viernes, 26 de mayo de 2017

POLÍTICO CATÓLICO APOYA EL ABORTO



El número 2 de Bachelet, católico de Misa diaria, apoyó la despenalización del aborto en Chile

Gabriel Ariza 26 Mayo, 2017
InfovaticanaVida

Mario Fernández, supernumerario del Opus Dei, ministro del interior y brazo derecho de Michelle Bachelet, aseguró que el proyecto de ley para despenalizar el aborto en tres supuestos, incluida la violación, no lesiona sus convicciones religiosas. El obispo González, también del Opus Dei, le critica duramente.

Chile es uno de los seis países del mundo donde el aborto está totalmente prohibido, junto con Nicaragua, República Dominicana, El Salvador, Malta y el Vaticano, pero parece que quiere bajarse cuanto antes de la lista de los países que defienden, sin matices, la vida de sus ciudadanos.
Pocos sabían que Michelle Bachelet, la presidenta de Chile que desde ONU mujeres ha predicado el feminismo radical por el mundo, contara en su gobierno con un miembro destacado del Opus Dei. Mario Fernández, de 69 años, es un histórico democristiano del país del cono sur. Ha sido embajador en Uruguay y Alemania y fue ministro de defensa en el gobierno de Lagos.

El periódico el Mostrador de Chile definía hace menos de un año a Mario Fernández  como católico consecuente:
Mario Fernández milita desde que tenía 18 años en la Democracia Cristiana. Cercano al matrimonio entre Gutenberg Martínez y Soledad Alvear. No solo está en  contra del aborto, como la ex senadora. Fernández como prueba de ser un católico consecuente, está contra el divorcio. “Estoy contra el divorcio, porque la Iglesia está contra el divorcio. No tengo idea de las razones teológicas, yo no soy teólogo. Creo en todo lo que dice el cardenal. Él es mi autoridad religiosa”, dijo mientras fue ministro de la Segpres en el Gobierno de Ricardo Lagos.

Mario Fernández hasta ahora no ha tenido problemas en demostrar sus convicciones. En 2008, fue el representante de la entonces Concertación, pero votó por impugnar el fallo judicial que autorizaba la distribución de la “píldora del día después”. Frente a  sus alumnos en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, reconoció que “yo estuve 20 años sin poder hablar libremente. Por eso me cansé y decidí renunciar al TC, ahora digo lo que quiero”, según aparece en su perfil de Wikibello hecho por los estudiantes.

De cualquier forma, Mario Fernández ha dicho que se identifica con la izquierda política y está a favor de un aspecto fundamental para el gobierno de Bachelet: “Yo estoy con la educación pública gratuita. Hay que presionar a los grupos de izquierda, yo voy a luchar para que la derecha no vuelva al poder porque esto no puede volver a pasar, no pueden hacer oídos sordos con medio mundo paralizado, hay que tomar medidas eficientes”, dijo en 2011 en sus clases, a propósito de las movilizaciones durante el Gobierno de Piñera.

 Sin embargo, la sorpresa e indignación ha estallado en Chile cuando Fernández ha ratificado el proyecto de ley del aborto que Bachelet ha impuesto en Chile. Hasta el año pasado, Chile era uno de los pocos países del mundo donde el aborto estaba penado en todos sus supuestos. Sin embargo, con la ayuda de Fernández, Bachelet ha logrado impulsar la agenda de Naciones Unidas y ha llevado un proyecto de ley al parlamento que contempla la despenalización del aborto en tres supuestos: Riesgo para la vida de la madre, inviabilidad fetal y embarazo por violación.

“Respecto del derecho a la vida tengo la convicción de que el proyecto de la Presidenta no lesiona mis convicciones religiosas”, aseguró. “No estamos frente a un proyecto de aborto”, añadió. “La Presidenta envió al Parlamento la despenalización de la interrupción del embarazo en tres situaciones solamente. Una mujer que aborta hoy está sujeta a una pena, lo que fue incorporado a la ley en 1989; antes, nada dijeron muchos que hoy critican”, expresó el secretario de Estado.
Finalmente la ley, gracias también al apoyo de Fernández, fue aprobada por el Congreso y el Senado de Chile,

El único obispo del Opus Dei de Chile, muy crítico con Fernández
El obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González, criticó que el ministro del Interior Mario Fernández, con sus ideas de hombre católico, no debería estar a favor del proyecto que despenaliza el aborto en las tres causales ya conocidas: violación, peligro de vida de la madre e inviabilidad del feto.
En conversación con La Tercera, el único obispo Opus Dei del país, manifestó que el secretario de Estado -también miembro de esa prelatura- “con sus ideas, que son las de un hombre católico, no debería estar de acuerdo con que ésta sea una ley que despenaliza, porque es una ley que permite y legaliza el aborto en Chile, y pone al servicio de las tres causales a todo el aparato médico del Estado y las instituciones del Estado. Y lo establece como un derecho de la mujer”.

Agregó que “el ministro no puede hacer mucho, pero si pudiera, debería estar jugado por la posición correcta, que es decir que no tenemos derecho de hacer una ley que permita quitarle la vida a un inocente.
El también abogado reconoció que “me gustaría mucho que asumiera claramente que, aunque esté en el programa de gobierno, no es una ley que despenalice, sino que legaliza. Con que el ministro aceptara eso, habría que pensar seriamente en otro texto, en otro proyecto. No se puede castigar a una persona inocente”.

En esa línea, González advirtió que” como miembros de Opus Dei, los dos tendríamos que ser coherentes con la fe de la Iglesia Católica. Eso es lo que se nos pide”.
En otros pasajes de la entrevista, el religioso apuntó que aquí “lo más delicado de todo esto, es que uno es dueño de sus actos y consecuencias. Y en todos lados, en todos los países, esta ley ha sido usada, con las mismas causales, para llegar finalmente al aborto libre. Esas son las cosas que el ministro debe sopesar en esta materia”.

El Papa alienta a los obispos a enfrentarse al proyecto de aborto
El 20 de febrero los obispos de Chile se encontraron con el Papa Francisco en el Vaticano en el marco de la visita ad limina. La reunión con Francisco se realizó en la biblioteca personal del Santo Padre. Duró dos horas y media y se conversó sobre la labor evangelizadora de la Iglesia en Chile, el proyecto de ley del gobierno para despenalizar el aborto, la promoción de la ideología de género y los incendios forestales que afectaron el centro sur del país en febrero.


En conversación telefónica con ACI Prensa, el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Chile, Mons. Fernando Ramos, indicó desde el Vaticano que el encuentro se realizó “con mucha fraternidad, mucha confianza, fue una experiencia sinodal muy hermosa. El obispo agregó que el “Papa está totalmente de acuerdo con la posición que la Iglesia ha mostrado respecto al aborto: es un gran mal que causa la muerte de un inocente, es un atentado contra la vida humana”.

martes, 23 de mayo de 2017

SOBRESEYERON A JUAN GÓMEZ CENTURIÓN

 en la causa por negar que hubo 30 mil desaparecidos

La Nación,  22 DE MAYO DE 2017

El director de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, fue sobreseído definitivamente en la causa penal que se abrió luego de que negara que haya existido un plan sistemático de represión en la última dictadura y 30.000 desaparecidos.

Fuentes judiciales informaron que el fiscal federal Ramiro González desistió de apelar el sobreseimiento que había dictado el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, quien entendió que Gómez Centurión no incurrió en "apología del delito", como tampoco exaltó ni reivindicó ningún hecho y/o protagonistas.

El jefe de la Aduana -actualmente de licencia por enfermedad- había dicho el 29 de enero pasado que la represión ilegal de la última dictadura "no fue un plan sistemático para desaparecer personas ni un genocidio", sino que se trató de "un torpísimo golpe de Estado lidiando con un enemigo que no sabían cómo manejarlo y que había arrancado en el '75 con una orden constitucional de aniquilamiento".

Sus declaraciones sobre la cantidad de desaparecidos causó un gran revuelo y fue muy criticado. "La desaparición de miles de personas es terrible. Es un análisis de causa-consecuencia. Y el número no es pornográfico en la medida de cómo lo desarrollemos, porque 8.000 personas muertas desde el punto de vista social es espantoso, pero desde el punto de vista histórico no es lo mismo 8.000 verdades que 22 mil mentiras", dijo.

Gómez Centurión combatió en la Guerra de Malvinas y recibió una de las máximas condecoraciones por su accionar en batalla. Pero también adhirió al movimiento de militares "carapintadas" que se rebeló contra el gobierno de Raúl Alfonsín cuando avanzó con las acusaciones por violaciones a los derechos humanos contra todos los estamentos castrenses.

Según organismos de derechos humanos y organizaciones políticas, en la Argentina hubo 30 mil desaparecidos durante la dictadura de 1976-83 y que incluso la represión ilegal comenzó antes del gobierno de facto, en la administración de María Estela Martínez de Perón (1974-76). 
Incluso la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, promulgó el viernes pasado la ley que obliga a inscribir la leyenda "30.000 desaparecidos" y "dictadura cívico-militar" en todas las publicaciones de los tres poderes de la provincia.

En cambio, el llamado "Informe Sábato", elaborado en 1984 por el escritor Ernesto Sábato y más personalidades que integraron la Comisión Nacional por la Desaparición de Personas (CONADEP) que luego se editó en un libro titulado "Nunca Más", reportó en base a testimonios y entrevistas que hubo 8.961 víctimas, entre desaparecidos y ejecutados.


En el Registro Unificado de Víctimas del Terrorismo de Estado (Ruvte), elaborado por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación durante 2015, constaron en total 8.571 hombres y mujeres caídos en el régimen de facto.

FORO PROVIDA


Infocatolica, 20-5-17

La Federación One of Us, presidida por Jaime Mayor Oreja, celebrará los días 26 y 27 de mayo en Budapest (Hungría) el II Foro Europeo Provida bajo el título «El nuevo orden mundial: la vida y la familia, el núcleo de nuestro debate cultural»

El Foro quiere llamar la atención sobre «la expansión y aceleración de un nuevo orden mundial, fundado en un nuevo concepto de persona, familia y vida».

En el evento participarán Jaime Mayor Oreja, la ministra de Estado para la Familia y la Juventud de Hungría, Katalin Novak, y el miembro del Parlamento Europeo, el eslovaco Miroslav Mikolasik, entre otros. Los ponentes tratarán de dar respuesta a preguntas como «¿cuáles son los riesgos y realidades en Europa sobre el valor y la importancia de la familia y la protección de la vida?» y aportarán sus soluciones y alternativas.

Además, los impulsores del evento quieren «reconocer y dar las gracias a los países que están defendiendo la familia y la vida con políticas, como Hungría y Polonia».

Durante el foro, también se entregará el Premio One of Us otorgado por un jurado compuesto por personalidades de movimientos nacionales, informa Europa Press.

domingo, 21 de mayo de 2017

PASANDO EN LIMPIO LAS CIFRAS


¿Cuántos son los agentes de la Municipalidad de Córdoba?


Según el Gobierno Municipal:

                                                    10.186

Según la Caja de Jubilaciones:

  Trabajadores             10.610
   Funcionarios                  499
                                                    11.109

Según el sindicato SUOEM:

    Planta Permanente   9.321
     Transitorios                  332
      Contratados                 946
                                                    10.599
      Autoridades                  525

                                                     11.124

La Voz del Interior, 20-5-17



RACIONALIZA Y ORGANIZAR EL ESTADO


La Voz del Interior, 20 de mayo de 2017 

Por Jorge Emilio Medina*

En efecto, desde siempre el Estado ha sido la organización humana más compleja y abarcativa de todos los sectores de la sociedad.

¿Realmente se sabe cómo achicar o modernizar la orgánica del Estado? ¿O es la eterna expresión de anhelos de los gobiernos, que no encuentran una fórmula profesional para aplicar?
En efecto, desde siempre el Estado ha sido la organización humana más compleja y abarcativa de todos los sectores de la sociedad. Lo paradójico consiste en que el profesionalismo en su ingeniería de organización es una de las materias más desatendidas por parte de los gobernantes. La ingeniería de funciones y estructuras del Estado (es decir, mapas orgánicos y sus descripciones literales) dista mucho de estar diseñada de forma científica como la de cualquier organización empresaria.

En efecto, se observa a todo nivel una improvisación permanente en la materia por parte de cada gabinete nuevo de gobierno, y a veces hasta se llega a gobernar prescindiendo de todo criterio técnico-profesional en la organización del Estado.

Si la descripción y los planos de una casa no son lógicos e inteligentemente diseñados, será difícil que resulte luego un hábitat adecuado para la vida. De igual manera, si el diseño de un Estado es barroco, complejo, ilógico, cargado de costos ocultos y con fuerte ignorancia profesional (como la mayoría hoy),  dará como resultado un instrumento de poca utilidad a la sociedad y será un lastre económico y funcional, es decir un obstáculo para la función de servicio que tiene encomendada el Estado.
Debe entenderse de una buena vez que nunca se disminuirá en forma contundente el famoso gasto público –preocupación de todo los gobiernos– si no se limpian las usinas de costos ocultos e inservibles, como son, por lo general, las orgánicas estatales.

Por consiguiente, nunca puede aspirarse a una buena gestión de gobierno trabajando con una orgánica enferma en el Estado. Sería como desear que un atleta triunfara si compite con un cuerpo que no está sano.

La situación descripta se corrige, sin dudas, con un buen trabajo profesional por parte de verdaderos “estadistas”, profesionales en las materias fácticas del Estado y que interpreten y diseñen de manera técnica e inteligente al Estado que tienen bajo su jurisdicción. No basta con que sean buenos dirigentes político partidarios.

* Analista en 
organización del Estado

jueves, 18 de mayo de 2017

SERGIO BERNI



se manifestó a favor de despenalizar la marihuana y la cocaína

Diagonales.com, 17.05.2017

El senador bonaerense por el Frente para la Victoria (FpV) y ex secretario de seguridad durante el kirchnerismo, Sergio Berni, habló sobre la problemática de la droga en los barrios y explicó que "produce más daño la venta que la droga".

En conversación con Infobae, el legislador opinó sobre seguridad en la era Cambiemos y señaló que "se han comprometido muchas cosas, pasaron 500 días y no las han cumplido" y en ese sentido afirmó que "le hicieron creer a todo el mundo que el narcotráfico pasaba por una ley de derribo", sin embargo, "hoy los aviones narco aterrizan en la provincia de Buenos Aires".

Luego, Berni explicó que "Paraguay no solo es el principal productor de marihuana, además están las principales rutas de salida de la cocaína en el país" y que "a la marihuana se la dan a los narcos casi sin costo alguno contra seguro de entrega en destino".

Ante la pregunta sobre si está a favor de la despenalización de la marihuana, el senador se contestó: "absolutamente, ¿Cuál es el daño que genera? ¿Es la marihuana misma el problema? ¿O es la comercialización de la droga?" y aclaró: "el consumo está despenalizado de hecho".

En ese sentido, consideró que el problema es "lo que viene detrás es la violencia que genera la comercialización de cualquier producto ilícito" y afirmó: "produce más daño la venta que la droga".

A continuación opinó sobre el modelo uruguayo de despenalización y opinó: "es tibio, se queda a mitad de camino" y luego detalló: "no quedan dudas que con respecto a la marihuana el uruguayo es el modelo a seguir, pero con respecto a las demás drogas se queda a mitad de camino".


Finalmente, sobre la última observación de Berni, el periodista le consultó si "¿también hay que despenalizar la cocaína?" y éste, concluyó: "no tengo ninguna duda".

martes, 16 de mayo de 2017

ARRESTAN A 67 MAFIOSOS Y A UN CURA

por delitos en la ayuda a refugiados en Sicilia

  Clarín, 16-5-17
 Julio Algañaraz  
 
El más grande centro de refugiados de Europa, con capacidad para 1500 inmigrantes, ubicado en Isola di Capo Rizzuto, en Calabria, estaba en manos de la n´drangheta. La mafia calabresa, la más grande e importante del mundo, estaba asociada a la organización católica “Fraternidad de la Misericordia”, dirigida por el empresario Leonardo Sacco, “amigo” del actual canciller italiano Angelo Alfano, y por el párroco Edoardo Scordio. En total 68 personas, incluidos el empresario y el cura, fueron arrestados ayer por 500 carabineros y otras fuerzas de policía en una gigantesca operación para terminar con un gran escándalo destinado a multiplicarse en varias direcciones y ambientes del poder italiano.

El fiscal Nicola Gratteri anunció la razzia y dijo que el escándalo tenía dimensiones extraordinarias porque la mafia calabresa también domina a otros centros para refugiados, entre ellos el de la isla de Lampedusa, cercana a Africa, que se ha ganado una fama legendaria en las tragedias y también la solidaridad con el aluvión de desesperados que parten de las costas de Libia, en el norte de Africa, en viaje a Italia y la rica Europa.
La situación es cada vez más crítica.


Se cree que este año más de 200 mil desesperados llegarán a Italia, que a duras penas logra distribuirlos en los centros de acogida, que en muchos casos se han convertido en un negocio “non sancto” por los millones de euros que llueven de financiación por parte del Estado y de la Comunidad Europea. El empresario Leonardo Sacco era “el rostro limpio” del clan mafioso Arena, que controlaba todas las operaciones que se realizan en el centro de acogida de Isola Capo Rizzuto. El fiscal Gatteri contó que a los refugiados “les daban comida destinada en realidad a los cerdos”.


Además “si debían dar 500 almuerzos, repartían 300 y el resto de los pobres inmigrantes no comía”. De los 103 millones de euros de financiación de la Unión Europea que recibió en los últimos años el centro administrado por la “Fraternidad de la Misericordia”, 36 millones fueron al clan Arena. Pero ésta es solo una parte de la actividad mafiosa y de sus socios de la “Misericordia”. En todas las operaciones, hasta las más modestas, la n´drangheta se llevaba una parte. Se estima en los últimos cuatro años las ganancias superan los cien millones de euros, desde que la gestión mafiosa se apoderó totalmente del centro, en 2009.


El cura Edoardo Scordio habría recibido desde 2006, cuando comenzó su trabajado espiritual en el centro, más de tres millones y medio de euros, que en parte gastó junto con el empresario Leonardo Sacco, en comprar yates, departamentos y automóviles de lujo.
Sacco, considerado como totalmente al servicio del poder del clan Arena, había llegado a ser vicepresidente nacional de la “Fraternidad de la Misericordia” y tenía muchos enganches en el mundo político y en los ambientes católicos. Sus amistades eran transversales, por derecha e izquierda, en el mundo del poder. El canciller Angelo Alfano, que antes fue ministro del Interior, dijo que la relación con Sacco se la atribuyen por una foto en la que aparecen juntos, pero otras fuentes periodísticas sostienen que un cuñado de Alfano fue nombrado funcionario en el centro de acogida de la isla de Lampedusa por gestiones que hizo Leonardo Sacco. El Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo, principal partido de Italia, pidió ayer la renuncia del canciller Alfano.


El caso del centro de refugiados “de la Misericordia” recuerda otro gran escándalo: el de “mafia capital” en Roma, cuando se descubrió que un grupo dirigido por extremistas de derecha que suelen organizar marchas contra los refugiados, asociado con políticos de varios partidos, incluído del centroizquierda gobernante, controlaba varios centros para inmigrantes y grupos de ayuda a extranjeros pobres, financiados por el municipio de Roma y la región del Lazio

lunes, 15 de mayo de 2017

PENCE: LA FE CRISTIANA ESTÁ HOY SITIADA


LA GACETA 14 Mayo, 2017
Infovaticana


El vicepresidente Mike Pence participó el pasado jueves en la Cumbre Mundial en Defensa de los cristianos perseguidos por su fe en Washington y aseguró que “Estados Unidos está con ellos”, según ha recogido el portal Breitbart.


Pence transmitió el saludo de Donald Trump y señaló que él es “un defensor de la libertad de religión y de las libertades consagrados en la Constitución”. “La realidad es que en la actualidad la fe cristiana está sitiada. Los cristianos hoy sufren gran hostilidad y odio”, dijo, antes de recordar que más de 215 millones de cristianos en más de 100 países -entre ellos Irán, Nigeria y Corea del Norte- son perseguidos -en muchos casos con penas de prisión-.

Cargó contra “los grupos extremistas que tratan de acabar con todas las religiones que no son la suya”. “Esta cumbre trata de alertar al mundo sobre esas circunstancias trágicas. Creo que el Estado Islámico es culpable del genocidio de los cristianos, ha llegado el momento de llamar las cosas por su nombre”, dijo.

Asimismo, denunció que en Irak, por ejemplo, la población cristiana ha disminuido un 80% en los últimos 15 años debido a la “violencia del extremismo islamista”, y y trasladó el compromiso de la Administración Trump con los cristianos perseguidos: “Queremos el alivio de los creyentes no sólo en Oriente Medio sino en todo el mundo. No vamos a cesar hasta destruir al Estado Islámico en su origen”.

Pence, que tuvo palabras de recuerdo para los cristianos coptos asesinados por el Estado Islámico el pasado Domingo de Ramos en dos iglesias egipcias en Tanta y Alejandría, llamó a “los cristianos a aferrarse en la fe en tiempos difíciles” y agregó que Dios “conoce los planes que tiene para nosotros”. “La Iglesia ha prosperado incluso en tiempos de persecución, con el apoyo firme e inquebrantable de Estados Unidos y su presidente, Donald Trump, sé que el futuro es brillante”, finalizó.

La Cumbre Mundial en Defensa de los Cristianos Perseguidos, organizada por la Asociación Evangelística Billy Graham -BGEA, por sus siglas en inglés- se celebra en la capital estadounidense del 10 al 13 de mayo y reúne a más de 600 personas de 130 países, incluidos los cristianos perseguidos por su fe que dan a conocer sus testmonios.



domingo, 14 de mayo de 2017

RADETIC


 El beneficiario de los K y el PRO que dilapida los fondos públicos

por Guillermo Cherashny
Informador Público, 14-5-17


Alejandro Radetic -más conocido como "el corredor de picadas", en una categoría que nadie conoce- saltó a la popularidad por las picadas a 240 km por hora de las cuales se vanagloriaba en las redes sociales, que fue detenido y puesto en libertad condicional, es un verdadero play boy con una mansión impactante en Nordelta, con una pileta natación espectacular, colección de armas pesadas, una docena de autos tuneados para carreras, mujeres hermosa y fiestas con todo tipo de bebidas. Es un prototipo de la exhibición de una fortuna acumulada como contratista de obra pública, el negocio más rentable después de la bicicleta financiera. Fue un gran beneficiario de Julio de Vido y José López, en sociedad con la constructora Fontana Nicastro y con IECSA de Angelo Calcaterra, el primo presidencial, y que aportó 500 mil pesos a la campaña de Macri 2015.

Al igual que Odebrecht, también tiene procesos por emisión de facturas truchas, como IECSA, que fue sobreseída cuando Guillermo Montenegro era juez federal antes pasar a convertirse en Ministro de Seguridad de Macri jefe de CABA.

Pero la curiosidad de Radetic es que en la actualidad figura como la segunda constructora beneficiada en la provincia de Buenos Aires por Frigerio y por Vialidad Provincial, junto a Fonatana Nicastro, y ya fueron beneficiados en CABA con el arreglo de trenes urbanos durante la gestión Macri.


Radetic hace años que, de las manos de los K y de Macri viene obteniendo obras públicas sobrefacturadas que ambas administraciones le pagan sin chistar. Y ahora, por una fanfarronada suya, sabemos a dónde van a parar los fondos públicos destinados a la obra pública, es decir, a mansiones, coches de carrera, mujeres y fiestas, mientras hay un 30% de pobreza en la Argentina.

BAJAR EL GASTO PÚBLICO


entre los mitos y las posibilidades reales

Martín Kanenguiser
LA NACION, 14 DE MAYO DE 2017

El Gobierno pudo terminar de un saque con algunos problemas cuando comenzó su gestión, como el del cepo cambiario y el de la deuda con los holdouts. Pero ha decidido encarar otros, que son más estructurales -como el alto déficit fiscal y la inflación- en forma gradual. En el caso del agujero de las cuentas públicas, la administración macrista está en la curiosa situación de que "por izquierda" lo acusan de ajustar en forma salvaje, mientras que "por derecha" lo critican por ser tibio en términos de reducción del déficit.

¿Cuál es la verdad, entre estos dos extremos? Y, más importante, ¿cuál es el camino que tiene el Gobierno para bajar el gasto público?

Un coro de economistas ortodoxos sin experiencia en la administración pública suele vociferar que el problema de la Argentina es el gasto en personal. Sin embargo, ese ítem a nivel nacional sólo representa el 10% de las erogaciones del Estado.

Cuatro ex secretarios de Hacienda y tres expertos en cuentas públicas respondieron a las consultas de LA NACION sobre el tema, y elaboraron un diagnóstico sobre los caminos posibles para disminuir y mejorar el nivel del gasto público y para determinar cuáles serían las ventajas de contar con un déficit fiscal más bajo en relación con el PBI.

Lejos de ser opinadores livianos, quienes estuvieron a cargo de la Secretaría de Hacienda expresan sus ideas con mesura, sabiendo cuáles son las limitaciones para encarar el desafío. De hecho, en los últimos 40 años han sido escasos los períodos en los que el país pudo gozar de los beneficios del superávit fiscal. Es que la "fiesta" del gasto público la llevaron adelante gobiernos tan diferentes como la dictadura -Juan Alemann, secretario de Hacienda de la gestión de Martínez de Hoz, solía decir que "los militares gastaban como locos"- hasta el kirchnerismo, que, después de haber logrado un superávit fiscal inédito en 2004 de unos 4 puntos del PBI, terminó su gestión con un déficit de similar magnitud.

Al crecimiento del gasto público de más de diez veces en la "década ganada" se sumó una presión tributaria récord, difícil de bajar justamente en un contexto de alto déficit fiscal.

Los expertos creen que el Gobierno debe combinar medidas de fondo -como el cumplimiento de la ley de responsabilidad fiscal vigente desde 2005, que obliga a que el gasto no suba por encima del PBI, o un congelamiento de mediano plazo del gasto, como en Brasil- con la utilización de un bisturí para revisar párrafo por párrafo el presupuesto, de modo de lograr una mayor eficiencia, algo que desde Hacienda prometen para el año 2018.

Jorge Sarghini, secretario de Hacienda en la gestión presidencial de Eduardo Duhalde, entre 2002 y 2003, afirmó que "el Gobierno cae en la trampa de no hacer nada, tanto en términos macro como microeconómicos". Lo que debería hacer, sostuvo el diputado bonaerense por el Frente Renovador -y probable candidato a diputado nacional en octubre- es "revisar renglón por renglón del presupuesto, para minimizar estructuras burocráticas que no tienen impacto social, y esto se hace zambulléndose en el presupuesto".

Hasta ahora, según Sarghini, "se hizo un proceso de hormiga que hace que todavía el gasto crezca por encima de los ingresos, con una estrategia equivocada en materia de personal, de creación de estructuras y de fondos fiduciarios".

"Con este agujero fiscal no se puede no controlar la situación, por si en algún momento se vuelve más complejo el financiamiento en términos de liquidez o de costos. Trabajar sobre el gasto no significa sólo hacerlo en los subsidios, porque de lo contrario, caemos en la conclusión de que las únicas opciones son una fuerte devaluación o un ajuste", concluyó.

Crecer, antes que ajustar

Pablo Guidotti, que fue secretario de Hacienda entre 1996 y 1999, en la presidencia de Carlos Menem, consideró que "la situación fiscal heredada por este gobierno es muy complicada, ya que no sólo existe un déficit muy grande, sino que los niveles de gasto público y presión tributaria comparados con el PBI son casi el doble que en los 90 y muy altos en la comparación internacional". Y, además, "el alto gasto público argentino no se traduce en mejores servicios para la comunidad".

Tanto para Guidotti, doctor en Economía de la Universidad de Chicago y profesor de la Di Tella, como para otros ex secretarios de Hacienda, es clave que la economía vuelva a crecer, y que eso ocurra en forma sostenida, para poder bajar el déficit fiscal con el menor costo posible. Considerando que el Gobierno se planteó llevar el déficit del 4,2% al 2,2% de este año a 2019, el funcionario del equipo de Roque Fernández dijo que "la meta de este año se puede cumplir, pero para los años siguientes es necesaria una reactivación más fuerte en la economía". Y agregó: "En el marco elegido por el Gobierno, la batalla se juega más en el campo del crecimiento económico que en el ajuste fiscal".

Sin embargo, consideró que mientras tanto "el Gobierno debería eliminar por completo el financiamiento monetario del déficit, que este año está cerca de los dos puntos del PBI; así el Banco Central podría tener espacio para bajar la tasa de interés y contribuir a la reactivación".

En lo estrictamente fiscal, sugirió que "la clase política argentina acuerde medidas como un aumento en la edad jubilatoria, y que no sólo vuelva el gasto público a niveles internacionalmente razonables, sino que también aumente su productividad".

En el caso de las provincias, consideró que sería bueno incorporar el mecanismo del "Chapter 9" aplicado en los Estados Unidos, que se refiere a la bancarrota y reestructuración para las deudas estaduales y municipales, de modo de que no todos los pasivos recaigan en la Nación.


Mario Brodersohn, secretario de Hacienda entre 1985 y 1989 en la presidencia de Raúl Alfonsín, afirmó que "el Gobierno después de las elecciones deberá definir su estrategia: o repite el plan de 2016, que es difícil en un contexto de déficit externo y comercial, o se plantea una discusión sobre el tamaño del Estado, con un gasto difícil de financiar". Sostuvo que "la única vía de escape son los subsidios, pero eso implica una política de aumento de las tarifas difícil de aplicar políticamente, así que sólo puede optar porque crezca el gasto en términos nominales, pero no reales, en relación con el PBI".

Brodersohn advirtió que en el mediano plazo el déficit no es sustentable porque "depende demasiado del financiamiento externo y la experiencia de la convertibilidad demuestra que no puede lograrse, pero, a la vez, un gobierno sin control de las cámaras del Congreso difícilmente pase reformas estructurales solo; por eso necesita un «pacto de la Moncloa» dedicado al sector fiscal".

Jorge Baldrich, secretario de Hacienda en la presidencia de Fernando de la Rúa, destacó que "se ha logrado una gran mejora en lo institucional; existe un equipo económico creíble y calificado en Hacienda, ya que en el gobierno anterior había subestimaciones del gasto en los presupuestos superiores al 25%, ampliaciones presupuestarias que llegaron al 40%, e incluso modificaciones presupuestarias con efecto retroactivo al año anterior".

"La estrategia económica ha priorizado un sinceramiento fiscal gradual, donde los riesgos de un menor sendero del crédito al sector privado y de un mayor tiempo de descompresión en el sector exportable, se visualizan como acordes a la restricción política. Soy optimista en que a partir del segundo semestre se consolide una dinámica fiscal sostenible", dijo quien hoy es profesor de la Universidad de San Andrés. De todos modos, consideró que el Gobierno debería encarar una reforma fiscal similar a la enmienda constitucional 95 que en 2016 aprobó Brasil: allí se congeló el gasto por 20 años. Según explicó, eso "daría un período de transición donde el gasto primario en términos del PBI tendría chances de retornar a niveles más sostenibles".

Rafael Flores, presidente de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), opinó que "es difícil bajar el gasto, salvo en los subsidios a la energía, algo que el Gobierno hizo, pero no de la mejor forma posible; fuera de eso se hace difícil, porque el 40% es para jubilaciones y pensiones, y no se puede decir que los jubilados ganen mucho". En el caso del personal, "si el empleo bajara un 10%, la reducción del déficit sería ínfima". Por lo tanto, consideró que "hay que hacer sintonía fina para que el gasto sea más eficiente, mirando también los gastos provinciales y municipales, y buscando reducir el porcentaje de la economía en negro, un tercio del total, que no aporta y que genera que el resto de la sociedad deba cubrirlo".

Por su parte, el presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado, Juan Manuel Abal Medina, afirmó que "hay que tener mediciones de impacto del gasto para avanzar en forma seria, y sería bueno contar con una agencia para eso, porque el Estado recauda mal y gasta mal"

Marcos Makón, ex subsecretario de Presupuesto, dijo que, dada la alta rigidez del gasto, la clave "pasa por el aumento de la masa de contribuyentes, con una reducción de la evasión tributaria, porque los impuestos no se pueden tocar y el recorte en subsidios permite que no crezca el gasto pero no que baje".

El investigador del Cippec Walter Agosto coincidió en que "se pueden reducir los subsidios económicos, que son el 20% del gasto público, lo que impone una gradualidad, porque no puede haber otra manera". Según expresó quien fue ministro de Hacienda de la provincia de Santa Fe, "si bien hay posibilidades de plantear un clima de mayor austeridad, la diferencia debe hacerse en forma paulatina, y si la economía no crece, es difícil bajar el déficit. La mirada en cambio debe estar puesta en el gasto en personal de las provincias, que representa el 57% de sus gastos".


Los beneficios de bajar el déficit abundan: una economía más competitiva, sin presiones inflacionarias y con la chance de reducir impuestos. Ahora hay que esperar que el Gobierno acierte en su plan de vuelo, para lograr un descenso del rojo fiscal con la menor cantidad de turbulencias.

sábado, 13 de mayo de 2017

LA DEUDA PÚBLICA

 ¿CONSECUENCIA O CAUSA DEL DÉFICIT FISCAL?

Por Héctor GIULIANO

(12.5.2017)

Muy pocos portavoces del establishment reconocen el problema de la deuda pública argentina – y ahora, dentro de la misma, el del fuerte crecimiento de la  deuda externa oficial – pero quienes lo hacen suelen plantear que la cuestión de la deuda es grave (en realidad, gravísima) mas la atribuyen al elevado déficit fiscal producto, a su vez, del alto gasto público.

Este planteo es parcialmente falso y en gran medida engañoso porque soslaya que la Deuda - presentada como una consecuencia o resultante del gasto público general - es precisamente uno de los factores determinantes de ese gasto y de ese déficit estatal, porque no sólo es un pasivo que se retro-alimenta sino que sigue creciendo sin solución de continuidad y en condiciones cada vez más gravosas que pesan sobre el cuadro financiero fiscal.

La falta de comprensión de este problema empieza quizás con el hecho que el Presupuesto Nacional no computa como Gasto Público la amortización de los vencimientos de capital de la Deuda Pública.
Este año los vencimientos totales por concepto de capital o principal de la deuda – tomando todas sus diferentes formas o instrumentos – suman según el Presupuesto 2017 (Ley 27.341) 1.042.500 M$ (equivalentes a 58.200 MD).[1]

La totalidad de este monto no se paga o cancela definitivamente sino que se refinancia íntegramente a medida que van cayendo los vencimientos respectivos, esto es, que se paga deuda con deuda vía novación total de las obligaciones - con el mismo acreedor o con terceros – y además se toma más deuda nueva.
Así, durante el año en curso están previstas operaciones de Endeudamiento Público por un total de 1.727.200 M$ (≡ a 96.400 MD), que se usarán para refinanciar totalmente los vencimientos del ejercicio y agregar 684.700 M$ (≡  38.200 MD) por aumento de  deuda.
Ello significa que el gobierno argentino, frente a un quantum de deuda pública sin capacidad alguna de repago, prevé la renovación total de los vencimientos de capital y la toma de más deuda; y que ambas se llevan a cabo bajo la misma modalidad de deuda impagable con refinanciación total.

Esto es importante resaltarlo porque cuando en el Presupuesto se habla del gasto por Deuda Pública no se incluye aquí esta masa de capital sino sólo el pago de los intereses de la Deuda, que son gasto corriente del Estado y que este año suman unos 247.600 M$ (≡ 13.800 MD): un promedio de 680 M$ por día (≡ 38 MD).
De esta manera, el problema financiero insoluble de mantenerse dentro de un esquema de deuda impagable no sólo no se resuelve sino que se agrava sistemáticamente, contribuye a aumentar el gasto público por intereses y, consecuentemente, a incrementar el déficit fiscal.
La evolución rápida y fuertemente creciente de estos intereses de la Deuda constituye uno de los principales factores explicativos del empeoramiento de las cuentas fiscales de la Argentina. 
 
En el corriente año el Presupuesto 2017 prevé el pago de intereses por los 247.600 M$ antes citados mientras que el año pasado éstos habrían sido de 186.500 M$; es decir, que el aumento del rubro de gastos por Intereses fue del 32.3 %, superior al aumento promedio general del gasto publico del 2016, que fue del 22.1 %.
Peor aún, si se tomaran las cifras originales del Presupuesto 2016 el aumento inter-anual habría sido mucho mayor todavía - del 138 % - porque allí los intereses a pagar estaban previstos en 104.100 M$ pero durante el ejercicio – primer año de la gestión Macri – se agregaron unos 83.000 M$ más (en gran medida producto del arreglo con los holdouts y la toma de nueva deuda a tasas más caras).[2]

EL ENMASCARAMIENTO DE LA DEUDA.
Desde un punto de vista técnico el inicio de este problema en cuanto a la presentación de los datos financiero-fiscales parte de un planteo discutible.
La Argentina, desde la década de 1980, sigue la Metodología fijada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que instauró la denominada cuenta Ahorro-Inversión-Financiamiento (AIF), según la cual el Ejercicio Presupuestario no considera como Gasto las Amortizaciones de Deuda del período ni como Ingresos las fuentes provenientes del Endeudamiento Público, que se consignan ambas por separado (“debajo de la línea” según la terminología tradicional) para determinar el Resultado Financiero o resultado final real del año.

Esta presentación es conceptualmente confusa y prácticamente engañosa porque establece una  separación de los movimientos financieros más importantes del presupuesto anual dentro de los gastos y recursos generales del ejercicio – gastos corrientes y de capital – y muestra aparte las amortizaciones y financiaciones del período, derivando el tratamiento de la Deuda del Estado a una proyección de cumplimiento incierto o conjetural, es decir, un cuadro de obligaciones financieras sujeto a negociaciones que se delegan al Poder Ejecutivo.

Otrora no era así: en los viejos manuales de Finanzas Públicas los vencimientos de la Deuda Pública se mostraban – como corresponde - como Gasto Público directo y concreto del ejercicio; y de ello resultaba la necesidad lógica de tener que demostrar cómo se preveía cubrirlos con Recursos del Ejercicio y en qué condiciones precisas.
Ahora, en cambio, se asume que tales vencimientos de deuda no tendrán amortizaciones netas, con extinción de las obligaciones de capital, sino que las mismas quedan sujetas a refinanciación – en el caso argentino, por refinanciación total, hasta el último centavo – dado que se sobrentiende que tales compromisos se cubrirán pagando las deudas con nuevas deudas.

Y esto es así porque se sigue una premisa ideológica o dogmática que sostiene que no hay problema en tomar deuda sin capacidad de repago en forma indefinida – como la que toma la Argentina – mientras haya fondos suficientes para poder vivir pagando los intereses (que son Gasto Público Corriente) y refinanciar entonces permanentemente el capital o principal; a la vez que tomando deuda adicional con el mismo criterio.
Este principio, lógica y financieramente irracional, es la clave del Sistema de Deuda Pública Perpetua que rige en la Argentina desde hace 40 años y que nos mantiene dentro de un esquema inexorable de deuda impagable.

LA DEUDA COMO CAUSA.
Una de las claves del funcionamiento impune de este mecanismo de re-endeudamiento permanente es la complicidad de los gobiernos de turno, de la oposición política y de los portavoces del establishment financiero en el ocultamiento a la opinión pública de la deuda como principal factor causal del déficit fiscal.
El Sistema de la Deuda introduce y sostiene una distorsión en la estructura de gastos y de financiamiento del Estado:
a)    En primer lugar, se soslaya la gravedad del peso del monto de la Deuda Pública y el altísimo costo de los Intereses a Pagar por la misma. Este año, los intereses son el 10.4 % del Gasto Total pero constituyen el 20.5 % del Gasto de la Administración Central (247.300 M$ / 1.205.000 M$), ya que los otros dos grandes sectores de la Administración Nacional – Organismos Nacionales e Instituciones de la Seguridad Social – no tienen deuda o bien sus montos son irrelevantes. Esto significa que 1 de cada 5 $ del Gasto Público de la Administración Central se destina a pagar servicios por intereses.
b)    Igualmente se omite comparar el peso relativo por superioridad del gasto público por Intereses de la Deuda con respecto al de los otros rubros más importantes del Gasto Total:  97.500 M$ de Seguridad, 94.000 M$ de Defensa, 131.000 M$ de Educación, 14.000 M$ de Ciencia/Tecnología, 46.300 M$ de Salud y 153.600 M$ de Energía/Minería, entre otros.
c)    La Ley de Presupuesto - que emite el Congreso - hace una delegación cuasi-irrestricta de las facultades de endeudamiento al Poder Ejecutivo que le permite cualquier cosa en materia de aceptación de costos, honorarios y gastos en la ejecución de la política de endeudamiento del Estado; y de cuyos montos nadie sabe o pide informaciones ni mucho menos explicaciones.
d)    El gasto por la Deuda Pública y el costo de sus Intereses también aumenta el déficit fiscal por la aceptación de condiciones gravosas de endeudamiento y, sobre todo, por la política actual de conversión de Deuda intra-Estado en nueva Deuda Externa oficial, que conlleva la aceptación de altísimas tasas en moneda extranjera y la vulnerabilidad por riesgo cambiario de las nuevas obligaciones.
e)    Para poder garantizar el pago de los nuevos y crecientes servicios de intereses en moneda extranjera – los correspondientes a la deuda actual y los que se prevé requerir como deuda futura - el gobierno Macri, a través del Banco Central (BCRA) mantiene una política de retraso cambiario, porque el Estado recauda en pesos pero los intereses se pagan mayoritariamente en dólares.
f)     Tal atraso cambiario – combinado con las altas tasas de interés que promueve el BCRA – genera recesión económica, con sus secuelas directas de menor actividad y empleo; y con ello se afecta la Recaudación Impositiva y Previsional, que contribuyen también al Déficit Fiscal en forma complementaria al mayor aumento del gasto por intereses y gastos conexos del servicio de la Deuda.
g)    Más aún, el aumento de las tasas de interés que pagan el Tesoro y el BCRA fijan un piso cada vez mayor no sólo al gasto público  por este concepto (fiscal y cuasi-fiscal) sino que además su efecto se transmite a toda la Economía en su conjunto, porque la Tasa de Interés también es un factor de Inflación y, como tal, erosiona los recursos del Estado y eleva el Gasto Público.
h)   La combinación oficial deliberada de retraso cambiario y altas tasas de interés locales induce hoy – a niveles históricos récord – el negocio financiero-especulativo que no sólo des-estimula las inversiones directas sino que contribuye a desviar el crédito con destino productivo porque es el gobierno el que absorbe la mayor cantidad de recursos para sostener así el costo del endeudamiento público.

Sintetizando lo dicho hasta aquí (porque la lista de causas y efectos podría seguir): que quienes se rasgan las vestiduras lamentándose de los altos costos reales de las remuneraciones del sector público, de la presión tributaria o de los costos logísticos y laborales existentes en la Argentina, notablemente soslayan incluir este macro-problema o problema fundamental en las finanzas públicas y en la economía nacional que es el de la deuda impagable del Estado y sus consecuencias.

Paradójica, o sintomáticamente, las autoridades gubernamentales y los portavoces del establishment se lamentan así de los costos distorsivos que pesan tanto en la Economía como en las Finanzas Públicas y Privadas pero omiten ostensiblemente mencionar el costo del Sistema de la Deuda Impagable como factor causal y no solamente como consecuencia retro-alimentaria del déficit del Estado.     





[1] Las abreviaturas M$/MD significan Millones de Pesos/Dólares respectivamente y se expresan siempre con redondeo, por lo que pueden darse mínimas diferencias entre totales y sumatoria de términos.
Las conversiones están hechas todas al tipo de cambio de 17.92 $/US$ previsto en la Ley 27.341 de Presupuesto 2017.
[2] Todos estos datos están tomados de los presupuestos nacionales respectivos y/o según los mensajes correspondientes a los Proyectos de Ley del Poder Ejecutivo al Congreso.