resto.

    Rechazamos los argumentos falsamente “humanitarios”, que sólo ponen el derecho a decidir a aquellos que estén de acuerdo con la iniciativa, desatendiendo los derechos de aquellos que han cerrado su duelo y las heridas por la pérdida de sus seres queridos, y que no quieran re-abrir innecesariamente esas heridas.

    Entendemos que no es un argumento menor el que viene sustentando la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas, cuando solicitamos quede explícito el compromiso de los dos Estados Nacionales de no permitir el traslado de los restos desde las Islas hacia el continente. Sabemos que el gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte tiene la intención de insistir con el objetivo de “repatriar” los restos de los soldados argentinos, desde el mismo final de la guerra hasta el presente.

    Una vez más, insistimos que no se puede “repatriar” lo que está en su Patria. Nuestros seres queridos cayeron combatiendo por la defensa de la Soberanía Nacional. 

EN EL CEMENTERIO DE DARWIN NO HAY “N.N.”.
HAY HÉROES RECONOCIDOS POR EL ESTADO NACIONAL 
Y POR TODO EL PUEBLO ARGENTINO. 
DESCANSAN EN LA TIERRA POR LA QUE DIERON SUS VIDAS.